300 años de gestión y pelean por volver

Son veinte. Pertenecen al grupo de los históricos intendentes de la Provincia. Algunos de ellos son conocidos como los viejos barones del Conurbano. Por diferentes motivos están dispuestos a volver.

Las razones son de lo más variadas, pero ninguna se relaciona con las palabras “juventud” y “renovación”. Lo cierto es que unos veinte ex jefes comunales que estuvieron, al menos, diez años al mando de sus distritos se anotaron como candidatos de cara a las PASO. Muchos de ellos habían se- guido en actividad, en cargos menores o des-de las bases. Otros se habían alejado de manera casi definitiva. Sin embargo, están listos para ir a las urnas, como tantas veces lo hicieron; y, por supuesto, a otra parte con eso  del trasvasamiento generacional. 

El primer lugar del podio es para un veterano barón peronista del Conurbano chico al que el electorado le dio la espalda en los comicios pasados. Se trata de Juan Delfino, de Suipacha, quien gobernó veinticuatro años de manera consecutiva, desde 1991 hasta 2015, cuando cayó ante el intendente al que ahora busca vencer, el radical Alejandro Federico. Casi comparte la cima Raúl Othacehé, exmandamás de Merlo, pero le bajaron la lista por “avales insuficientes”.

Un escalón más abajo del puntero, con veinte años sobre sus espaldas, otro barón peronista de la Primera, el malvinense Jesús Cariglino, que hoy defiende los colores de Juntos por el Cambio. “Para seguir con la transformación que empezamos juntos, una lista con jóvenes, vecinos, militantes, profesionales, que representan a un nuevo equipo de gente con ganas y empuje, que no afloja”, expresó el exduhaldista de 72 años, quien en 2015 no logró superar las primarias ante el K Leo Nardini. Esta vez, la revancha será en las generales. 

La medalla de bronce (compartida) de los veteranos ex que buscan regresar al sillón que tan caliente dejaron cuando se fueron es para Gilberto Alegre, de General Ville-gas. “Ni Macri, ni Cristina”, dijo el exmassista de la Cuarta ni bien se conoció que Pichetto iba a ser el compañero de fórmula del mandatario nacional. Claro, era el principal armador bonaerense del senador del PJ y, en principio, nada quería saber con Cambiemos. Le duró poco. Horas después se presentaba como postulante a la intendencia: le habilitaron la PASO contra el actual alcalde, Eduardo Campana. Ah, 18 fueron los alegres períodos de Gilberto, desde 1995 hasta 2013.

El otro que recorrió como intendente los años que necesita una persona para llegar a la mayoría de edad es Ricardo Moccero, de Coronel Suárez: gobernó entre 1995 y 2013. 

Y sí, ahora quiere volver. Intentará aprovechar la no presentación del actual manda-más, el radical Roberto “Pachi” Palacio, quien fue verdugo de su hermano Gustavo. “Teníamos un distrito ejemplar en la re-gión, pero en tres años y medio destruyeron  todo”, enfatizó el exlegislador que hace unos días sopló 63 velitas. Confianza, le sobra; experiencia, también. 

Siguiendo la recorrida descendente del ranking, les toca el turno a los muchachos de los 14 años. (N de la R: muchachos y no muchachas, ni muchaches, porque son todos hombres). El jefe comunal de Berazategui, Juan Patricio Mussi, decidió no jugar; y la posta de la candidatura la toma su padre, Juan José Mussi, quien estuvo al frente de la Comuna de 1987 a 1994 y de 2003 a 2010 (con interinatos en el medio). “Es mi última elección. Quería retirarme de la política en Berazategui, mi lugar de nacimiento, el amor de mi vida. El (por Patricio) tiene todo el tiempo del mundo. Por eso es que también fue fácil coincidir”, dijo a este medio el exsecretario de Medio Ambiente de Nación, exdiputado provincial y exministro de Salud bonaerense de 78 pirulos.

También pertenecen a este selectivo grupo Luis Oliver, de Daireaux, y Héctor Gutiérrez, de Pergamino, ambos radicales. Coinciden en que hace bastante tiempo no están en la Comuna. El primero dejó de ser intendente en 2009, cuando fue electo diputado provincial por la Sexta. Para volver tendrá que derrotar al actual mandamás, el peronista Alejandro Acervo. Gutiérrez, en tanto, sin lugar en Juntos por el Cambio, consiguió una lista de Consenso Federal y va por el sillón que ocupó entre 1999 y 2013 y ahora ocupa Javier Martínez (Pro). 

El listado de los exalcaldes con ansias de regreso va llegando al final. Ahora les toca a los once dirigentes con doce años de gestión, o sea, tres períodos completos. Uno de los casos más llamativos es el de Omar Duclós, de Azul (gobernó entre 1999 y 2011), quien hace aproximadamente un año abandonó las huestes de Margarita Stolbizer y, de la mano de Elisa Carrió, consiguió la posibilidad de competir en las primarias de Juntos por el Cambio ante el intendente Hernán Bertellys. Por su parte, el juninense Mario Meoni (integrante del Directorio del Bapro), de la mano de Sergio Massa se metió en las PASO del Frente de Todos juninense. Estuvo al mando desde 2003 hasta 2015.

También en ese mismo lapso, la docena de años que lideraron el país Néstor Kirchner y Cristina Fernández, gobernaron sus distritos Gustavo Sobrero (Lobos), quien va 

por la revancha ante el radical Jorge Etcheverry; Alberto Gelené (Las Flores), que decidió en los anteriores comicios no presentarse (dejó como postulante a su secretario de Deportes, Fabián Blanstein, quien luego caería ante el representante de Cambiemos, Ramón Canosa) y Jorge Paredi (Mar Chiquita), que antes de llegar a las generales para cruzarse con su verdugo radical Carlos Ronda tendrá que superar una áspera PASO, en la que se anotó su otrora alfil Marcelo Sosa.

También suma doce Aldo Sivero, de Gene-ral Alvear, aunque en períodos diferentes: de 1987 a 1995 y de 2003 a 2007, cuando presentó la renuncia. Por su parte, Ricardo Curetti, de Patagones, si bien acompañó co-mo jefe comunal la década K, en dos de los tres mandatos pidió licencia para asumir, primero, como Subsecretario en Asuntos Agrarios, y luego, como Director Provincial de Vialidad. En tanto, Luis Baldo (UCR), de Villa Gesell, fue intendente entre 1995 y 2007; Alfredo Castellari (UCR), de Navarro, entre 1999 y 2001; y Miguel Prince (Frente de Todos), de Luján, desde 1995 hasta 2007. 

El último párrafo es para quienes cumplieron los diez y van por los catorce. En primer lugar, el radical Walter Battistella (gobernó entre 2005 -reemplazó al fallecido Martín Callegaro- y 2015). El alcalde de Nueve de Julio cayó en las PASO de 2015 ante el mandamás Pro Mariano Barroso y ahora, sin lugar en Juntos por el Cambio, de la mano del alfonsinismo, se quedó con la papeleta de Consenso Federal. Por otra parte, Fernando Espinoza (gobernó entre 2005 -reemplazó a Alberto Balestrini, electo diputado nacional- y 2015), a quien le quedan dos años como di-putado nacional, toma el lugar de candidato a intendente en La Matanza, pues Verónica Magario va como vice de Axel Kicillof. 

Veintiocho, veinte, quince, doce años como jefes comunales, y ahora van por más. Pero no por mucho más. Los protagonistas de esta historia podrán permanecer en el mando de sus pagos chicos, a lo sumo, por dos períodos consecutivos, ya que desde agosto desde 2016, intendentes, legisladores, concejales y consejeros escolares no tienen reelección indefinida en la provincia de Buenos Aires. Y rige desde ese mismo momento, por lo que los representantes electos en 2015 que van por la re en estos comicios, no podrán presentarse en 2023. Sí podrán hacerlo los ex que ganen, pero será la última.

Los veteranos que decidieron bajarse de la pelea por la comuna

Entre los veinte jefes comunales actuales que no van por un nuevo mandato se encuentran dos de los históricos. Uno, radical; el otro, kirchnerista. El primero, que es récord en la Provincia (al menos desde la vuelta de la democracia hasta acá), es Aníbal Loubet, de General Guido, quien decidió, por motivos personales, alejarse, al menos por ahora, definitivamente de la política. Gobierna el municipio hace 28 años, desde 1991.

El otro con gran experiencia que no va como jefe comunal es Alberto Conocchiari, de Lenadro N. Alem, aunque en su caso, lejos está de retirarse de la actividad: lo ubicaron como tercero en la lista de diputados de la Cuarta sección. Está al mando de su pago chico desde 1999, nada más y nada menos que dos décadas. 

Interinos que no van más 

Los jefes comunales de Florencio Varela, Julio Pereyra, y de General Paz, Juan Carlos Veramendi, quienes se encuentran de licencia, decidieron no volver a presentarse como candidatos. El primero es diputado por la Primera y dejó como postulante a su interino, Andrés Watson. El se-gundo se retiró hace un tiempo y la posta la tomó Juan Manuel Alvarez. Pereyra asumió como intendente en mayo de 1992, hace 27 años; Veramendi, en tanto, ingresó en el palacio comunal en 2007, una docena de años atrás. 

Coment� la nota