Barones caídos, nuevos caciques y sorpresas: el nuevo mapa del conurbano

Barones caídos, nuevos caciques y sorpresas: el nuevo mapa del conurbano

Tras las PASO, un análisis de cómo quedará configurada la región más densamente poblada del país

A más de doce horas del cierre del comicio, hay distritos que todavía siguen cargando datos -en Pilar, el escrutinio quedó estancado en la mitad- y si bien todavía falta la elección general, las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias permiten hacer un primer análisis sobre cómo quedará configurada la región más densamente poblada del país.

Las PASO de ayer marcaron el final de una era en un puñado de partidos, consolidaron liderazgos en otros, sembraron incertidumbre en algunos distritos y reafirmaron a un bloque de históricos que en algunos casos sumarán décadas al mando de los ejecutivos municipales.

Moreno, Merlo y Almirante Brown dieron la nota: respectivamente, las PASO dejaron fuera de competencia a los intendentes Mariano West -en manos del camporista Walter Festa-, Raúl Othacehé -quien perdió ante Gustavo Menéndez- y Darío Giustozzi -caído ante el sciolistaMariano Cascallares-. En Hurlingham, también fue sorpresiva la derrota del massista Luis Acuña, que si bien competirá en octubre, deberá remontar una diferencia de casi 15 puntos con el candidato kirchnerista, "Juanchi" Zabaleta. Una situación similar vive Joaquín de la Torre, intendente de San Miguel y uno de los pesos pesados del Frente Renovador: si bien fue el candidato más votado, el frente UNA quedó diez puntos por debajo de los 41 que obtuvo el kirchnerismo, que tendrá a Franco La Porta como candidato. También hubo sorpresa en San Vicente: el intendente Daniel Di Sabbatino cayó en la interna ante el camporista Diego "Chapu" Barralle por unos 30 puntos de diferencia, y en el distrito el oficialismo obtuvo el 44% contra el 32% de UNA, el segundo.

Las sorpresas -y las señales de alarmas- no se agotaron allí: en Tres de Febrero, Malvinas Argentinas y Pilar, Hugo Curto, Jesús Cariglino y Humberto Zúccaro, respectivamente, deberán poner sus barbas en remojo. El massista Cariglino cayó ante el kirchnerista Leonardo Nardini por poco menos de un punto, 40,16 contra 39,34-, mientras que el peronista Curto se impuso sobre Diego Valenzuela, de Cambiemos, pero por sólo un punto de diferencia -32 a 31-, con apenas 2000 votos de distancia. En Pilar, donde el escrutinio avanza a paso lento y pasado el mediodía del lunes sólo se contabilizó el 50% de los votos, Zúccaro gana la interna kirchnerista por un muy ajustado margen contra el sciolista José Molina, y si bien el FpV aventaja por más de 20 puntos a Cambiemos, Nicolás Ducoté es el candidato más votado del partido.

En Lanús, el secretario de Justicia Julián Álvarez resultó el más votado, con cerca del 37%, y enfrente tendrá a Néstor Grindetti, que se impuso en la interna de Cambiemos, que consiguió un 30% de los votos. En Morón, el hermano de Martín Sabbatella, Hernán Sabbatella, tuvo un triunfo claro dentro de la interna, pero, con 34%, el FpV quedó a sólo dos puntos de diferencia -unos 5.000 votos- de Cambiemos, que tendrá al esposo de María Eugenia Vidal, Ramiro Tagliaffero, como candidato.

En Ezeiza, las PASO dejaron la confirmación de que habrá un duelo de hermanos: Leonor Granados se impuso en la interna de UNA por poco menos de la mitad de los votos, pero el 23% de los votos que obtuvo el frente quedaron lejos de los 49 puntos que consiguió Alejandro Granados, por lo que muy probablemente en octubre el candidato kirchnerista vuelva a quedarse con la intendencia, cargo que ostentó durante 18 años, hasta 2013, cuando se licenció para asumir como ministro de Seguridad bonaerense.

Otro que volverá a la política bonaerense será el ex intendente Mario Ishii, de José C. Paz, que consiguió el 72% de los votos de la interna del FpV, que como fuerza obtuvo cerca del 49%.

En La Matanza, hubo cambio con sabor a continuidad: Verónica Magario, con el apoyo del actual intendente Fernando Espinoza, se quedó con la interna kirchnerista, que con el 51,32% quedó lejos de la lista de Cambiemos, que obtuvo un 23%. Así, se encamina a ser la única mujer que gobierne un municipio del conurbano -nada màs y nada menos que el más grande-. Sin embargo, el macrista Miguel Saredi consiguió allí unos 100.000 votos, una performance nada despreciable para un distrito de fuerte tradición peronista.

También habrá renovación en Escobar: con el intendente Sandro Guzmán fuera de la contienda,Ariel Sujarchuck, de Kolina, obtuvo cerca del 97% de los votos de la interna y consiguió el 42% de los votos para el FpV, que superó por 15 puntos al frente Cambiemos.

En unos comicios en los que mucho se ha hablado sobre "el triunfo de los oficialismos", en unos 13 partidos los intendentes en ejercicio se encaminan con comodidad y sin sobresaltos hacia la reelección en las generales de octubre.

Entre los kirchneristas, renovaron su liderazgo: Jorge Ferraresi, de Avellaneda, que obtuvo cerca del 45%; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, que se impuso con más del 48%; yPatricio Mussi, de Berazategui, con más de 55% de los votos. En San Martín, Gabriel Katopodis se impuso claramente en la interna y el FpV obtuvo más de 20 puntos de diferencia con Cambiemos. Francisco "Barba" Gutiérrez, de Quilmes, ganó la interna por más de 10 puntos y el kirchnerismo sumó más 44%, unos veinte puntos arriba de Cambiemos.

Por el lado del PRO, Jorge Macri, de Vicente López, se encamina a su segundo mandato con el 44% de los votos y 21 puntos de diferencia sobre el kirchnerista Enrique "Japonés" García. En el Frente Renovador, Luis Andreotti logró, con el 38%, unos diez puntos más que el conjunto del FpV, que tendrá al camporista titular del Renar, Matías Molle, como candidato, mientras que en Tigre, bastión de Sergio Massa, Julio Zamora derrotó, con el 38%, al kirchnerista Sergio Szpolski por más de 11 puntos.

En unos siete partidos, la reelección de mandatarios locales tuvo un matiz diferente: se trata de distritos en los que los intendentes, de repetirse el resultado en octubre, cumplirán en muchos casos dos décadas en la intendencia, y en algunos casos hasta tres.

En San Isidro, Gustavo Posse derrotó en la interna de Cambiemos a Guillermo Montenegro, y con casi el 58% de los votos en manos de su fuerza, se encamina a una nueva reelección que le permita ejercer la intendencia por dos décadas. Si se suman los 16 años que su padre, Melchor, fue intendente, en 2019, cuando termine el mandato que ahora está en juego, los Posse habrán gobernado por 36 años consecutivos el partido. Es decir, desde el inicio de la democracia.

En mayo de este año, Julio Pereyra cumplió 23 años al mando de la Intendencia de Florencio Varela. Ayer, se impuso en la interna kirchnerista por más de la mitad de los votos, y con 54% quedó posicionado para conseguir cuatro años más, con lo que sumaría 27.

Con dos décadas al frente de la intendencia, Alberto Descalzo se impuso en la primaria kirchnerista en Ituzaingó y con 40% de los votos para el FpV y 15 puntos de diferencia con Cambiemos, en octubre muy probablemente consiga cuatro años más.

Al mando del ejecutivo de Marcos Paz desde 2003, Ricardo Curutchet también se impuso claramente en la interna del kirchnerismo, y con 53% de los votos y 26 puntos de diferencia con el frente UNA quedó cerca de sumar un cuarto período.

El kirchnerista Fernando Gray, de Esteban Echeverría, obtuvo un claro triunfo en la interna y con 46% de votos para el FpV, irá por su tercer mandato.

Coment� la nota