Coronavirus en Argentina: crece el enojo de intendentes oficialistas y opositores con Axel Kicillof

Coronavirus en Argentina: crece el enojo de intendentes oficialistas y opositores con Axel Kicillof

Hay tensión en municipios del Conurbano porque el gobernador no habilita los comercios barriales. Los de Juntos por el Cambio, además, le recriminan los ataques a María Eugenia Vidal.

"Si no era un acto con el Presidente, hubiéramos faltado varios". Ni siquiera la concesión que hizo Axel Kicillof con cambios en el Fondo de Infraestructura Municipal logró aflojar la tensión que se vibra entre el gobernador bonaerense y los intendentes de Juntos por el Cambio del Área Metropolitana.

Es que, aunque dijeron presente en La Plata para "no hacerle un desplante" a Alberto Fernández, acumulan quejas contra el mandatario. Las diferencias, a priori, no tienen que ver sólo con cuestiones partidarias: también se escuchan reclamos -por ahora por lo bajo- entre algunos jefes comunales del propio oficialismo.

Hay dos ejes que mantienen enfrentados a los intendentes con Kicillof. El principal tiene que ver con temas de gestión. Si varios ya venían planteando inconvenientes para trabajar en forma directa, sin intermediarios, y cuestionaban que el gobernador los enviaba a hablar con funcionarios de rango menor, la situación se agravó durante la pandemia. Y terminó de tensarse en la última etapa de la cuarentena.

Sucede que en medio de una situación económica crítica por las medidas adoptadas para frenar el avance del coronovirus, los intendentes hicieron varios pedidos de apertura focalizada en sus distritos que, al cabo de dos semanas, no fueron contestados por el gobernador.

Pero lo que terminó de caldear los ánimos fue el recrudecimiento de los ataques de Kicillof hacia su antecesora, María Eugenia Vidal, referente y dirigente de consulta permanente de varios de ellos. Los dardos que el gobernador lanzó en la conferencia de prensa que compartió con Alberto F. y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; incendiaron los chats que comparten los intendentes cambiemitas.

Y hasta Jorge Macri, intendente de Vicente López; uno de los que mejor vínculo trazó con Alberto Fernández, salió de inmediato a contestarle a Kicillof. 

"El gobernador no conoció como estaba la Provincia antes de @mariuvidal . Antes del SAME, antes de todas las Guardias hechas a nuevo, varios hospitales renovados. El mundo no empieza cuando uno llega...", escribió en su Twitter, cuando todavía se desarrollaba la conferencia de prensa.

Y también aprovechó para rememorarle que su pedido de apertura de actividades no fue contestado. "Gobernador, el virus contagia tanto en un Hipermercado como en un comercio de barrio. Deje a los comercios barriales subsistir vendiendo los mismos rubros que vende un Hiper!", reclamó.

"No es el momento para agitar diferencias. Además de que no es una actitud que esté en línea con el mensaje que pregona el Presidente, genera un fuego cruzado de ambos lados que no le sirve a nadie y que sólo agita a los sectores más extremos de cada lado", reprochó uno de los presentes en el acto de este martes en La Plata.

De Juntos por el Cambio desembarcaron Jorge Macri, Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Julio Garro (La Plata) y Jaime Méndez (San Miguel). 

La supuesta falta de respuesta en materia de gestión generó acercamientos entre intendentes oficialistas y opositores. Algunos fueron públicos, como el documento en conjunto que firmaron los peronistas Juan Zabaleta (Hurlingham), Fernando Moreira (San Martín), Alberto Descalzo (Ituzaingó), con los cambiemitas Jaime Méndez (San Miguel) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero); para elevarle una propuesta de flexibilización de la cuarentena al gobernador.Tampoco tuvieron éxito.  

"A Axel le cuesta mucho el pragmatismo, pero la propia situación por el coronavirus y las dificultades típicas de la gestión lo va a ir llevando hacia el camino que hay que transitar", analizó un jefe comunal del peronismo, que comparte el diagnóstico de los opositores.

Todo a pesar del esfuerzo de la ministra de Gobierno, Teresa García, que intenta acercar posiciones. Difícil misión la de la ex diputada, que semanas atrás vio cómo salían del chat de "intendentes" dos opositores que se enojaron por lo que consideraron una decisión "unilateral" del gobernador. 

En La Plata lo ven diferente. En principio enmarcan el vínculo dentro de los carriles habituales entre un gobernador y los intendentes ("Escuchamos a todos", aseguran en relación a la queja opositora) y apuntan que desde el oficialismo ningún intendente le hizo un planteo concreto al gobernador. 

Con todo, para calmar los ánimos, Kicillof hizo lugar a un pedido por el que incluso varios intendentes acudieron hasta al propio Presidente: anunció que le pedirá a la Legislatura a que autorice a los municipios a usar parte de los 2 mil millones de pesos destinados a infraestructura con "más flexibilidad para atender otras urgencias".

"Es un alivio, por supuesto, pero necesitamos un ida y vuelta más fluido con Axel", insistió uno de los intendentes más quejosos. 

Comentá la nota