Vidal reunió al PRO y a la UCR para una foto con sonrisas y bajar urgente el tono de la pelea

 Vidal reunió al PRO y a la UCR para una foto con sonrisas y bajar urgente el tono de la pelea

Fue una mesa conformada para hablar de política y no de gestión. Se estima que habrá encuentros de estos cada dos o tres semanas. El radicalismo quiere que se lo consulte sobre la marcha del armado de Cambiemos. Desde el PRO veían necesario hacerle un “mimo” a los correligionarios sobre todo ante el paro docente de mañana. Fue un primer encuentro para romper el hielo y conformar la mesa de discusión electoral.

Por Ricardo Carossino

Había que tener una foto con todos sonriendo y se logró en el Banco Provincia. María Eugenia Vidal consiguió que el PRO y la UCR tuvieran una imagen de concordia y de distención después de la presión de los radicales para pedir espacio dentro de Cambiemos.

Ciertamente, por lo bajo el descontento empezó hace meses, pero el error del Cambiemos fue dejar que la caldera calentara demasiado y ahora la tienen que enfriar, frase usada por el futuro titular de la CGT Juan Carlos Smith.

Para evitar que explotara la caldera, Vidal parece haber leído la nota del gremialista que publicó Página 12 este domingo y si bien no se refería a ella o a esta situación, quizás le pareció un buen consejo y convocó a una mesa de diálogo para empezar a trazar estrategias electorales de cara al 2017.

Se hizo la reunión y se rompió el hielo. No todos se conocían y por ser el primer encuentro, las dos fuentes consultadas por Política del Sur, tanto del PRO como de la UCR, llamativamente coincidieron en el análisis que transmitieron a este medio.

La reunión tuvo un definitivo tinte político. Poco y nada tuvo que ver con la gestión de María Eugenia Vidal en la Provincia, porque las diferencias ideológicas entre ambos espacios hoy están más en tensión en la órbita nacional donde se juegan, desde luego, decisiones que afectan al futuro del país en lo inmediato.

En lo que respecto al territorio bonaerense, desde el radicalismo admitieron a Política del Sur que se sienten más integrados a la gestión de la gobernadora en cuando al Ejecutivo y al Parlamento provincial, pero sin duda venían reclamando lo que para la UCR es esencial en su ADN: presencia política.

La incorporación de la UCR a un espacio de consulta más formal y sobre todo más expuesto ante la sociedad viene después de dos hechos rotundos. Uno, el portazo del radicalismo al intendente de La Plata, Julio Garro y el otro, la incorporación al PRO del intendente de Azul Hernán Bertellys sin que se haya consultado a los correligionarios.

Esto generó el malestar que levantó la temperatura para que la gobernadora llamara a una mesa de conversación y bajar los decibeles de la pelea donde estuvieron por el PRO, por los intendentes de Lanús (en representación de la Tercera), Néstor Grindetti, su par de Vicente López (por la Primera), Jorge Macri el Ministro de Gobierno Federico Salvai, el Secretario General de Gobierno, Fabián Perechodnik y el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca.

Por el lado del radicalismo asistieron el vicegobernador Daniel Salvador, el senador Roberto Costa, los intendentes representantes de cada espacio: por la UCR, Miguel Gargaglione (San Cayetano), Franco Flexas (General Viamonte) y David Hirtz (Adolfo Alsina) y el secretario general del Comité Provincia, Ricardo Sánchez.

Por el lado del PRO, la fuente consultada también consideró “positiva” la reunión y explicó que se hará un encuentro de esta tónica cada dos o tres semanas, aunque no dejaron puesta ninguna fecha para la segunda reunión.

Desde el macrismo también explicaron a Política del Sur que fue un encuentro político para empezar a trazar estrategias electorales de cara al 2017, pero q    ue fue un primer acercamiento para hablar del tema y que no se ahondó mucho.

Claramente fue la presentación formal y la conformación de una mediana para sostener el frente Cambiemos intacto en la Provincia, sobre todo en momentos en que la gestión de Vidal, enfrentará esta semana un paro docente.

Desde ambos sectores por otra parte remarcaron que no se habló de las PASO, ni de las listas, y mucho menos de nombres, cosas que se irán viendo con el correr de los encuentros.

Claramente, el radicalismo tiene en su horizonte inmediato antes que nada la resolución de su interna para el comité provincia, y desde el PRO confesaron que no hay nombres para candidatear aún y que esperan lo que defina Vidal.

Definitivamente, Vidal, que crece en las encuestas y tiene el mando del gobierno, parece manejar el lápiz interno y todos esperarán qué dice ella que habla con Jorge Macri de su partido, con Elisa Carrió para calmar sus ansias de protagonismo y con Margarita Stolbizer que parece ser un reemplazo más digerible que la líder de la Coalición Cívica.

Por el lado del radicalismo tampoco tienen hoy un nombre que mida lo suficiente como para hacerle sombra a un Sergio Massa, pero lo cierto es que ninguno de las dos fuentes aceptaron esta lectura de Política del Sur, y hasta desde el macrismo se atrevieron a decir que podría salir un nombre desde Desarrollo Social, sin aclarar si es de Provincia (Santiago López Medrano) o Nación (Carolina Stanley) que está recorriendo el conurbano con Vidal.

Consultada la fuente del radicalismo sobre porqué creen que el PRO tardó tanto en hacer esta convocatoria para enfriar la pelea, opinó que los dirigentes macristas mezclan gestión con política y no entienden a un partido como el radicalismo que necesita protagonismo en las decisiones del armado electoral.

De cualquier manera, el primer resultado de este encuentro parece haber sido necesario y acertado para que Cambiemos no se rompa en un momento en el que el Gobierno nacional no pasa por su mejor momento económico.

Coment� la nota