Tras el caso Córdoba, la Rosada busca evitar la interna en Tucumán

Tras el caso Córdoba, la Rosada busca evitar la interna en Tucumán

Frigerio viajó a la provincia para mostrarse con todos los candidatos. Aseguran que las encuestas definirán al elegido.

Tras la frustrada fórmula de la unidad en Córdoba, ahora la Casa Rosada busca evitar una interna en la provincia de Tucumán, en donde Cambiemos tiene al menos cuatro anotados para pelearle la gobernación al peronismo.

Rogelio Frigerio viajó este jueves al Jardín de la República para sacarse una foto con los postulantes y enviar un mensaje de concordia no sólo a los tucumanos sino al resto de los distritos en donde hay vertientes opuestas dentro del mismo frente oficialista.

El caso de Córdoba, donde no pudieron convencer a Ramón Mestre para que bajara su candidatura y se encolumnara con Mario Negri y Héctor Baldassi en una lista de consenso, despertó la alarma en Balcarce 50: no ordenar a las propias tropas en el interior puede costar muy caro al plan de reelección de Macri.

Mestre ganó la pulseada a la Rosada y habrá internas en Córdoba

Por ese motivo Tucumán asoma como otra provincia problemática ya que hay candidatos muy diversos. Alfonso Prat Gay tiene el respaldo de un sector de la Rosada pero tiene un enemigo muy importante: Marcos Peña, que prefiere a José Cano, ex empleado suyo cuando manejaba el Plan Belgrano. También se anotó la senadora Silvia Elías de Pérez, que mide bien en las encuestas y los peronistas Domingo Amaya, que trabaja en el ministerio del Interior y Germán Alfaro, intendente de la capital tucumana.

Alfaro podría resignar su ambición para buscar un nuevo mandato en San Miguel y por eso empuja a su esposa, Beatriz Ávila, para una posible candidatura a vicegobernadora. En la Rosada creen que el candidato con mayores chances para ese puesto es Amaya, quien acompañó a Cano en la fórmula perdedora de 2015 contra Juan Manzur. En el Gobierno creen que necesitan a un peronista en la fórmula porque la provincia tiene un fuerte arraigo al PJ.

El objetivo que se trazaron en el Ejecutivo antes del cierre de listas es instalar la marca Cambiemos, que según los sondeos oficialistas mide entre 35 y 37 puntos. Con ese piso creen que pueden disputar la gobernación con cualquier candidato, más aún si el peronismo va dividido con Manzur por un lado y José Alperovich por otro.

En este contexto, buscarán más fotos como la de este jueves, con todos los candidatos sonrientes. Cuando se acerque la fecha de cierre mirarán encuestas.

Coment� la nota