Cambiemos cruje, Cristina presiona al PJ y la Corte baila al ritmo de la política

Cambiemos cruje, Cristina presiona al PJ y la Corte baila al ritmo de la política

Insultos entre líderes del oficialismo, la presión K al Justicialismo y la marcha atrás del órgano más poderoso de la Justicia. 

Advertencia radical. Cruce con insultos entre la Coalición Cívica y hombres del PRO. Ultimátum K al PJ. Inflación al galope. Polémica jugada de la Corte Suprema que terminó con una furiosa marcha atrás, cacerolazo mediante. La política, la economía y la Justicia no dan respiros a una Argentina que vive un clima de tensión casi de forma constante. Comienza a irse una de las semanas donde la agenda cambió radicalmente día tras día. El martes, pasado el mediodía la cúpula de la CGT convocó a un paro general de 24 horas para el miércoles 29 de mayo. Los líderes sindicales Héctor Daer y Carlos Acuña lo anunciaron en una rueda de prensa en la sede de la calle Azopardo, en rechazo a "la aceleración de la decadencia de la economía" de los trabajadores. La medida no salió por unanimidad sino que fue votada en una reunión caliente por la presión que el sindicalismo opositor encabezado por los Moyano había presentado una semana atrás. En paralelo, la sede central del PJ era eje de todos los móviles televisivos por la sorpresiva presencia de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a donde no iba hace más de una década. La sola presencia de la senadora tensó aún más al Justicialismo que tiene cada vez menos tiempo para definir a las candidaturas. En primer lugar porque no se sabe que hará CFK, aunque todo indica que finalmente irá por la Presidencia. No se sabe tampoco aún que hará Sergio Massa, quien define en público que Alternativa Federal no se mueve pero continúa negociando por lo bajo con La Cámpora en la provincia de Buenos Aires. Juan Manuel Urtubey busca instalarse pero no sube en las encuestas y Miguel Pichetto intenta traer a Roberto Lavagna a la PASO frente al de Tigre. Más encuestas: Macri dejó de caer, pero sigue perdiendo en balotaje con CFK y Lavagna Ese mismo martes por la tarde, la Corte Suprema sorprendió a todos reclamando el expediente del Tribunal Oral Federal Número 2 (TOF) para analizar la causa y de esta manera se postergó el juicio por corrupción en la obra pública que investiga, entre otros, a Cristina y Lázaro Báez. La fecha de arranque era el 21 de mayo. La sorpresa fue tal que nadie del Gobierno respondió hasta el miércoles. Pero faltaba más. Por la noche, tras la categórica derrota que sufrió Cambiemos en Córdoba y luego de que muchos dirigentes, entre ellos varios integrantes de la cúpula del PRO, la responsabilizaran, Elisa Carrió explotó contra los dirigentes que se borraron en la campaña provincial: “Me dan asco”, lanzó sin filtro. “El Ministro del Interior acompañó siempre e hizo su sociedad con los gobernadores del PJ. Y a Patricia Bullrich, mejor no contestarle”, sostuvo. El miércoles comenzó con el presidente Mauricio Macri pidiendo un freno a "la impunidad" y con la Oficina Anticorrupción (OA), la UIF y el fiscal de la causa de Vialidad exigiendo que la fecha del juicio no se detenga. Al mediodía el jefe de gabinete, Marcos Peña, redobló la presión y por la noche se vieron cacerolazos en Capital Federal y GBA. El jueves, bien temprano el TOF 2 reclamó a la Corte que el juicio no debía postergarse. Enviaron el expediente pero reclamaron mantener los tiempos. La Corte dio marcha atrás y aceptó el reclamo. En un balotaje, Mauricio Macri y Cristina Kirchner perderían contra casi todos los candidatos Pero la política aún tenía un capítulo más. El miércoles, en medio de la sesión por financiamiento político, Carrió y Nicolás Massot (PRO) tuvieron un fuerte cruce verbal en uno de los pasillos de la Cámara. Lilita estaba conversando con una persona y al percatarse que Massot pasaba por el lugar, lo señaló y le dijo: "Sabía que eras pícaro, pero no tan hijo de puta". Ante el insulto, el jefe del bloque PRO se acercó y le preguntó: "¿Cómo me dijiste?". Y Lilita, fiel a su estilo, no se quedó callada e insistió: "Hijo de puta". En ese momento, el diputado expresó: "A mí no me faltes el respeto". Luego, retrucó: "Sos una irresponsable, estás destruyendo todo, sos la responsable del desastre de Córdoba". La polémica siguió a través de los medios de comunicación. Esta mañana Massot dialogó con La Voz y manifestó: "A la luz de los resultados es una obviedad que hay que reconstruir Cambiemos y terminar con la fantasía de que divididos podremos lograr algo", afirmó en declaraciones al diario La Voz. "Por eso me alegro de que para la elección de diputados haya primarias, porque entonces nadie podrá escaparse de la resolución de las candidaturas por el voto popular" dijo, y recalcó: "Mucho menos extorsionando al propio Gobierno nacional o a la salud de Cambiemos nacional, que fue el caso de Cambiemos Córdoba". Sus palabras fueron una solapada alusión a los dirigentes Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez, quienes se rehusaron a participar de las elecciones internas de Cambiemos en la provincia. 

Coment� la nota