Ahora la UCR redoblará la presión a Mauricio Macri: hablan de nominar al vice o ir a las PASO

Ahora la UCR redoblará la presión a Mauricio Macri: hablan de nominar al vice o ir a las PASO

Alfredo Cornejo y Gerardo Morales tratarán de hacer valer los triunfos en Mendoza y Jujuy. Esta semana retoman el diálogo con la Rosada, pero se prolongaría el suspenso.  

Horas antes de ofrendarle a Cambiemos la primera elección a gobernador, Gerardo Morales insistió ante el enviado de Clarín a Jujuy en la necesidad de sumar a Roberto Lavagna, un nombre irritante para la Casa Rosada. Simultáneamente, desde usinas de la UCR mendocina acusaban a la Jefatura de Gabinete de “operar” números favorables al macrista Omar de Marchi en la interna con el candidato de Alfredo Cornejo.

En ese clima de sospechas cruzadas se darán las últimas puntadas de la negociación del armado nacional entre los socios del oficialismo. El gobernador de Mendoza preside el radicalismo y Morales es su vice.

Con los resultados de ayer bajo el brazo, ambos mandatarios ya preparan las valijas para llegar en los próximos días a Buenos Aires con dos objetivos básicos: ratificar Cambiemos antes de que el miércoles a las 24 cierre el plazo de las alianzas y presionar a Mauricio Macri para que acepte una discusión global de la estrategia.

Desde el Gobierno buscarán contener la ofensiva a caballo de las últimas mediciones que muestran un repunte del Presidente por el dólar estable y el efecto Fernández-Fernández. Así es que los pronósticos de una definición inmediata de la fórmula serían desmentidos tal como sucede con los meteorológicos. Podrían estirarse hasta el sábado 22, cuando deben presentarse las listas.

Fuentes cercanas a Cornejo revelaron anoche que la UCR hará un último esfuerzo antes de darle política sepultura al intento de sumar peronistas, como era mandato de la Convención. Y que a renglón seguido librará una nueva batalla para que el macrismo habilite las PASO con un “espíritu colaborativo”. El que sostiene que una interna con Martín Lousteau le permitirá a Macri contener a los que se le fugan por izquierda.

Marcos Peña se enojó cuando la comisión negociadora encabezada por el jefe radical le hizo el planteo el martes pasado. Y dio a entender que, si los radicales insisten, el PRO cumplirá la amenaza de su ala más hostil negándoles la boleta de María Eugenia Vidal. Sería un golpe de nocaut.

Anticipando ese escenario, el ala radical leal al Presidente, los “amarillos” del vice bonaerense, Daniel Salvador, propuso concentrar las energías en la disputa por el segundo lugar de la fórmula. Como fue la única concesión que el jefe de Gabinete consideró “viable”, la incógnita por el nombre del vice pasó estar en el foco de atención de dirigentes y medios.

Una filtración de la que se hizo eco Clarín sobre el perfil femenino que busca el macrismo entre un menú de radicales poco conocidas por consejo de Jaime Durán Barba alteró al elenco masculino del centenario partido. Los nombres de la diputada bonaerense Karina Banfi; la vice de Mendoza, Laura Montero, y la senadora por esa provincia Patricia Verasay ya estaban en circulación en mensajitos de uno y otro lado. Pero los popes del radicalismo alegan que les corresponde a ellos y no al gurú ecuatoriano nominar a la persona que eventualmente la represente en la fórmula.

Ahora los socios de Macri amenazan con reflotar el listado de candidatos varoniles de mayor exposición. Desde el cornejismo aducen que el gobernador reúne consenso partidario y que Lousteau es el que más arrastra, pero ninguno quiere ese lugar. Cornejo correrá para diputado y buscará tallar en diciembre como presidente de la Cámara o jefe de bloque. El economista aceptaría ir de senador por Capital si hay acuerdo.

El tercero que se niega es Ernesto Sanz, pero todavía tendrá que aguantar la última tanda de ruegos para que acepte: tiene la venia de todas las partes. El ex senador repite que se retiró definitivamente a la actividad privada. Sus colaboradores admiten que no accede por razones familiares.

De Sanz se dice que a esta altura no aportaría votos, pero sí una imagen de recomposición para una alianza que se contagió del fenómeno de las grietas políticas. La otra figura que semblantean radicales y macristas es la del senador formoseño Luis Naidenoff.

Al cordobés Mario Negri lo mencionó el macrismo, pero la adulación que recibió de Elisa Carrió fue un búmeran.

Esos tejes y manejes volvieron a tensar la cuerda este fin de semana. Igual que los amagues con las colectoras. Cornejo le exige a Macri que derogue el decreto que las prohíbe - para usarlas-, aunque Vidal no la utilice. “Hay que dejar de ser Buenos Aires- dependiente”, advierte. La fórmula sigue con final abierto. 

Coment� la nota