Así quedó el mapa de las provincias tras el cierre del año electoral: ¿con qué gobernadores deberá negociar Alberto Fernández?

Así quedó el mapa de las provincias tras el cierre del año electoral: ¿con qué gobernadores deberá negociar Alberto Fernández?

El Frente de Todos y sus aliados estarán a cargo de al menos 13 distritos mientras que Cambiemos controlará cuatro

Las elecciones que le dieron el triunfo a Gustavo Sáenz en Salta fueron las últimas de un año electoral que no solo determinó que Alberto Fernández será el próximo presidente de la Argentina, sino que alteró el tablero en varias provincias, aunque en la mayoría sus habitantes decidieron renovar la confianza de quien manejó el Poder Ejecutivo los últimos cuatro años.

Entre 2015 y 2019, solo cuatro de los 24 distritos del país decidieron que su Gobernador no estaba haciendo un buen trabajo y votaron por un cambio: tendrán nuevos mandatarios la provincia de Buenos Aires, Salta, Santa Fe y Tierra del Fuego. En tanto, en los 20 distritos restantes, los jefes de gobierno provinciales o los partidos a los que representan mantuvieron el poder, una dinámica bastante habitual en las democracias de todo el mundo: la mayoría de los dirigentes suelen conseguir su reelección. Se trata de Catamarca, Chaco, Chubut, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Tucumán, Corrientes y Santiago del Estero (las dos últimas tuvieron elecciones en 2017).

Pero este nuevo tablero de juego no solo muestra continuidades y cambios a nivel dirigencial: desde que Alberto Fernández fue consagrado como candidato a presidente por quien sería su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, se modificó la dinámica de alianzas en el peronismo, un detalle que será clave desde el 10 de diciembre.

Juan Schiaretti y Mauricio Macri

Mientras que después del ciclo electoral de 2015 el mapa provincial mostraba una disgregación al interior del peronismo con cuatro o cinco grupos de gobernadores que formaban distintos espacios y no respondían a un liderazgo a nivel nacional (aunque desde la particular Córdoba Juan Schiaretti llevaba la voz cantante a la hora de negociar con Macri), cuando dentro de menos de un mes asuma Fernández, el ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner contará con el apoyo (en distintos niveles) de, en principio, 13 gobernadores.

Por su parte, si Cambiemos se mantiene como coalición, tendrá bajo su órbita a cuatro distritos: Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Jujuy y Corrientes.

En tanto, seis provincias se mantendrán fuera de los dos polos sobre los que se para la política argentina aunque con distintas dinámicas internas (Córdoba, Neuquén, Santiago del Estero, Misiones, Río Negro y Tierra del Fuego) y todavía está por verse dónde se parará Sáenz tras su triunfo en Salta. Ex candidato a vicepresidente de Sergio Massa, Sáenz también ha sabido tejer hilos con Cambiemos y con Consenso Federal.

El panorama, provincia por provincia

Buenos Aires

Máximo Kirchner, Cristina Kirchner, Axel Kicillof y Alberto Fernández festejan el triunfo del Frente de Todos (Foto: Télam)

El 27 de octubre Axel Kicillof logró un contundente triunfo y superó por 52% a 38% a la actual mandataria provincial María Eugenia Vidal y le devolvió al peronismo la Gobernación del principal distrito electoral del país.

Si bien la gobernadora bonaerense ganó en 69 de las 135 localidades provinciales, perdió en el populoso y vital Conurbano, en donde el referente del Frente de Todos le sacó gran parte de la ventaja final. De las ocho secciones electorales, la postulante de Juntos por el Cambio se impuso en la Cuarta, Quinta, Sexta y Octava, pero cayó en la Primera, Segunda y Tercera.

Kicillof es una de las principales apuestas políticas de Cristina Kirchner, que confió en él tras la salida de Hernán Lorenzino del Palacio de Hacienda, y en noviembre de 2013 lo nombró al frente de la economía del país. Este año lo designó como candidato bonaerense, y el ex Ministro se hizo con el triunfo.

La relación entre los presidentes y los mandatarios bonaerenses nunca es fácil, ya que mantener contentas al resto de las provincias y al mismo tiempo al distrito más grande del país suele ser una tarea difícil de balancear. Cómo se desarrolle la convivencia entre Fernández y Kicillof va a ser determinante a la hora de analizar el éxito o el fracaso de ambas administraciones.

Córdoba

Juan Schiaretti y Alberto Fernández en la misa

En mayo, antes de que Alberto Fernández fuera designado candidato a presidente, el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti arrasó en las elecciones provinciales y fue reelecto en el cargo. Tras superar con holgura a los candidatos radicales Mario Negri y Ramón Mestre, el mandatario aseguró que su victoria le da soporte a la construcción de un “peronismo republicano” a nivel nacional.

Es que una de las principales características del justicialismo cordobés, que dominaron Schiaretti y José Manuel de la Sota hasta su muerte, es su intención de no plegarse a los designios del peronismo nacional y construir un espacio de poder provincial. “Esta es una coalición plural, democrática, progresista, que cuida de Córdoba y los cordobeses. Y los peronistas que formamos parte de esta coalición somos los que pertenecemos al peronismo federal, democrático y republicano”, destacó Schiaretti en su discurso tras el triunfo.

La relación con Córdoba va a ser una de las claves a seguir de la presidencia de Fernández, que viajó varias veces a la provincia durante la campaña pero no pudo evitar que los cordobeses le propinaran una dura derrota ante Macri en las presidenciales (61,31% a 29,31%).

Santa Fe

Omar Perotti, Alberto Fernández y Pablo Javkin, intendente electo de Rosario

A mediados de junio, en una peleada elección, el candidato del frente Juntos, el peronista Omar Perotti, se impuso sobre el socialista Antonio Bonfatti y le permitió al justicialismo recuperar el control de la provincia tras 12 años de hegemonía que el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS).

El ex intendente de Rafaela, que pertenece al PJ más tradicional, estará acompañado en la gestión santafesina por la vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas, ex jueza y actual diputada nacional, de mayor llegada a los sectores kirchneristas.

Antes de competir en las generales, Perotti había derrotado en una interna a María Eugenia Bielsa, una dirigente que podría formar parte del gabinete de Alberto Fernández, por lo que se especula con que la relación entre el próximo presidente y el gobernador santafesino será cercana.

Ciudad de Buenos Aires

Horacio Rodriguez Larreta (Foto: AFP)

Cuando Macri estaba siendo derrotado por Fernández, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta cosechaba una victoria histórica en CABA al superar el 55% de los votos, algo que no había pasado nunca en el distrito, y que le permitió consagrarse en la primera vuelta. Su principal rival, Matías Lammens, quedó a 20 puntos porcentuales.

La Ciudad de Buenos Aires es uno de los cuatro distritos que quedaron en manos de Cambiemos, y el gobierno de Rodríguez Larreta se perfila como uno de los pilares sobre los que se construirá el espacio que a partir del 10 de diciembre será oposición.

El triunfo de Rodríguez Larreta llegó luego de que el alcalde porteño incorporara a su espacio a distintos dirigentes, entre los que se destaca Martín Lousteau, una de las principales apuestas del radicalismo para el futuro electoral del partido centenario, y que ganó una banca en el Senado.

Mendoza

Alfredo Cornejo y Rodolfo Suárez

A fines de septiembre, el candidato radical del frente Cambia Mendoza, Rodolfo Suárez, se impuso con comodidad en las elecciones locales sobre la postulante del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti. Como en Mendoza no hay reelección, Alfredo Cornejo, presidente de la UCR a nivel nacional, no pudo optar por renovar su mandato y se ganó un lugar en la Cámara de Diputados.

Junto a Lousteau, desde el Congreso, Cornejo buscará darle más protagonismo y poder al radicalismo al interior de Cambiemos, que ingresará en una etapa de debate interno para definir la postura ante la administración de Fernández.

Tucumán

Alberto Fernández abraza a Juan Manzur en el acto de asunción del segundo mandato del gobernador

En junio, el gobernador peronista Juan Manzur logró la reelección al imponerse en las elecciones con una amplia diferencia de más de 30 puntos sobre la candidata de Cambiemos, Silvia Elías de Pérez.

Ex Ministro de Salud de Cristina Kirchner, Manzur se había alejado del armado kirchnerista tras la asunción de Macri en 2015, pero fue uno de los primeros gobernadores que apoyaron públicamente la candidatura presidencial de Fernández. De hecho, en el marco de la asunción de Manzur, Fernández encabezó uno de sus últimos actos antes de las elecciones del 27 de octubre, y allí aseguró que desde el 10 de diciembre la Argentina será un país “gobernado por un presidente y 24 gobernadores”.

Entre Ríos

El 9 de junio, con el apoyo del peronismo recientemente unido detrás de su candidatura, el gobernador Gustavo Bordet consiguió su reelección al imponerse con comodidad por 20 puntos ante el candidato radical de Cambiemos Atilio Benedetti.

Tras el triunfo de Bordet, en esta provincia se registró una de las primeras discusiones al interior del Frente de Todos luego de que en los comicios de octubre Juntos por el Cambio se quedara con las dos bancas en el Senado por la mayoría. Es que el saliente oficialismo nacional dio vuelta el resultado respecto de las PASO y resignó las aspiraciones de una joven del riñón de Cristina Kirchner, la concejala de Paraná Stefanía Cora, que no pudo ingresar a la Cámara alta, lugar que sí se aseguró el ahora secretario de Gobierno de Bordet, Edgardo Kueider.

Salta

Gustavo Saénz (Facebook)

Ayer, de la mano de un frente conformado por varios partidos, el intendente de la capital de Salta, Gustavo Sáenz, ganó las elecciones provinciales y sucederá a Juan Manuel Urtubey en la gobernación después de tres períodos.

Ex candidato a vicepresidente de Sergio Massa en 2015, de buena relación con Cambiemos en el comienzo de la gestión de Macri, y con aceitado diálogo con Urtubey (fue funcionario de su actual vicegobernador, Miguel Isa), que fue el compañero de fórmula de Roberto Lavagna en octubre, el posicionamiento de Sáenz en el futuro es una incógnita.

Chaco

Jorge Capitanich, Cristina Kirchner y Domingo Peppo

Dos semanas antes de que Alberto Fernández derrotara a Macri, el candidato a gobernador del Frente Chaqueño Jorge Capitanich se impuso en las urnas con autoridad y volverá a gobernar la provincia por tercera vez.

Si bien el triunfo del ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner fue por un amplio margen, el conflicto interno se había registrado antes. Es que si bien el actual Gobernador, Domingo Peppo, tenía la intención de buscar un nuevo mandato, Capitanich quería retornar a la administración provincial. El apoyo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner fue clave para inclinar la balanza para el lado de Capitanich, y tras una reunión con el ahora presidente electo, Peppo tuvo que resignar su candidatura, aunque probablemente tenga algún cargo en el gobierno del Frente de Todos.

Misiones

Herrera Ahuad, Alberto Fernández, Passalacqua y Carlos Rovira en Misiones

Si bien cuando en junio Oscar Herrera Ahuad se consagró como sucesor de Hugo Passalacqua bajo el sello del Frente Renovador de la Concordia, desde entonces Alberto Fernández busca el apoyo de los dirigentes misioneros para aumentar el poder de fuego del Frente de Todos.

Los intentos de Fernández pueden haber dado sus primeros frutos ya que el misionero participó de algunos tramos de la campaña del postulante del Frente de Todos. Incluso, tras su triunfo de Fernández en las elecciones, Herrera Ahuad lo felicitó con un mensaje en las redes sociales. Sin embargo, nada garantiza que se haya consolidado una alianza permanente, y todo indica que el presidente electo y el próximo gobernador misionero deberán dialogar para buscar acuerdos.

San Juan

Alberto Fernández y Sergio Uñac

En junio, el gobernador Sergio Uñac obtuvo su reelección por un amplio margen y se consolidó como una figura importante en el armado nacional del PJ y uno de los mandatarios clave sobre los que Alberto Fernández buscará consolidar su poder.

En su discurso de triunfo, Uñac habló de la unidad del peronismo y aseguró que Fernández “tiene un proyecto importante a nivel nacional”. “Hemos logrado una unidad que ha permitido dialogar, escuchar y acordar, que son cualidades que en el orden nacional y las provincias también se habían perdido. Yo estoy dispuesto a ofrecer este modelo a nivel nacional, para que sirva para ya no solo discutir nombres y sí modelos", agregó.

Jujuy

Mauricio Macri con Gerardo Morales (Foto: NA)

Una semana después del triunfo de Uñac, el radical Gerardo Morales logró la reelección en su provincia y le dio uno de los pocos triunfos que logró Cambiemos en la temporada electoral. Ayudado por la división del peronismo local, a partir de esta victoria Morales se consolidó como uno de los hombres fuertes de la coalición que está dejando el Gobierno nacional y se posicionó de cara al futuro para discutir los liderazgos al interior de Cambiemos.

A fin de año la UCR deberá elegir presidente para el comité nacional, y además del mendocino Alfredo Cornejo, que es el actual líder del radicalismo y deja la gobernación de Mendoza para llegar a la Cámara de Diputados, Morales es uno de los dirigentes radicales con los pergaminos suficientes como para aspirar a ese cargo y ser una de las voces cantantes en la nueva oposición.

Río Negro

Arabela Carreras

Tras una serie de polémicas por quiénes serían los candidatos, que finalmente tuvo que definir la Corte Suprema de Justicia, en abril Arabela Carreras se impuso en las urnas y resultó electa gobernadora de Río Negro. La dirigente peronista sucederá a quien la designó como candidata del oficialista Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck, quien a último momento no pudo competir por un nuevo mandato a raíz de un fallo judicial.

Tras el triunfo, el peronismo rionegrino no se unió al Frente de Todos y Carreras no apoyó públicamente a ninguno de los candidatos que compitieron en octubre por la presidencia. Es más, el diputado electo por Juntos Somos Río Negro (JSRN) conformará un bloque junto a el legislador del Movimiento Popular Neuquino (MPN). Sin embargo, Weretilneck ya se reunió al menos una vez con Fernández y tanto la mandataria electa y como el Presidente apuntarán a tener una relación de, por lo menos, cooperación.

Neuquén

Omar Gutierrez y Alberto Fernandez

En marzo, el líder del Movimiento Popular Neuquino (MPN) Omar Gutiérrez logró la reelección en el marco de una campaña en la que remarcó la histórica postura de ese partido provincial: “Los neuquinos y neuquinas se pusieron la camiseta de Neuquén: ayer se le dijo no a la colonización de Neuquén. Nosotros tenemos un proyecto político provincial, por lo cual cuando vienen las elecciones nacionales cada uno está en libertad de acción”.

Los dichos de Gutiérrez no son solo eso, sino que la política local tiende a buscar un rival externo en el Gobierno nacional, una característica que se expandió luego del descubrimiento del yacimiento de Vaca Muerta en esa provincia.

Sin embargo, más allá de los discursos, Gutiérrez ya se mostró dispuesto a dialogar con Fernández, y se reunió con el presidente electo pocos días después de que el candidato del Frente de Todos triunfara en los comicios de octubre.

Formosa

Gildo Insfrán (Foto: Nicolás Stulberg)

A mediados de junio, Gildo Insfrán triunfó en las elecciones provinciales y se garantizó un séptimo mandato consecutivo al frente de Formosa. “La victoria del peronismo en Santa fe, en San Luis, en Tierra del Fuego creo que hay segunda vuelta... esto demuestra que el camino que elegimos es la respuesta para volver a tener el 10 de diciembre en la Casa Rosada un Gobierno de tinte nacional y popular”, enfatizó el mandatario al celebrar la victoria en su búnker en un hotel de la capital, en claro apoyo a Alberto Fernández.

Chubut

Sergio Massa y Mariano Arcioni (Foto: NA)

Una semana antes del triunfo de Insfrán, Mariano Arcioni logró su reelección en los comicios generales de Chubut y celebró su triunfo junto al líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Tras asumir luego de la muerte de Mario Das Neves, y en medio de un intenso conflicto a nivel provincial por los problemas económicos que atraviesa la administración de Arcioni, el dirigente peronista patagónico necesitará del apoyo del gobierno nacional para poder cumplir con los pagos de los sueldos, por lo que Arcioni tendrá poco poder de negociación a la hora de dialogar con Fernández, quien lo considera parte de su armado nacional.

San Luis

Alberto Fernández recibió a Alberto Rodríguez Saá en el departamento de Puerto Madero

“Hay 2019”. Con esa frase, el gobernador Alberto Rodríguez Saá infló de optimismo a parte de un peronismo que a fines del año pasado empezó a construir la unidad con la que terminó triunfando en las elecciones de octubre. En ese camino, Rodríguez Saá logró la reelección en junio en unos comicios particulares, ya que además de derrotar al ex mandatario Claudio Poggi, venció a su hermano Adolfo Rodríguez Saá, quien finalizó tercero.

Uno de los primeros en marcar el “regreso” de Cristina Kirchner al peronismo formal, Rodríguez Saá fue clave en el armado nacional del Frente de Todos.

Catamarca

Raúl Jalil (Foto: Twitter @RaulJalil_ok)

Al mismo tiempo que los argentinos elegían su próximo presidente, los catamarqueños votaban quién iba a suceder a Lucía Corpacci al frente de la provincia. Si bien la dos veces gobernadora podía presentarse para un nuevo mandato, eligió al intendente de la capital San Fernando del Valle, Raúl Jalil, como sucesor, y el dirigente peronista se quedó con los comicios.

La cercanía de Corpacci y Jalil con Fernández es evidente, y el gobernador electo ya adelantó que considera que el mandatario electo “va a ser un gran presidente de la Nación”.

La Rioja

Ricardo Quintela (Foto: Twitter @QuintelaRicardo)

Junto a Río Negro, los comicios en territorio riojano llegaron a la Corte Suprema de Justicia. Es que si bien el 27 de octubre el peronista Ricardo Quintela fue electo gobernador tras vencer al candidato de Juntos por el Cambio, Julio Martínez, el mandatario solo llegó a esa posición debido a que el máximo tribunal le prohibió participar de los comicios al saliente gobernador, Sergio Casas.

El peronismo riojano es parte del Frente de Todos y Quintela será uno de los aliados de Fernández en el norte del país.

La Pampa

Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Carlos Verna y Sergio Ziliotto

En mayo, el diputado nacional Sergio Ziliotto fue elegido gobernador de La Pampa y ratificó la hegemonía del peronismo en esa provincia. Designado por el actual gobernador Carlos Verna, limitado para continuar por un nuevo mandato a raíz de un cáncer que padece desde hace un tiempo, Ziliotto pudo ganar la elección, con el apoyo de todas las facciones del peronismo, desde el PJ ortodoxo hasta Unidad Ciudadana y el Frente Renovador.

Otrora enfrentado con Cristina Kirchner, Verna acordó con Fernández y el resto de los referentes del peronismo pampeano la unidad que le permitió a Ziliotto hacerde de la gobernación.

Santa Cruz

Alicia Kirchner y Alberto Fernández

El día del sorprendente resultado en las PASO a nivel nacional, Alicia Kirchner se hacía con la reelección en la provincia patagónica luego de derrotar a su rival en la interna del Frente de Todos, Javier Belloni.

La particularidad de las elecciones en Santa Cruz es que se realizan con ley de lemas en las categorías gobernador, diputados distritales y por municipio y representante para el Consejo de la Magistratura luego de que la Corte Suprema habilitara el mecanismo en 2018.

Tierra del Fuego

Gustavo Melella

A mediados de junio, el candidato a gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, se impuso en las elecciones provinciales y reemplazará a la saliente mandataria local, Rosana Bertone.

Si bien antes de los comicios se había mostrado algo distante de Fernández, que había anunciado su apoyo a Bertone, tras las elecciones locales, Melella participó de un acto en la Universidad de Rosario donde Fernández y un grupo de gobernadores firmaron un acta de compromiso para trabajar en conjunto con el Ejecutivo nacional.

Corrientes y Santiago del Estero

Marcos Peña y Rogelio Frigerio junto a Valdes

Las situaciones locales en las dos provincias que no eligen gobernador el mismo año que el resto son bastante distintas. En Corrientes, en 2017 fue electo el radical Gustavo Valdés bajo el sello Encuentro por Corrientes y fue uno de los mandatarios que apoyó incondicionalmente a Macri.

Este año, Valdés fue protagonista en las elecciones de diputados y senadores provinciales, y tras el triunfo de sus candidatos, hizo un llamado a “seguir trabajando para profundizar el cambio”. “Somos el partido de las libertades cívicas y la democracia, que gobierna para el bienestar general, y si nos aliamos con quienes comparten nuestra vocación, como en ECO, la sociedad nos acompaña”, resaltó el mandatario provincial en junio.

Ahora, tras el triunfo de Fernández, Valdés será uno de los tres gobernadores a partir de los cuales el radicalismo buscará reconstruir su poder al interior de la saliente alianza gobernante.

Alberto Fernández se reunió con el gobernador de Santiago del Estero y logró su respaldo (@GZamoraSDE)

Por otro lado, en Santiago del Estero, luego de que en 2017 Gerardo Zamora se hiciera otra vez con la gobernación, en octubre de este año el Frente Cívico por Santiago logró un contundente triunfo en las elecciones legislativas.

De origen radical pero de aceitada relación con los Ejecutivos nacionales, Zamora fue clave para que Fernández triunfara con más del 70% de los votos en esa provincia y es probable que tenga buena relación con el Frente de Todos.

Es imposible predecir cómo funcionará la dinámica de la administración de Fernández y cómo será su relación con las provincias y sus gobernadores. Lo que sí se puede decir es que en la previa, el presidente electo cuenta con el fuerte apoyo de 13 mandatarios, ya tendió puentes con otros 6, y sabe que quienes están a cargo de la ciudad de Buenos Aires, Jujuy, Corrientes y Mendoza serán marcadamente opositores.

De todas formas, nada de todo esto es definitivo y está sujeto a cambios. Sobre todo con la crisis económica lejos de estar resuelta.

Coment� la nota