El coronavirus infectó los planes de relanzamiento de la oposición

El coronavirus infectó los planes de relanzamiento de la oposición

Tras el fracaso del lockout agrario, Cambiemos aspiraba a endurecer su posición viajando a Jujuy para respaldar a Morales, pero el plan fue suspendido por la crisis sanitaria.

El cierre anticipado de la feria Expoagro en San Nicolás para evitar la propagación del coronavirus terminó de restringir la agenda política de Juntos por el Cambio para las próximas semanas. La decisión fue adoptada a la fuerza, por la declaración de la emergencia sanitaria a nivel nacional y luego del primer lockout agrario del año que convocó la Mesa de Enlace y que terminó este jueves con un dispar respaldo de la alianza opositora con su principal base electoral, que está dividida respecto a la pertinencia de cortar las rutas para evitar el aumento de las retenciones a las exportaciones agrarias.

Dentro de Cambiemos el lockout agrario y la edición de Expoagro implicaban dos hitos importantes para relanzar la agenda opositora, pero el clima y el crecimiento de la pandemia le arruinaron los planes. La lluvia sirvió para calmar la ansiedad de los grandes jugadores del agronegocio sobre el impacto de la sequía de este año, pero transformaron a la feria en un lodazal de difícil acceso para los políticos opositores. También para la realización de la asamblea de autoconvocados prevista, que no pudo extender ni endurecer el plan de lucha que la Mesa de Enlace había resuelto a regañadientes para evitar que sus bases más “ultra” les pasaran por encima.

En San Nicolás hubo pocos diputados y senadores nacionales del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, pero el expresidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, no se privó de mostrarse con el exministro del Interior, Rogelio Frigerio, y con el diputado nacional Sebastián García De Luca, para lanzar un espacio de “identidad peronista” dentro del PRO y de la alianza opositora.

En medio de la pandemia el dato casi pasó inadvertido, pero se trata del lanzamiento de una línea interna del macrismo que busca diferenciarse del sector más duro del partido, impulsado por su actual titular, la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “Hay una decisión muy explícita en esa foto, que consiste en lanzar un nuevo espacio dentro del PRO, que busca sumar hacia afuera de una coalición muy heterogénea. Nosotros creemos que con el 40% de octubre no alcanza para ganar, y creemos que hay que buscar a otros sectores del peronismo”, explicó a este diario uno de los participantes del espacio.

La paranoia del palacio

Por fuera del relanzamiento del “monzoísmo”, las visitas a Expoagro no sólo estuvieron raleadas por las diferencias que tiene cada partido respecto a la pertinencia de acompañar y promover el endurecimiento de medidas de fuerza contra la administración del presidente Alberto Fernández. La propagación del coronavirus también ayudó y encendió silenciosas luces de alarma desde la semana pasada, cuando los temores de contagio se extendieron como un reguero de pólvora dentro del Palacio Legislativo, apenas el presidente brasileño Jair Bolsonaro tuvo que someterse a un test para saber si estaba infectado.

¿Qué conectó al test que tuvo que hacerse Bolsonaro con el miedo que comenzó a circular dentro del Congreso argentino? La visita que realizó el 5 de marzo el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, junto a una comitiva multipartidaria integrada por Álvaro González, del PRO, Luis Contigiani, del Frente Progresista Cívico y Social, Lucila Masín, del Frente de Todos, y Pablo Ansaloni, del bloque Unidad y Equidad Federal. Los parlamentarios regresaron a Buenos Aires tres días después, luego de un inesperado encuentro de Massa con Bolsonaro, promovido por el titular de la Cámara Baja brasileña, Rodrigo Maia.

El jefe del Frente Renovador regresó a Buenos Aires con la novedad del encuentro de Bolsonaro, pero el logro para la relación bilateral entre ambos países se transformó en preocupación cuando se confirmó que el jefe de prensa del Planalto, Fabio Wajngarten, se había contagiado luego de un viaje a Miami, con parte de su equipo, para participar de la reunión que tuvo el presidente brasileño con su par norteamericano Donald Trump.

El pánico que disparó la posibilidad de que Bolsonaro y Trump estuvieran infectados de coronavirus dejó en el olvido a la gira que había encabezado Massa hace dos semanas. Pero los temores de contagio no se disiparon dentro del Congreso. “En los últimos diez días hubo mucha preocupación sobre el posible contagio de Massa y de González, que estuvieron con Bolsonaro y con su vocero. También escuché versiones de que Ansaloni estaba infectado y así se habló en los grupos de Whats App de cada bloque. Todo ha sido una locura de paranoia, porque si Massa estaba infectado, entonces podría haber contagiado al presidente y a todos nosotros”, confió a Tiempo un diputado opositor que participó de las discretas discusiones entre los distintos bloques sobre la forma de afrontar esos temores sin que deriven en la paralización total del Congreso.

En ese contexto de temor se incrementaron las medidas de prevención dentro del Palacio y podrían extenderse en las próximas semanas. Esas restricciones también calaron hondo en Juntos por el Cambio, que tenía previsto trasladar esta semana a los miembros de su Mesa Nacional a San Salvador de Jujuy para respaldar al gobernador provincial Gerardo Morales frente al proyecto impulsado por el senador peronista Guillermo Snopek para intervenir a la justicia jujeña. El despliegue incluía a los jefes de cada bloque parlamentario, a los caciques partidarios, a los gobernadores radicales, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y la exgobernadora María Eugenia Vidal, pero la travesía fue suspendida por los socios de Cambiemos mientras el temor de contagio dentro del Congreso se extendía en cada uno de sus rincones.

Hasta que el pánico calara hondo dentro de su conducción, varios de sus miembros estaban empeñados en concentrar sus críticas contra el ministro de Salud, Ginés González García, y exigir su renuncia por haber reconocido que no esperaba que el virus llegara tan pronto al país.  «

Comentá la nota