La intimidad del lanzamiento de Alternativa Federal en Mar del Plata

Todo lo que dejó el lanzamiento de Alternativa Federal en Mar del Plata. Preocupaciones, alivios y una Moncloa sin el kirchnerismo.

Por: Augusto Taglioni.

Alternativa Federal puso rodilla en tierra en la provincia, tal vez una de sus mayores falencias teniendo en cuenta que sin una referencia fuerte en territorio bonaerense resultará difícil aspirar a una buena elección nacional. Mar del Plata parece ser un distrito prioritario para este espacio y allí se los vieron los marplanteses Alejandra Martínez, Ariel Ciano,Juan Manuel Cheppi y Javier Faroni, principales articuladores de esta alternativa en la ciudad. 

Por los pasillos de La Normandina se vio a dirigentes de todos los colores. Desde José “Pepe” Scioli, hasta Diego Bossio, el luchador José “Acero” Cali, el cegetista Carlos Acuña o el diputado José Ottavis, quien fumaba en una ventana como intentando pasar desapercibido. Al mismo tiempo, Graciela Camaño caminaba de un lado a otro, Malena Galmarini conversaba con Camau Espindola y Marco Lavagna respondía más preguntas sobre el futuro político de su padre que de la crisis económica. 

En una cafetería con acceso restringido se mostraban juntos los cinco gobernadores que se hicieron presentes en el encuentro. Sergio Casas de La Rioja, Hugo Passalaqua de Misiones, Mariano Arcioni de Chubut, Gerardo Zamora de Santiago del Estero y Juan Schiaretti de Córdoba. El punto en común de todos ellos es que forman parte de partidos provinciales que no dependen tanto del arrastre de Cristina Fernández de Kirchner, motivo por el que parece que pegó le faltazo el tucumano Juan Manzur quien en las últimas horas se posicionó dentro de espacio que lidera la ex presidenta. Juan Manuel Urtubey se fue antes, la razón oficial fueron las inundaciones en Salta pero uno de los asistentes le dijo con mucha seguridad a este medio que “fue por una cuestión de ego”. 

La presencia de gobernadores preocupó hasta el último momento a los organizadores y, lo que al principio eran gestos de fastidio terminó siendo de alivio dado que de los cuarto ausentes, una mandó representante (Rosana Bertone al senador Julio Catalán Magni) y dos (Domingo Peppo de Chaco y Gustavo Bordet de Entre Ríos) mandaron mensajes grabados para dejar en claro la pertenencia al frente que se está construyendo. 

Otras dos referencias importantes fueron Margarita Stolbizer y Roberto Lavagna que mandaron videos en el que coincidieron en “la necesidad de romper la grieta” y “la vocación por construir una unidad nacional” con todos los sectores. 

En esa línea se movieron los discursos de los tres oradores. El misionero Passalaqua recalcó el sentido federal de la propuesta y en un discurso muy breve dijo que “Alternativa Federal viene a salvar a la Argentina”. 

El que se sacó todas las ganas de dar un discurso fuera de lo que se conoce como políticamente correcto fue el senador Miguel Ángel Pichetto. En apenas 15 minutos de alocución, reivindicó a las Fuerzas Armadas en seguridad interior, pidió terminar con “la Argentina planera” para enfocarse en el trabajo y la producción, fustigó a los ambientalistas que “se oponen al desarrollo” y en una clara imitación a Donald Trump dijo que “hay impedir el ingreso de productor de porquería que vienen de China para destruir nuestra industria”. También tuvo tiempo para el autoelogio y sostuvo que “es un buen candidato porque tiene experiencia”. Al final, reivindicó “el ejercicio de la política que no tiene nada que ver con 140 caracteres”. 

Massa, fiel a su estilo, fue mucho más sutil y desarrolló un discurso más estructurado, despojado de improvisaciones y enfocado en el gobierno. Trabajo, industria, ciencia y tecnología y unidad fueron algunas de las frases que se repitieron en sus palabras de cierre. En cuanto a propuestas, aseguró que se necesita “una Moncloa que reúna en una mesa a trabajadores con empresarios” para que “nos pongamos de pie ante un gobierno que nos puso de rodillas”. 

Con un estilo crítico, el líder del Frente Renovador apuntó a la justicia y propuso que “los jueces rindan exámenes: el que está bien sigue y el que no se va”. Antes y durante el acto, Massa le habló a los votantes de Unidad Ciudadana mientras Pichetto o Schiaretti se limitaron a diferenciarse del kirchnerismo por considerarlo parte del pasado. Se nota allí una intención de interpelar a ese votante pensando en un voto útil contra Macri. 

El más aplaudido fue Sergio Casas, gobernador de La Rioja que recibió el apoyo de sus pares en el contexto de puja con el gobierno luego del referéndum que lo habilitó para ir por un nuevo mandato pero por su propia banda que lo aplaudió mientras flameaban banderas con su cara. También fueron visibles las flameadoras de Libres del Sur que tenía a Humberto Tumini en el escenario y algunas referencia del Partido Justicialista de San Isidro y Tigre.

Finalmente, Massa hizo referencia a la provincia de Buenos Aires con una llamativa confianza. “Estoy seguro de que vamos a ganar y recuperar la provincia de Buenos Aires”, gritó con fuerza. Esa seguridad aún no viene acompañada de una candidatura, pequeño detalle a tener en cuenta. 

Mientras algunos bailaban al ritmo de Ulises Bueno, Alternativa Federal se puso en marcha como la tercera fuerza que disputará la presidencia, sin intención de acordar con el kirchnerismo, con la voluntad puesta en construir lazos con el socialismo y el radicalismo disidente y con una impronta federal que esperan poder sostener, al menos, hasta el cierre de listas. 

Coment� la nota