Los intendentes que van al menos por el segundo período también le hacen lugar a la parentela

Los intendentes que van al menos por el segundo período también le hacen lugar a la parentela

Eso de poner familiares en el Ejecutivo o en las listas de concejales no es algo nuevo. Los intendentes que hace más de un período que están al frente de las Comunas (y los que ya no son intendentes hace años), en su mayoría, lo implementan hace un buen tiempo. Y, como los cincuenta y pico debutantes, aquí también hay hermanos, hijos, tíos, padres y cuñados.

La lista arranca con el mandatario radical de Adolfo Alsina, David Hirtz, quien como secretario privado tiene a su hijo Matías. El alcalde de Benito Juárez, el peronista Julio Marini, también optó por su hijo, Andrés Marini, para que cumpla igual función. 

Y si de hijos se trata, Pablo Descalzo, hijo de Alberto (intendente de Ituzaingó), fue edil, y ahora se desempeña como secretario de Desarrollo Humano municipal. 

En tanto, el hijo del kirchnerista de Ensenada, Mario Secco, Nicolás, es parte de la bancada de concejales del FpV. Lo propio sucede con Manuel Passaglia, hijo de Ismael, el alcalde nicoleño, quien es oficialista en el HCD. 

Por su parte, el varelense Julio Pereyra (FpV) le dio una mano a su hija Julieta, quien tras militar en el partido FE, es Subsecretaria de Cultura y Educación de la municipalidad. Y Gastón Granados, el hijo del alcalde de Ezeiza, Alejandro Granados, está al frente de la Secretaría de Obras Públicas. Además, la esposa del ex ministro de Seguridad, Dulce Vizconti de Granados, es diputada nacional.

También hay hermanos en la lista, en este caso menores. Sebastián Echarren, hermano de Francisco (intendente de Castelli) es concejal y primero en la línea sucesoria. Pablo Bucca, en tanto, además de hermano del intendente de Bolívar (Eduardo Bucca), es Director de Cultura de la Comuna. 

Y el berazateguense Patricio Mussi tiene a su hermana Mariel en la Secretaría de Salud Pública. Por último en Luján, el hermano del intendente Oscar Luciani, volvió a su banca en el Concejo, luego de estar un par de años como Secretario de Gobierno. 

Además, si bien cada uno se ganó su lugar en las elecciones y nada tiene que ver el asunto con “poner” en determinado lugar, se destacan en la Provincia las duplas “intendente - legislador provincial”. Aquí entran el mandamás de Pehuajó, Pablo Zurro, y su sobrino Avelino; el de Berazategui, Juan Patricio Mussi, y su papá, Juan José; el de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y su esposa, Magdalena Ada Sierra; el de San Fernando, Luis Andreotti, y su hijo Juan Andreotti; y la jefa comunal de Presidente Perón, Karina Biroulet, y su esposo, Aníbal Regueiro. 

Por su parte, Magdalena Goris, esposa del intendente de Este-ban Echeverría, Fer-nando Gray, tiene mandato como concejal hasta el año que viene. Y Marcia Lazzaro, esposa del alcalde de General Alvear, Alejandro Cellillo, es la presidenta del bloque de Cambiemos. 

En tanto, Nancy Cappelloni, casada con el jefe comunal de San Martín, Gabriel Katopodis, es edil en uso de licencia por el FpV y se desempeña actualmente como secretaria de Cultura, Educación y Deporte de la Comuna. Cierra la nómina María Isabel Domínguez, concejal por el FpV y mujer del jefe comunal de Marcos Paz, Ricardo Curutchet.

Los Arrieta, de Cañuelas, funcionan en tándem. Ahora, él, Gustavo Arrieta, se desempeña como diputado nacional (pidió licencia en la Comuna), y ella, Marisa Fassi, su esposa, como intendenta. 

NEPOTISMO EN LAS NUEVAS INTENDENCIAS: EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO, DEL HERMANO

La mayoría de los setenta y siete nuevos intendentes echó mano a algún familiar para conformar su gabinete. La modalidad no distingue colores políticos. Los jefes comunales que llevan más de un período, tampoco se quedan atrás. Un repaso por los 135 distritos

Setenta y siete son los intendentes nuevos. Sin embargo, pese al cambio, la mayoría se parece a los anteriores. Uno de los aspectos en común tiene que ver con pensar en la familia a la hora de armar el equipo de Gobierno. ¿Está prohibido? No. ¿Está bien? Tampoco. 

La práctica lleva el nombre de nepotismo y es muy habitual en la provincia de Buenos Aires. Vale aclarar que no hay distinción de color político, lo hacen unos y lo hacen otros.

Esposas, maridos, hermanos y hermanas, hijos e hijas, cuñados y hasta suegros tienen un lugarcito en el gabinete de los nuevos intendentes, sean éstos radicales, macristas, peronistas, massistas o vecinalistas. 

En algunos casos, uno, y en otros, dos. Pero también existen distritos en donde seis o siete familiares directos del jefe comunal forman parte de su gabinete. 

Además hay decenas de familiares en en los concejos deliberantes y los consejos escolares, pero a favor de éstos hay que rescatar que luego de la designación a dedo deben pasar por las urnas. 

A continuación, una recorrida por los municipios liderados por alcaldes debutantes.

“Por mí culpa, hoy es una persona que está muy comprometida con la sociedad y ejerce de la mejor manera su rol como concejal”, dijo el mandamás de Campana, Sebastián Abella (PRO), haciendo referencia a su esposa, Marina Casaretto. Sin embargo, no es la única. Su cuñado, Javier Contreras, ocupa una banca en el deliberativo, y su madre, María Elida García, es consejera escolar. 

Otro macrista que les consiguió conchabo a los suyos es el bragadense Vicente Gatica. Al frente de la Secretaría de Desarrollo Social se encuentra su hija Natalia. El marido de ésta y, por ende, yerno del alcalde, Mauricio Tomasino, se desempeña como secretario de Gobierno. Pero eso no es todo. El ingeniero Oscar Alvarez, esposo de Soledad Gatica (sobrina de Vicente), es el número uno de la Dirección de Protección Ambiental.

En Hipólito Yrigoyen, de la Cuarta sección al igual que Bragado, también el jefe comunal, en este caso peronista, Jorge Cortés, le hizo un lugarcito a la familia. Su esposa, Sonia Gallinotti, es la directora del Centro Regional Universitario, y el hermano, José Cortés, está al mando de la Secretaría de Seguridad. Por último, su cuñada, la mujer del mencionado José, Alejandra Santos, es consejera escolar. La yapa: Estefanía, la hija del intendente, trabaja en el Servicio Local de la Minoridad.

El camporista mercedino Juan Ignacio Ustarroz, medio hermano del diputado nacional Eduardo “Wado” de Pedro y sobrino del ex diputado provincial Alberto España, tiene a varios de los suyos en el equipo municipal. El mejor ubicado es su hermano Gerónimo, quien se desempeña como jefe de Gabinete. Antes, vale recordar, fue director general de la Administración del 

Ministerio de Justicia y funcionario del Consejo de la Magistratura y de la Secretaría General de la Presidencia. Además dicen que la suegra del alcalde, Silvia Respuela, trabaja en la Dirección de Cultura, junto a su tía, Claudia Révora. 

Su primo, Santiago Révora, más conocido como “Lalo”, es diputado provincial por la Primera. Tiempo antes había sido secretario de Coordinación Operativa del Senado de la Nación y director Nacional de Comunicación Estratégica del Ministerio de Desarrollo Social.

Y el jefe comunal de Tornquist, Sergio Bordoni (UCR), designó a su cuñado Walter Wallace como secretario de Salud del Municipio. En la misma área, afirman desde la oposición, trabaja la hija del alcalde, Estefanía Bordoni, aunque, según cuentan en el Concejo Deliberante, realiza su tarea ad honorem. 

¿Y el administrador de General Las Heras, Javier Osuna (FR), tiene familiares en el gabinete? Sí, pero casi ni cuenta. Diego Iriart, el secretario de Deportes, está casado con su prima. El otro pariente, lejos de sumarse al equipo, con la llegada de Osuna tuvo que abandonar el Municipio. El histórico peronista Juan Carlos Caló, derrotado en las pasadas elecciones, es nada más y nada menos que el tío del ahora mandamás local.

Hay más, mucho más. Karina Menéndez, hermana del mandatario peronista de Merlo, Gustavo Menéndez (FpV), es la titular de la Secre-taría de Desarrollo Social del distrito; y Daniel Cepa, primo del alcalde radical de General Villegas, Eduardo Campana, es el secretario local de Relaciones Institucionales. 

“Martín y Marcos Orellano son cuñados del jefe comunal de Gonzales Cháves Marcelo Santillán (FpV), pero hace años que trabajan en la Municipalidad”, cuenta a este medio una fuente del Concejo Deliberante local; 

y agrega que “lo que hizo el intendente es ascenderlos a cargos políticos”. Por cierto, uno de ellos es titular de la Dirección de Ingresos Públicos, y el otro, de Protección Ciudadana. 

Además, la suegra de Santillán, Ana María Ferraro, que era secretaria del Concejo Deliberante hasta antes del cambio de autoridades, ahora es titular de la Secretaría de Hacienda.

Mientras tanto, a unos kilómetros, en el distrito más grande de la Sexta, Bahía Blanca, la consuegra del intendente Héctor Gay (PRO), Mercedes Patiño, se encuentra a la cabeza de la Oficina Municipal de Información al Consumidor. Sandra Poletti, la hermana del jefe comunal de Ramallo, Mauro Poletti (FpV), se desempeña como secretaria del Concejo Deliberante. Y el sobrino del mandamás de Rauch, Maximiliano Suescun (UCR), Santiago Suescun, fue designado coordinador de Desarrollo Local de la Comuna.

La recorrida por los distritos comandados por jefes comunales que no gobernaban antes de diciembre pasado, es larga. También serán largos, para ellos mismos, los cuatro años de gestión. Por eso, nada mejor que tener cerca a sus mujeres. O no tanto. 

Isabel Fernández Quintana, esposa del intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández (UCR), fue designada directora adjunta de la Región Sanitaria II (con sede en Pehuajó); y Romina Schiavi, cónyuge del alcalde de Chacabuco, Víctor Aiola (UCR), es directora asociada de la Región Sanitaria III (con sede en Junín).

Por su parte, Hernán Ralinqueo (FpV), de 25 de Mayo, puso a Mariana Massa, su novia, como directora de Prensa. Se puede decir que el hombre no va a tener problemas con la comunicación. Y Germán Lago (FpV), 

de Alberti, no va a tener inconvenientes en su relación con el Concejo Deliberante: su madre, la ex intendenta Marta Médici, es la presidenta del cuerpo. Antes, Lago fue secretario de Gobierno de ella.

A la lista de intendentes que pusieron a alguien de su familia en el equipo de Gobierno hay que sumar a los radicales Roberto “Pachi” Palacio (Coronel Suárez) y Jorge Hernández (Salliqueló). En estos casos se portaron bien como tíos. La sobrina del primero, Carla Capuselli, es la directora de Desarrollo Social de la Comuna, y el esposo de ésta, Juan Bonnaterre, el subdirector de Vialidad. Hernández, en tanto, designó a su sobrina Mariana Belloli como directora de Obras Públicas.

Un párrafo aparte se lleva el titular del principal sillón de General Rodríguez, el amarillo Darío Kubar: su hermano, Lucas Kubar, está al frente de la Delegación Bicentenario; su cuñada, Graciela Ruiz, es la directora del Museo Municipal; sus sobrinas (hijas de Ruiz), Brenda y Wanda Lucero, cumplen funciones en la Dirección de Juventud; y su concuñado, Mariano Palet, será el número uno de la Anses. Según señalan en el HCD, éstos no serían los únicos. 

También merecen unas líneas los jefes comunales de Cambiemos Nicolás Ducoté (PRO), de Pilar, y Alejandro Federico (UCR), de Suipacha. En ambos casos predomina la expresión ad honorem o la palabra “gratis”. Michael Ducoté, radicado en Estados Unidos, es una especie de asesor de su hermano. Y María Celia Cocozza (jubilada de la Dirección General de Cultura y Educación), esposa del uno suipachense, funciona como asesora en temas vinculados a la educación.

Por su parte, el intendente de Chivilcoy, el massista Guillermo Britos, quien tiene a su hermano Fabio en la Cámara baja, ubicó a su esposa, Marcela Sabella, en la Subsecretaría de Desarrollo Social. 

En tanto, su par juninense, Pablo Petrecca, hizo lo propio con su cuñado (hermano de su mujer, María Victoria, e integrante de la fundación Pensar), Juan Carlos Fiorini, quien está al mando de la Secretaría General del Municipio. 

La recorrida ahora llega a la Costa bonaerense, donde el mandatario comunal de Mar Chiquita, Carlos Ronda (UCR), puso como secretario de Hacienda a su hijo Gonzalo y como secretario de Salud a su sobrino Nicolás Marini. 

Además, el necochense Facundo López (FR) designó a su hermana Jimena como secretaria de Desarrollo Humano; a su cuñado Pedro Barrientos (esposo de Jimena) como secretario de Salud; y a su primo Diego López Rodríguez como subsecretario de Gobierno.

Aunque no costeros, pero casi, Esteban Santoro (UCR), de General Madariaga, y Juan Fioramonti (UCR), de Lobería, también se portaron bien con la familia. El primero puso a su hermano Santiago como delegado del Frente de Ruta y a Hernán Ferraro (hijo de su primo) en la Secretaría Letrada. El segundo, en tanto, nombró a su hermano Francesco como secretario de Salud y Desarrollo Social. Además, su hermano Marcelo quedará a cargo de la Anses (en reemplazo de Marcelo Rodríguez, esposo de la ex intendenta Diana Argüello).

El triunfo de Martiniano Molina en Quilmes fue, sin dudas, una de las grandes sorpresas en la elección anterior. El hombre no llegó solo. La mujer de Jorge, su papá, la periodista Raquel Coldani, quien supo ser directora de Prensa del Municipio durante el mandato de “El Barba” Gutiérrez, es presidenta del bloque de concejales de Cambiemos. Molina padre, histórico dirigente del distrito, en tanto, fue designado director Provincial de Fiscalización Sanitaria en el Ministerio de Salud de la Provincia.

Buenas migas. Es lo que hay entre el intendente de Azul, Hernán Bertellys, y la familia de su ex esposa. Fuentes cercanas a la Comuna comentaron a este medio que el ex suegro del alcalde, Juan Carlos Diorio, se desempeña como coordinador de Intervenciones Urbanas, y el hermano de éste, Ernesto Diorio, es el coordinador de Comisiones Vecinales.

Por su parte, Matías Salomón, sobrino del intendente de Saladillo, José Luis Salomón (UCR), está a cargo de la Subsecretaría de Obras Públicas y Planeamiento. Además, el primo hermano de su esposa, Mariano Méndez, es el uno de la Subsecretaría de Deporte, Recreación y Juventud.

Y el mandamás de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, no quiso ser menos que varios otros de sus pares y puso a su pareja, Susana Rivero, al frente de la Subsecretaría de Educación. En tanto, su hijo, Guillermo Arroyo, es el jefe de la bancada de 

concejales del oficialismo. 

Manuela Bevilacqua, prima segunda del vecinalista intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua, es directora de Catastro y Obras Particulares. Además, Pablo Pereyra, yerno del alcalde, cumple funciones en el área de Comunicación y Medios.

El mandatario radical de Patagones, José Zara, trabaja bien cerquita de su esposa, Viviana Bacci, quien se desempeña como su secretaria privada. Pero eso no es todo. El yerno del alcalde, Emiliano Evangelisti, es delegado de la comisión de becas.

“Los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primera…”, dice el Martín Fierro. Y unidos se muestran el intendente de Lincoln, Salvador Serenal (UCR), y su hermana Marisa (directora de Educación); el alcalde de Berisso, Jorge Nedela (UCR), y su hermano Leandro (bombero voluntario y director de Defensa Civil); y el mandatario de Magdalena, Gonzalo Peluso (UCR), y su hermana Daniela (titular de Desarrollo e Inclusión Social). 

También el jefe comunal radical de Rojas, Claudio Rossi, ubicó a su hermana en el gabinete. Se trata de la docente jubilada Graciela Rossi, quien es titular de la Secretaría de Educación y Cultura. 

En tanto, el mandamás de Salto, Ricardo Alessandro (FpV), hizo lo propio con su hijo Camilo, quiencumple la función de secretario privado. Y Cecilio Salazar (FE), de San Pedro, designó al suyo, Ramón Salazar, como secretario de Legal y Técnica. Su hija, Lorena Salazar, es concejal suplente.

Obvio, hay más. la disputa política sigue siendo grande en Olavarría, el distrito de mayor peso en la Séptima sección electoral. Por eso, quizá, la respuesta “Para hacer dulce”, señaló un dirigente peronista, cuando La Tecla lo consultó acerca de si el intendente Ezequiel Galli tenía familiares directos y/o políticos designados en su equipo de gobierno. 

Por caso, el tío del alcalde, Eduardo Galli, se desempeña como subsecretario de Deportes y Turismo. Además, el primo, Hilario Galli, es subsecretario de Recursos Públicos; la prima, Mariana Galli, es asesora Institucional de Salud Mental; y otro de los primos, Juan Ignacio Galli, es el uno de la Dirección de Deporte Social.

“¿El intendente (Mauricio Gómez) tiene algún familiar en el gabinete?”. La pregunta de La Tecla tuvo como inicio de respuesta una extensa carcajada. Del otro lado del teléfono, un dirigente opositor, todavía entre risas, señaló que “eso de ‘algún’ está de más; tiene a toda la familia en el gabinete”. 

Y comenzó a enumerar: “El jefe comunal puso a Marcial Gómez (su hermano) como secretario de Política Institucional; a Viviana Lucena (su esposa) como secretaria de Turismo; a Miriam Gómez (su hermana) como directora de Turismo; a Renata Giorgi (su sobrina) como directora del hospital Carrillo; a Mauro Suazick (cuñado del hermano) como subsecretario de Servicios; a Pablo Chingolani (su yerno) en la Secretaría Privada; a Gonzalo Romero (también yerno) en la misma dependencia; y a Jorge Firpo (yerno de su hermano) como director de Suministros; entre otros puestos”.

“Al final, lo primero es la familia”. Así terminaba siempre la telecomedia de los domingos protagonizada por Guillermo Francella, La Familia Benvenuto, que supo ser éxito en los años 90. Lo primero, lo segundo o lo tercero; el círculo cercano resulta ser importante para los jefes comunales que apenas hace cinco meses lideran el Ejecutivo en sus pagos. 

¿Está prohibido? No. ¿Está bien? Tampoco. Seguramente, muchos de los familiares - funcionarios son idóneos para el puesto que ocupan, pero muchos otros, no. Al término del camino se verán los resultados.

Coment� la nota