FMI: pago de 1900 millones de dólares, con bonistas al acecho y reservas al límite

FMI: pago de 1900 millones de dólares, con bonistas al acecho y reservas al límite

Este miércoles 22 sale el segundo giro de la Argentina por pago de capital al Fondo Monetario Internacional (FMI). El Gobierno espera reembolsarlo en 2022. En enero habrá pago a los bonistas de la reestructuración de la deuda.

 

Por 

SANTIAGO SPALTRO

 Por segunda vez en tres meses, el Gobierno le pagará al Fondo Monetario Internacional (FMI) una cuota de capital del acuerdo Stand By firmado en 2018, que se renegocia para reemplazar por uno de Facilidades Extendidas.

 

Será este miércoles 22 cuando salgan de las reservas internacionales del Banco Central (BCRA) un total de 1326,71 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) -la moneda del organismo-, equivalentes a unos 1850 millones de dólares, al tipo de cambio actual.

El compromiso se afrontará cuando las reservas netas están al límite, en torno a los u$s 5000 millones. Y se cancelará con los mismos DEG que el organismo emitió en agosto en ocasión extraordinaria para combatir los efectos económicos de la pandemia de Covid-19.

PUBLICIDAD

La Argentina recibió entonces el equivalente a u$s 4334 millones, que se irán casi por completo entre los dos pagos de principal de septiembre y diciembre y los intereses abonados en noviembre (suman en total unos u$s 4050 millones).

No obstante, el Gobierno espera reembolsar este dinero en el primer trimestre del año que viene, tras la firma de un nuevo acuerdo a 10 años de plazo.

El viernes, tras el fracaso del Frente de Todos en la tarea de aprobar el Presupuesto 2022 en el Congreso, el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, buscaron dar una señal de calma a los mercados con la realización de una videoconferencia con la directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

La ejecutiva avaló el avance de las negociaciones pero reiteró premisas claves, como subir las tasas de interés, promover inversiones extranjeras y exportaciones para sumar reservas. El jefe de Estado se refirió al rechazo de la oposición como un "problema inesperado".

PUBLICIDAD

El calendario de vencimientos es exigente y abrumador. Sin un entendimiento técnico con el Fondo y sin la presentación del programa económico plurianual que el propio Fernández prometió para comienzos de diciembre, la Argentina sigue afuera de los mercados internacionales de crédito y con escasos dólares de libre disponibilidad.

BONISTAS EN FUGA

El 9 de enero, los bonistas que participaron de la reestructuración de la deuda en 2020 cobrarán por segunda oportunidad: ahora serán cerca de u$s 700 millones.

Semanas atrás, un grupo de acreedores privados manifestaron su malestar por las demoras en las negociaciones con el FMI, mientras se derrite el valor de sus bonos.

Más tarde, el 28 de enero, cae otro vencimiento por u$s 715 millones con el FMI, y el 1 de febrero se abonan intereses por u$s 365 millones. Desde que se firmó el acuerdo en 2018, el Fondo ya cobró 6000 millones de dólares hasta esta semana.

Así las cosas, el Gobierno se tiene que aferrar a que el superávit de la balanza comercial sea tan grande como para oxigenar las reservas en diciembre, enero y febrero, temporada baja de liquidación de dólares por parte del campo.

El deadline para el acuerdo sigue siendo la primera quincena de marzo, ya que después vendrían otros compromisos imposibles con el FMI y el Club de París, otro organismo con el que se debe renegociar una deuda de 2500 millones de dólares, remanentes del acuerdo alcanzado por Axel Kicillof en 2014.

Comentá la nota