Los intendentes del PJ se alinean en el tablero de poder que manejan Fernández y Kicillof

Katopodis, Zabaleta, Cascallares y Zamora hacen valer el peso de sus votos

Cercanías previas, amistades, lealtades y muñeca política se combinan a la hora de encontrar motivos para los alineamientos que una porción de los intendentes más importantes del peronismo bonaerense forjan en el nuevo tablero de poder que comandan Alberto Fernández y Axel Kicillof.

Esas razones enmarcan buena parte de la dinámica que ensayan jefes distritales como Gabriel Katopodis, de San Martín; Juan Zabaleta, de Hurlingham; Mariano Cascallares, de Almirante Brown, y Julio Zamora, de Tigre, que se muestran cercanos al presidente electo.

El peso de los votos y la importancia de su representatividad territorial son los activos de los mandatarios locales, que también se muestran alineados con el gobernador surgido de las urnas el domingo pasado, después de los recelos iniciales en la relación.

"Con Alberto, algunos tienen un vínculo que viene desde hace tiempo, porque estuvieron en la elección de 2017 con [Florencio] Randazzo, como Katopodis y Zabaleta. Pero Alberto es muy abierto. Y Axel es de los nuestros, cualquier resquemor quedó de lado", resume a LA NACION un intendente de la decisiva tercera sección electoral.

El pasado compartido con Randazzo, de quien el presidente electo fue jefe de campaña en el espacio Cumplir, es un capital de Katopodis y Zabaleta, quien estuvo con el exministro del Interior en las PASO de 2017 y se alejó en las generales. Ese divorcio momentáneo "es un tema absolutamente superado y nunca fue un problema, ni siquiera en ese momento", asegura un hombre de estrecha confianza del intendente de Hurlingham.

El grupo de intendentes peronistas del conurbano cercano a Fernández tiene más nombres, como los de Zamora y Cascallares. Según cuenta a LA NACION una fuente muy allegada al intendente de Tigre, la cercanía con Alberto es porque lo "bancó en el cierre de listas". Esa definición de candidaturas fue traumática en Tigre porque Zamora, enemistado con Sergio Massa, sospechó que no lo dejarían presentarse y que sería reemplazado por Malena Galmarini. Finalmente se selló una tregua, Zamora fue candidato y obtuvo la reelección.

Ads by 

"Katopodis y Juanchi [por Zabaleta] son las llaves con Alberto, por relación previa", afirman cerca del mandatario de Hurlingham. En paralelo, Cascallares, jefe comunal de Almirante Brown, es considerado uno de los "articuladores" en el esquema de intendentes de Fernández.

Juan Pablo Biondi, vocero del presidente electo, "es de Adrogué [localidad cabecera de Almirante Brown] y amigo de Mariano", describe un hombre de confianza del intendente. En este grupo también anotan a Juan Pablo de Jesús, quien en diciembre dejará de ser intendente del Partido de La Costa.

Kirchnerismo puro

Las fuentes coinciden en ubicar a Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, como un elemento clave en la relación con Kicillof y con Máximo Kirchner.

"Axel es Máximo, la relación más aceitada es la de Insaurralde", confía a LA NACION una fuente al tanto de los movimientos del PJ en el conurbano, y el dato lo confirman en la tercera sección electoral.

Entre los mandatarios locales cercanos a Fernández, también hay alineamiento con el nuevo gobernador. "Voy a encolumnarme. Independientemente de la relación con Alberto, soy un intendente del PJ", aclara uno de ellos. Fernando Gray, presidente del PJ bonaerense, aparece como otro de los interlocutores de Kicillof, quien el jueves reunió en Tigre a más de 70 intendentes del PJ.

"Estamos preocupados por la infraestructura escolar, la salud y los hospitales. Y por la paralización de obras en nuestros distritos", dice a LA NACION uno de los intendentes del conurbano que fueron parte de ese encuentro, sobre los pedidos que le hicieron al gobernador electo.

Los intendentes tendrán representación en el Poder Ejecutivo bonaerense, con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, como vicegobernadora. "Es una par nuestra, la vamos a poder tener como interlocutora. Pero va tener un rol legislativo", afirma un intendente de la primera sección electoral.

"Va a tener que concentrarse en el Senado bonaerense en minoría", advierte un colega suyo. A Magario la reemplazará en el municipio Fernando Espinoza.

Los jefes comunales se apoyan en el caudal de votos que sienten propios y que sumaron a los candidatos a presidente y a gobernador del Frente de Todos. "Solamente entre Lomas, Brown y Esteban Echeverría se aportaron 500.000 votos, eso no existe ni en una provincia. El peso electoral fue, sobre todo, la zona sur del conurbano, y los intendentes traccionaron esos votos", resalta un influyente intendente del PJ. La Matanza, también en la tercera sección electoral, sumó otro medio millón de votos para Fernández y Kicillof.

Coment� la nota