Quiénes son los líderes seccionales del Frente para la Victoria y del Partido Justicialista

La derrota electoral hizo que la división entre peronistas y kirchneristas saliera a la luz. Quiénes son los líderes seccionales de cada espacio. Cómo juegan los triunfadores y los perdedores en la segunda, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava sección electoral.

¿De qué lado están los intendentes y los legisladores bonaerenses? ¿Del lado del PJ o del lado del kirchnerismo? ¿Del lado de los críticos acérrimos o del lado de los dialoguista?

A continuación, cómo se da la división en la segunda, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava sección electoral.

SEGUNDA SECCIÓN

La interna está bien clara. A pesar de no venir del PJ, el intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro, se convirtió en una especie de vocero K, sobre todo en el tema “despidos”. Aunque no juega junto al zarateño, Francisco Durañona, de San Antonio de Areco, ya avisó que no teme a las internas peronistas. “Si hay que competir, competiremos democráticamente defendiendo a los trabajadores y a los excluidos”, señaló el alcalde que le pega duro a Mauricio Macri pero que tiene ciertas contemplaciones con María Eugenia Vidal. 

Entre los peronistas, dialoguistas, si se quiere, se encuentra Ricardo Casi, de Colón, uno de los pocos del interior que pudieron mostrar a Scioli como ganador en las presidenciales. A ese carro, el del diálogo, también se suben Adrián Sánchez (Vecinalista-K), de Exaltación de la Cruz; Mauro Poletti, de Ramallo; y Oscar Ostoich, de Capitán Sarmiento. ¿Reuniones? Nada por ahora. Peronistas y kirchneristas coinciden en que “primero, el pago chico; después, la Provincia y la Nación”.

“Se está produciendo una diáspora, una incompatibilidad entre sectores, y no le veo solución”, dijo el mandatario de Salto, Ricardo Alessandro, quien prefiere mirarla de afuera.

En diputados, la cosa está tres y uno. Por el lado del bando K, Sergio “El Patón” Torres, hombre de Zárate que responde al senador y ex ministro de Seguridad Sergio Berni. Los tres peronistas son Manuel Elías, Graciela Rego y Andrés Quinteros. En Senadores, Sergio Berni y Cecilia Comerio son los representantes K.

En senadores, Sergio Berni y Cecilia Comerio son los representantes K en la Cámara Alta. Ambos son parte del bloque del FpV, liderado por Ada Sierra.

Por otro lado, Ismael Passaglia (San Nicolás) prefirió no seguir la guerra peronista. Después de varias idas y vueltas, decidió pasar definitivamente al bando de Cambiemos.

Los peronistas perdedores, Daniel Bolinaga (Arrecifes) y Oscar Brasca (Salto), se muestran alejados de la política. Aldo Carossi (Baradero) participó del Congreso del PJ.

CUARTA SECCIÓN

Aquí se destacan más los derrotados que los ganadores. No por el poder que tengan de aquí en más, sino por la importancia de los nombres. Y aunque todavía no lo haya he-cho público, uno de esos derrotados, el ex presidente de Diputados, Julián Domínguez, tiene intenciones de liderar el PJ bonaerense. Cuenta con el apoyo de los hermanos Patri-cio y Andrea García, los ex capos políticos de Florentino Ameghino. El otro derrotado es Florencio Randazzo, que no cayó electoralmente porque se bajó antes de subirse. Eso, en el peronismo es igual o peor que caer de pie. Sea como sea, en ambos casos, siempre y cuando lo hagan, van a jugar en el peronismo menos K. Para eso está el jefe comunal de Pehuajó, Pablo Zurro, quien desde hace un tiempo, incluso antes de las elecciones, se convirtió en el principal referente de la Cuarta. Por eso logró poner a la cabeza de la lista de diputados a su sobrino (Avelino Zurro), quien, si bien no es camporista, juega en ese bando, junto a sus colegas Miguel Angel Funes y Lauro Grande (que no pertenecen a la sección).

En la Cámara Alta, Norberto García (PJ) y Patricio García (PJ) batallan en favor del peronismo de la Cuarta. En la Cámara Baja, Mauricio Barrientos, hombre de Julián Domínguez, es de los que juegan para que Walter Abarca sea el presidente del bloque del FpV.

Los ganadores peronistas: n Salvo Zurro, el resto de los ganadores de la sección prefiere mostrase más dialoguista, más en favor del peronismo que del kirchnerismo. A la cabeza aparece el intendente de Carlos Casares, Walter Torcchio. Lo secundan sus pares de General Pinto, Alexis Guerrera, y de Alberti, Germán Lago.

Los perdedores: Los derrotados son cuatro: María Celia Giannini, de Carlos Tejedor; José María Medina, de General Arenales, Aldo San Pedro, de Bragado; y Jorge Fernández, de Lincoln.

QUINTA SECCIÓN

Luego de ser prácticamente arrasada por el cambio, la Quinta, de a poco, empieza a reorganizarse. No son muchas las opciones. De los 27 distritos que la integran, apenas seis quedaron en manos del peronismo. Y el viejo PJ es el que intenta resucitar. Al frente, el intendente de General Paz, el histórico Juan Carlos Veramendi, quien se mueve en compañía del grupo que encabezan Gabriel Mariotto, Fernando Espinoza, Mario Ishii, Julián Domínguez y Mario Baudry. Los también ganadores Gustavo Walker (Pila), Héctor Olivera (Tordillo) y Gustavo Barrera (Villa Gesell) prefieren hacerse fuertes en su pago chico y por el momento, en lo que va de 2016, no han asomado el hocico a nivel seccional. El que sí se mueve, en el bloque de los dialoguistas, es el costero Juan Pablo De Jesús, quien es parte del pacto de San Antonio de Padua. “Coquetea por aquí y por allá, pero no mueve el am-perímetro”, dice un ex intendente de la sección que, claramente, no lo quie-re ni un poco. En tanto, el Oktubre Francisco Echarren (Castelli) se mos-tró con el vice de Diputados, Manuel Mosca, y perdió así la rebeldía que supo tener mientras el Gobierno nacional era K. Su amigo Patricio Mussi lo banca, pero dicen los que saben que la foto con el macrista no le cayó del todo bien. En la Legislatura hay referentes de los dos bandos, pero ninguno con poder de decisión.

En la Cámara de Diputados, dos son los representantes del peronismo: la pultista Alejandra Martínez y el sciolista Rodolfo “Manino” Iriart. Si bien muchos creyeron que a partir de la derrota de Scioli el ex secretario de Seguridad de Mar del Plata iba a cruzarse de brazos y hacer la plancha, no fue así. “Manino camina y participa de los encuentros que se están haciendo; nos sorprendió”, afirmó ante La Tecla un jefe comunal del FpV. Los otros dos diputados de la sección reportan a La Cámpora. Ellos son José Ignacio Rossi (Chascomús) y Juan Manuel Cheppi (Mar del Plata). En la Cámara de Senadores, el reparto es uno y uno. El silencioso Juan Curutchet, en el Partido Justicialista, y el camporista Gervasio Bozzano, en el FpV.

Los derrotados en retirada: Los intendentes derrotados de la Quinta, en su mayoría, se alejaron por completo de la actividad política seccional. Léase Alberto Gelené (Las Flores), Marcelo Racciatti (Lezama), Raúl Basualdo (Monte), José Luis Vidal (Necochea), Pedro Elizalde (Pinamar), Cristian Popovich (General Madariaga) y Jorge Ugarte (Rauch). Distinto es el caso de Jorge Paredi (Mar Chiquita), quien fue parte del último congreso del PJ. De todos modos parecía un simple espectador.

SEXTA SECCIÓN

La reunión llevada a cabo días atrás en Monte Hermoso fue un perfecto resumen de lo que sucede en la sección. Estuvieron el local Marcos Fernández; Alfredo Fisher, de Laprida; Néstor Alvarez, de Guaminí; Alejandro Acerbo, de Daireaux; Hugo Corvatta, de Saavedra; Marcelo Santillán, de Gonzales Chaves; Roberto Alvarez, de Tres Lomas; y Julio Marini, de Benito Juárez. Estuvieron los ocho intendentes del Frente para la Victoria. Ni uno más, ni uno menos. Se mueven en bloque y la batuta, según cuentan, la dirigen Alvarez (Néstor) y Corvatta. Al encuentro también concurrieron el se-nador Alejandro Dichiara (Monte Hermoso) y los diputados Marcelo Feliu (Bahía Blanca), Ricardo Móccero (Coronel Suárez) y Marisol Merquel (Saavedra). Esta última juega para los dos bandos, o sea: para el peronismo y el kirchnerismo. Vale destacar que Alvarez (Tres Lomas) proviene del vecinalismo, pero hace rato juega dentro del FpV; en este caso, en el peronismo. El presidente del Concejo, Fabio Uriarte, sí es peronista.

Los sin tierra juegan todos con los intendentes; entre ellos, Sebastián Etchevers y Eusebio Zabalza (Pellegrini), y Sandro González e Ignacio González (Salliqueló). Por el lado del kirchnerismo, los legisladores Federico Susbielles, Gabriel Godoy y Juan Manuel Pignocco son los únicos representantes K de la sección. Los peronistas están más que enojados con Godoy, a quien señalan como “el armador de la lista” en la última elección. El ex intendente de Tornquist Gustavo Trankels no se quedó afuera del movimiento. Se desempeña como asesor de Ricardo Móccero.

SEPTIMA SECCIÓN

Pocos son los movimientos en la Séptima sección, incluidos los in-tendentes que cantaron victoria. Entre los dialoguistas, apañado entre otros por el lomense Martín Insaurralde, se encuentra el mandamás de Bolívar, Eduardo “Bali” Bucca. Esta situación se ve plasmada en la buena relación que mantiene con el vice de la Cámara de Diputados, el también bolivarense Manuel Mosca (PRO). También busca proximidad con Provincia y Nación el azuleño Hernán Bertellys, sobre todo por la difícil situación económico-financiera que atraviesa el distrito. No tan dialoguistas pe-ro mesurados en la crítica aparecen Gusta-vo Cocconi, de Tapalqué; Hernán Ralinqueo, de 25 de Mayo; y Juan Carlos “Chinchu” Gasparini, de Roque Pérez. Este último responde a Juan José Mussi, actualmente, para su gusto, según cuentan, demasiado ligado al camporismo. De todos modos, nunca le jugaría en contra, ni mucho me-nos. Hasta ahora no ha habido reuniones seccionales con miras a lo que viene.

Eseverri aporta para la causa PJ: Tras la inesperada derrota, el ex intendente de Olavarría, el distrito más importante de la sección, empieza a moverse nuevamente. Por ahora, de a poco. Los aportes serán para el peronismo. Es histórica su mala relación con el camporismo. Los senadores Héctor Vitale y Carolina Szelagowski responden a él y quedaron en la bancada que conduce Barrera.

En retirada: Los hermanos Alfredo y Aldo Sivero, otrora capos del peronismo seccional, no lograron recuperar General Alvear para el peronismno y empiezan a alejarse del mundo de la política.

Senadores: En Diputados no quedan dudas. El saladillense Walter Abarca, dominguista, quiere quedarse con la presidencia del bloque. Y el olavarriense César Valicenti, camporista, apuesta fuerte a que eso no suceda.

OCTAVA SECCIÓN

Aplastado. Así está el peronismo de la ciudad de La Plata. Los únicos que ostentan cargos que van más allá del Concejo Deliberante son Valeria Amendolara y Gustavo Di Marzio, ambos diputados, ambos encolumnados en el peronismo. De los dos, quien intenta armar, por ahora sólo a nivel local, es Amendolara. ¿Y los Bruera? Los hermanos Pablo y Gabriel están más preocupados por las denuncias y acusaciones provenientes de la gestión Garro que por lo que pueda suceder políticamente en 2017. Se muestran, pero hasta ahí nomás. El ex intendente y el concejal se hicieron presentes en el Congreso del PJ. Sin embargo, estuvieron casi todo el tiempo solos, aislados del resto; incluso de perdedores, como ellos. Otro que se mueve pero sin demasiado énfasis es Juan Manuel Pignocco. El santafesino de nacimiento ingresó en el Senado por la Sexta sección y ahora empieza a pensar en la Octava. Por el momento lo miran con recelo. De to-dos modos, son varios los peronistas que ven en él una buena apuesta a futuro.

En el Camporismo, la concejal y ex candidata a intendente Florencia Saintout sigue dolida por la derrota ante Bruera. No arma siquiera a nivel local. Son varios los “compañeros” camporistas que se sienten un tanto desamparados.

Dentro del kirchnerismo, el ex concejal Martín Alaniz recupera terreno en el alicaído kirchnerismo platense. Después de quedar afuera de la Legislatura en la elección pasada, el amigo de Máximo empieza a juntar de cara a lo que viene.

Históricos en cancha: n El vicepresidente del PJ, Omar Alegre, juega en la flamante agrupación denominada “Militancia para la Victoria”. El histórico “Pocho” Prandini también intenta asomar en ese espacio.

Coment� la nota