Macri, obligado a revisar su estrategia

Por Carlos Pagni

Mauricio Macri retuvo anoche la ciudad de Buenos Aires para Pro con el triunfo de Horacio Rodríguez Larreta. Pero la victoria fue tan ajustada que cobija un inventario de problemas. Sobre todo para la carrera de Macri. Larreta venció a Martín Lousteau por sólo 3 puntos. 

Quiere decir que uno de los candidatos más competitivos a la Presidencia se asomó al abismo de la derrota en su propio reino. Un desenlace que anoche se festejó en La Plata, en Santa Cruz y, con un tono de autosugestión, también en Tigre. Macri debe revisar su estrategia.

Lousteau enfrentó a Macri y a Larreta con una dificultad. No sólo porque el candidato de ECO pertenece a Cambiemos, la coalición de Pro, el radicalismo y la Coalición Cívica. Hay rasgos personales que hicieron de Lousteau un challenger peligroso. Es joven, informal, propositivo y tecnocrático. Es decir, corresponde al canon estético del oficialismo porteño. Imposible reducirlo a la rudimentaria clasificación nueva/vieja política de la receta de Jaime Durán Barba.

Sobre la insegura plataforma de anoche Macri debe relanzar su candidatura, afectada por la presunción de que el peronismo, con Daniel Scioli a la cabeza, tiene el trofeo casi asegurado. Un espejismo tan evanescente como el que hace unos meses daba al propio Macri como indiscutible ganador. O como el que prometía hasta ayer una marcha triunfal de Larreta.

El primer reto de Macri es ajustar su relación con la UCR. El ballottage fue un episodio crucial en la historia de ese vínculo. Lousteau tuvo una performance sorprendente: superó por casi 13 puntos el 35,73% que obtuvo Daniel Filmus en 2011 y puso contra las cuerdas a un oficialismo poderoso y opulento como el de la ciudad de Buenos Aires. Una situación que el sociólogo Julio Aurelio vaticinó ante Chrystian Colombo anteayer por la tarde.

Como se observó anoche, la UCR buscará capitalizar ese resultado en su sociedad con Pro. Sanz utilizó la liturgia de ayer para impulsarse hacia las primarias del 9 de agosto. A la luz del experimento Lousteau, endurecerá sus planteos frente a Macri.

Si aspira a contener detrás de sí a una mayoría no peronista, Macri deberá dar una respuesta a la expectativa que los cómputos porteños crearon entre sus aliados radicales. Ellos aspiran a que el líder de Pro y candidato más probable a competir contra Scioli les reconozca mayor peso dentro del frente. Colocan el rendimiento de Lousteau al lado del triunfo de Alfredo Cornejo en Mendoza, la victoria del partido en Corrientes, el papel que ocupa en el oficialismo de Santa Fe y el segundo lugar que conquistó en casi todas las elecciones que perdió. El argumento va más allá de la campaña electoral. Fue pensado para reclamar un espacio más amplio de poder en un eventual gobierno de coalición encabezado por el jefe porteño.

A Macri le cuesta advertir que la asociación de la UCR con Pro no es un contrato de adhesión. Es una estrategia de reconstrucción partidaria. Sólo el desconocimiento de ese propósito lo pudo llevar, pocos días después de la convención de Gualeguaychú, a decir que no tenía en cuenta a los radicales para gobernar. Ayer esos despechados demostraron que, si no están en condiciones de llevar a la victoria a un candidato a presidente, sí pueden conducirlo a la derrota.

Aconsejado por la misma incomprensión, Macri postuló para la provincia de Buenos Aires una fórmula exclusiva de su partido: María Eugenia Vidal-Cristian Ritondo. Recién cuando Sanz amenazó con retirarse del acuerdo la modificó. Esa misma falta de visión hizo que Macri fantaseara con que Lousteau y sus aliados desistirían de la segunda vuelta. El resultado de anoche terminó de demostrar por qué no lo iba a hacer.

El jefe de gobierno porteño tuvo varias oportunidades de evitar el riesgo de ayer. El año pasado Lousteau le ofreció participar de las primarias en un frente común. Macri no aceptó. En marzo, la dirigencia del radicalismo de la Capital le aconsejó superponer las elecciones locales con las nacionales. Macri sería así el candidato de toda la coalición y la pelea por la sucesión municipal no lo perjudicaría. Tampoco aceptó. ¿Se equivocó o se fijó otras prioridades? Es probable que las propuestas de sus aliados lo hubieran forzado a postular a Gabriela Michetti, no a Larreta. Pero para Macri ha sido un objetivo no negociable que su jefe de Gabinete fuera su heredero. Anoche lo logró. Con un costo: no pudo encuadrar a sus aliados en una ecuación común, lo que abre un signo de interrogación sobre su habilidad para hacerlo en otros escenarios. Por ejemplo, en el ejercicio de la administración.

Macri deberá ahora aliviar las tensiones que afectan a su propia corriente. La ensoñación de una oferta "Pro puro", aconsejada por Durán Barba, es incompatible con la formación de una coalición. Una campaña vacía de definiciones, apostando sólo al candidato y su "círculo amarillo", tampoco hace juego con la necesidad de representar sectores sociales y tradiciones conceptuales muy diversas.

El dilema de Macri no es reductible a una opción entre el marketing post o antipolítico, y una partidocracia anquilosada. El ciclo histórico en que le toca actuar, signado por el tenaz y profundo vacío de representación de los sectores no peronistas, lo obliga a encarar una reconstrucción de la política a través de la política.

El acuerdo alcanzado con la UCR y la Coalición Cívica es la materia prima, insuficiente pero indispensable, de esa operación. ¿Está en condiciones Macri de liderar ese proceso? ¿Podrá convocar detrás de sí a sectores que no pertenecen a su fuerza? Son incógnitas decisivas para la polarización electoral que él pretende promover; para la formación de una administración en el caso de que gane, y también para determinar el alcance y la consistencia de la oposición al futuro presidente, en el caso de que pierda.

El problema anterior impone a Macri un desafío discursivo. La consigna principal que "el Ekeko", como llaman con cariño a Durán Barba los dirigentes de Pro, imparte a sus discípulos: "No hay que definirse acerca de nada" comenzó a fracasar en el lugar menos pensado: la Capital. Lousteau obtuvo un resultado sorprendente con una campaña conceptual. Por otra parte, si Macri no identifica su pretensión de ser "el cambio" con algunos contenidos, corre el riesgo de que sus competidores agiten en el electorado el miedo a lo desconocido. Es lo que hace Scioli cada vez que dice: "Qué sé yo qué querrán cambiar...". Macri debe superar un peligro grave para cualquier político: que su identidad sea definida por sus rivales.

Para Pro también existe un problema territorial. Quienes gestionan su campaña advierten que es necesario dotar de mayor autonomía al proselitismo local. La federalización de la receta porteña no les ha dado resultado y ahora buscan definir una estética y una propuesta específicas para cada candidato. En este paisaje se destaca Vidal, la abanderada de Pro en la provincia de Buenos Aires.

Las encuestas más confiables revelan que ha mejorado bastante. Ya la conoce alrededor del 70% de los votantes y el 25% de ellos podría elegirla. Si esos números se confirmaran, Vidal podría ser, gracias a la fractura peronista, la candidata más votada en las primarias. Para realizar ese objetivo el partido de Macri debería asegurarse una fiscalización aceptable. El recurso a los adorables voluntarios que se ofrecen por Facebook demostró ser riesgoso: los colaboradores de Vidal detectaron que muchísimos de ellos militan en el Frente para la Victoria. La cultura del encuentro.

¿Encargará Macri a Rodríguez Larreta su campaña nacional? Quienes aconsejan esa decisión apuestan a la capacidad organizativa del futuro jefe de gobierno. Y también a una novedad: la aureola de autoridad que comienza a iluminar a Larreta. Hasta anoche, funcionó como un Robin perfecto. Basta observar su foto andando en bicicleta junto a Macri y Diego Santilli, el miércoles pasado: el líder porteño iba sobre una mountain, mientras que sus escoltas pedaleaban sobre dos plegables.

Sin embargo, es posible que las urnas de ayer hayan sido la cuna de un nuevo Larreta. Es el segundo, nítido, de Pro. Y para los dirigentes con aversión al riesgo ofrece un futuro de cuatro años, más modestos pero más seguros que los que promete Macri. Además, si Macri tuviera la desdicha de perder, Larreta podría disputar el trono partidario. En síntesis: el triunfador de anoche ya está en condiciones de reclamar una bicicleta de adulto.

Larreta definirá su posición cuando regrese de la semana que pasará a partir del jueves en Miami. En esos días va a garabatear su gabinete. Hay figuras inevitables: su mano derecha, Franco Moccia; el subsecretario de Compras, Roberto Gigante; el director del Colón, Darío Lopérfido; la directora de la Bienal de Arte Joven, Luciana Blasco; el líder de Generación Argentina Política, Juan Ignacio Maquieyra, y la ministra de Acción Social, Carolina Stanley.

El sucesor de Macri elaboró un proyecto para el área de cultura, con la idea de descentralizar la oferta a los barrios. Y lanzará un plan para la urbanización de villas de emergencia, a cargo de Carlos Pedrini. Su iniciativa más ambiciosa es un programa de seguridad, detallado en un trabajo de 500 páginas. No está claro si Guillermo Montenegro será el encargado de operarlo.

Además de diferenciarse de Macri con algunos programas, Larreta aspira a dar otro tono a su gobierno. Enfatizará la gestión social, sanitaria y educativa. En otras palabras, se correrá hacia la izquierda, obediente al mandato desarrollista de su padre, el inolvidable Horacio..

Coment� la nota