Mano a mano en el PJ bonaerense: un ex massista vs. un ultra cristinista

Mano a mano en el PJ bonaerense: un ex massista vs. un ultra cristinista

Esta noche vence el plazo para inscribir las listas de candidatos. Si Gustavo Menéndez y Fernando Espinoza no logran la unidad, podría surgir una tercera opción "neutral".

Llegó el día clave para la definición del futuro del PJ bonaerense: esta noche vence el plazo de inscripción de listas para la elección de su presidente y la contienda, atravesada por las divisiones que sufre el peronismo tras las derrotas acumuladas, enfrenta al actual jefe partidario y diputado electo por Unidad Ciudadana, Fernando Espinoza, que busca la reelección con apoyo del sector kirchnerista, contra la liga de intendentes que brega por “renovar” el espacio y lleva a la cabeza a su par de Merlo, el ex massista, Gustavo Menéndez.

Los celulares de los dirigentes peronistas ardieron durante última semana, pero hoy la mesa de negociación será cara a cara. El grupo de intendentes apostará hasta último momento a que Espinoza dé un paso al costado. El mensaje a transmitir es claro: “Tiene a La Matanza pero no cuenta con los casi 30 de 45 intendentes peronistas que quedan en la Provincia”. Lo que en otras palabras es dejarlo solo, sin apoyo.

Pero el ultra cristinista Espinoza ratificará su convicción de seguir al frente del partido que conduce desde 2013. Ayer, el electo diputado ganó el apoyo del jefe comunal camporista de Moreno, Walter Festa, que en un inicio también se había postulado, y tiene el aval de su discípula en la intendencia de La Matanza, Verónica Magario. Ese es un principal capital político hoy, junto al apoyo de sectores kirchneristas. Anoche se reunió con referentes de la CGT y movimiento sociales en busca de ganar avales.

Mirá tambiénLa Legislatura bonaerense sancionó el Presupuesto y la reforma impositiva

El matancero sucedió a Alberto Balestrini en el distrito más grande de la Provincia, estuvo a su mando 10 años y hace cuatro años conduce el PJ bonaerense. Pero la acumulación de derrotas y la necesidad de "caras nuevas" es lo que le reprochan. En 2015, su fórmula con Julián Domínguez perdió la interna por la gobernación contra Aníbal Fernández y Martín Sabbatella. En las legislativas de este año, pidió licencia del partido y compitió dentro de Unidad Ciudadana -el frente que Cristina Kirchner armó sin el PJ- donde ganó una banca de diputado, aunque el espacio perdió contra Cambiemos.

Menéndez, por su parte, lleva menos camino transitado. Su nombre cobró peso en las legislativas de 2013 como candidato del Frente Renovador de Sergio Massa para enfrentar al espacio del intendente Raúl Othacehé. Pero tras esa elección, Othacehé se pasó al massismo (aún hoy se lo reprochan sus aliados a Massa) y él, en ese entonces concejal, volvió a las filas del FPV. Con ese sello, en 2015, logró remover al inoxidable jefe comunal, que llevaba 24 años al frente del Partido.

Mirá tambiénVence el plazo para presentar las listas y el PJ bonaerense no logra la unidad

Menéndez cuenta con el apoyo de los intendentes del ahora rearmado Grupo Esmeralda, como Martín Insaurralde de Lomas de Zamora y Mariano Cascallares (Almirante Brown), y de otros que jugaron con Florencio Randazzo las pasadas elecciones como Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta (Hurlingham). También tiende lazos hacia el sindicalismo de Facundo Moyano y Carlos Acuña.

El sector K desconfía de Menéndez y no le perdona la foto junto al jefe de la bancada en Senadores, Miguel Angel Pichetto -que quiere formar un bloque sin Cristina Kirchner.

Hasta ahora, ambos bandos coinciden en un único punto: evitar internas, aunque en las ultimas horas en el entorno de La Matanza amenazaban con abrir esa posibilidad.

Mirá tambiénEl "berreta" de Aníbal Fernández y su socio "traidor" del PJ

Pero lo más probable es que las opciones se limiten a dos: que alguno de los dos ceda y se baje, o que se elija una tercera opción "neutral".

Sin embargo, Espinoza no atina a correrse y Menéndez a priori tampoco, aunque si estipulan que quien presida el PJ no puede tener aspiraciones en 2019, eso puede complicarlo.

Un último salvavidas puede ser que todos se encolumnen detrás de un tercero que logre consenso de todas las partes. El que cierra en las filas más K y de los renovadores, es el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo. Insaurralde también propone a Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Julio Pereyra (Florencio Varela) es otro nombre que "no molestaría". Ayer, propuesto por un jefe comunal del interior, se sumó a esas opciones Jorge Taiana, que viene de compartir fórmula con Cristina. Dentro de ese esquema, algunos sugieren que se fije un mandato interino de seis meses.

Coment� la nota