Se recalienta la pelea entre Arroyo y el Concejo, el susurro de los “vivillos” y a esconder los números de la temporada

Se recalienta la pelea entre Arroyo y el Concejo, el susurro de los “vivillos” y a esconder los números de la temporada

Los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata.

La desgastada relación entre el intendente Carlos Arroyo  y el Concejo Deliberante sumó un nuevo capítulo que le pone más tensión a la insólita disputa que puede generar  severas consecuencias institucionales. En silencio y sin filtraciones, el jefe comunal redobló la apuesta y presentó una nueva demanda ante la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires en la que pide que se declare inconstitucional la ordenanza que modificó la forma de calcular la bonificación docente. Esa norma, votada por 17 de los 24 concejales el 4 de diciembre pasado, repuso por insistencia la bonificación para los maestros que había sido vetada por el intendente.

Esta fue la segunda vez que el intendente recurrió al máximo organismo de justicia bonaerense para frenar una decisión del Concejo. En la anterior, también relacionada con el beneficio para los maestros, planteó un “conflicto de poderes”. La Suprema Corte hizo lugar a la demanda hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo y suspendió la ordenanza.

En este conflicto de poderes, el presidente del Concejo Deliberante, Guillermo Sáez Saralegui, presentó una contundente respuesta judicial. Calificó a la denuncia como “insólita”. “Solo es demostrativa de la incapacidad de la política para consensuar y resolver los disensos e intentar judicializar los mismos pretendiendo que los organismos judiciales los resuelvan”, argumentó tal como  informó La Tecla Mar del Plata. Y pidió que se rechace la demanda presentada por el Ejecutivo por “improcedente, ilegitima e inconstitucional, en tanto implica arrogarse funciones y atribuciones propias de este cuerpo deliberativo”.

Esta respuesta, que provocaría el naufragio legal de la primera demanda, habría impulsado al intendente a plantear la inconstitucionalidad. Si la Suprema Corte rechaza el primer planteo, Arroyo apuesta a que el segundo dilate una resolución definitiva. Que la Justicia frene lo que por falta de capacidad la política no pudo.

Más allá de la batalla legal, el hecho de judicializar una disputa que debería ser solucionada por la política provoca que el Concejo está cada vez más enfrentado con el intendente. Arroyo no eligió un buen momento combatir con la mayoría de los representantes de los marplatenses en el cuerpo deliberativo: aún restan tratarse ordenanzas clave como la del presupuesto. “Seguir quemando puentes no parece la solución para concretar acuerdos”, reflexiona un concejal opositor.

Por si fuera poco, el intendente parece burlarse del Concejo. Después de judicializar la bonificación docente, ahora rechaza que el cuerpo deliberativo le de facultades para definir el precio del boleto de colectivo. “La representación directa del pueblo de la ciudad la tienen los 24 concejales. Para eso son 24. Yo soy uno solo. Mi función es ejecutar, nada más”, sostuvo. “Por lo tanto es una función exclusiva que debiera ejercer el Concejo Deliberante, y creo que lo va a hacer”, agregó. Hipocresía a full.

Como se esperaba, el tema del boleto terminó mal: con miles de usuarios padeciendo una retención de tareas en horario nocturno y de madrugada. La medida se declaró el lunes, el quinto día hábil del mes, cuando las empresas no pagaron en tiempo y forma un plas salarial a los choferes. La UTA lo venía alertando desde hace un mes.

En el medio de pelea entre el Ejecutivo y el Concejo que parece no tener fin, Saénz Saralegui insistió en apuntar al círculo cercano del intendente para explicar las polémicas decisiones. “Nunca se rodeó de buena gente. Fijémonos con quién está negociando. Hay cuatro personas ahí que lo tienen entornado”, dijo en una entrevista realizada en LU6 Radio Atlántica. Y, por primera vez, reveló los nombres de algunos de los integrantes del entorno a los que definió como “vivillos”. “Una persona que lo asesora es el secretario de Hacienda (Hernán Mourelle), otra es el señor Emiliano Giri, otra persona que lo asesora es el abogado (Andrés) Barbieri”, detalló. Y luego mencionó a “su hijo (el concejal Guillermo Arroyo) y su (ex) yerno (el también concejal Mauricio Loria)”.

Andrés Barbieri y Hernán Mourelle, dos de los “vivillos” señalados por Saénz Saralegui.

Lo que el presidente del Concejo no dijo es que ese entorno del intendente tiene a algunos de sus integrantes en una furiosa disputa interna. El sector de los “kamikazes” culpa al hijo del intendente y su a ex yerno de todos los males de la gestión. En la intimidad, suelen calificarlos con el nombre de una película cómica: “Tonto y Retonto”. Cuentan los testigos que cuando lo dicen se ríen a carcajadas.

Guillermo Arroyo junto a Mauricio Loria. A los dos apuntan las críticas de un sector del arroyismo.

Ese grupo que le susurra elogios al oído del intendente es el mismo que lanzó una cacería de brujas contra los integrantes del radicalismo que aún están en la gestión.  Los quieren ver afuera. A todos. “La falta de política de esos muchachos lo aísla cada vez más. Se va a quedar solo con tipos que nunca administraron nada público. No saben nada de política pero sí mucho de llenarle la cabeza con comentarios”, vocifera un integrante del gabinete que pide reserva pero que ya está cansado de los que le escriben al jefe comunal el diario de Yrigoyen. Y lo justifica: “Todos somos traidores, menos ellos”.

De esa “mesa chica” del poder se filtraron los rumores de renuncias y despidos en el gabinete. La semana pasada circularon listas que decían por quién iba a ser reemplazado cada funcionario que dejara su puesto. “Son operaciones”, se defendían las “víctimas” de esas versiones. Pero no está tan claro que así sea.

Las dudas surgen por las declaraciones que el propio intendente dio al inaugurar el ciclo lectivo en una escuela municipal. “Me muevo y me manejo por resultados”, dijo en medio de los rumores y reconoció que si aplica cambios, lo hará tanto “por razones funcionales como políticas”. Al ser consultado por las versiones que indican que se estarían evaluando modificaciones en algunas áreas del gobierno municipal, Arroyo no ocultó sus intenciones de mover algunas piezas: “Bueno, eso siempre es una posibilidad”, comentó.

El secretario de Obras del municipio, Guillermo de Paz fue uno de los nombres que circuló como posible recambio en el gabinete.

Sin referirse a ningún funcionario ni área en particular, el intendente reiteró que “el gabinete tiene que responder a las necesidades de la ciudad” y lo comparó con una máquina. “Si en algún momento alguno de los miembros no responde, será cambiado. Es como tener un elemento adentro de un motor y que funcione al revés”, comparó al señalar la interna política que hace tiempo sacude al gabinete municipal. “Estamos analizando día a día los resultados, yo me muevo y me manejo por resultados”, sostuvo Arroyo sin dar mayores precisiones.

En medio de la ola de versiones, incluso empezó a circular el decreto mediante el que Arroyo le “acepta la renuncia” a la secretaria de Desarrollo Social, Patricia Leniz, “a partir del 28 de febrero”. Se trata, en rigor, del papel que se escribió a las apuradas para que Leniz volviera al Concejo y fuera elegida presidenta del cuerpo. Pero eso nunca se concretó.

En las últimas horas circuló además el borrador de un decreto que crea la Dirección General de Recursos, dependiente de la Agencia de Recaudación Municipal. Según trascendió, con esa y otras dependencias nuevas continuaría el festival de nombramientos de Arroyo. En este caso, de la mano del secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle.

Es que ese decreto también crea la Dirección General de Fiscalización y la Dirección General de Cobranzas, que a su vez tendría a cargo el Departamento de Análisis y Gestión de la Mora y el Departamento de Gestión y Control de Apremios.

Para ponerle un límite a los nombramientos, la concejal de la Coalición Cívica Angélica González impulsa un proyecto de ordenanza. Concretamente, apunta a prohibir la contratación directa de personal en el semestre previo a la finalización del mandato. Así, la concejal del interbloque Cambiemos intenta que no haya ingresos “por la ventana” a último momento.

Angélica González pide que se termine con el festival de nombramientos.

La iniciativa se desprende de lo que establece la ley de responsabilidad fiscal que aprobó la legislatura bonaerense en 2017. Quedarían exceptuados “eventuales nombramientos que resultaren indispensables para el buen desempeño de la administración y debieran necesariamente realizarse con el objeto de cubrir imperiosas necesidades o emergencias en las áreas educativa, sanitaria, de seguridad y/o cualquier otra que indiquen las circunstancias”.

Una perlita. El viernes pasado, después de ver cómo se compactaban vehículos en el predio de Tres Arroyos y Alberti, el intendente rumió su bronca por la acumulación de patrulleros destartalados en ese predio municipal. “Me da vergüenza estar acá”, llegó a murmurar. Después deslizó públicamente que hay muchos móviles policiales que no tendrían que estar allí. Y que hará gestiones con su “amigo Cristian” para que también sean compactados esos vehículos.

Llamó la atención el calificativo que utilizó para mencionar a Ritondo, el ministro de Seguridad bonaerense. El mismo funcionario que se quejó más de una vez por la falta de colaboración del municipio en materia de seguridad. Curiosa amistad.

Lo que ya no llama la atención es la falta de estadísticas oficiales sobre la temporada de verano. Si bien todo los operadores turísticos coinciden en que el verano no fue lo que se esperaba y que el aluvión de visitantes a la ciudad nunca llegó, desde el Ente Municipal de Turismo mantienen bajo un fuerte hermetismo los números finales.

La situación ya roza el papelón. Es que la última cifra que se conoció fue la de la primera quincena de enero cuando el organismo oficial reconoció que había llegado 30 mil turistas menos que en el mismo periodo del año pasado. 

“Han arribado a Mar del Plata casi 620.000 turistas durante estos primeros quince días”, comunicó en ese momento la presidenta del Emtur, Gabriela Magnoler, al hacer público el balance oficial, sin comparar el saldo de este año con la primera quincena de enero de 2018, cuando el ente había informado el arribo de 652.000 visitantes. El dato tiró por la borda el pronóstico que el intendente Arroyo había hecho durante diciembre: “Va a ser la mejor temporada de la historia”.

Gabriela Magnoler, titular del Emtur.

Si bien es cierto que la devaluación del peso no repercutió en el turismo interno como se esperaba y que la crisis se profundizó con el paso del tiempo, en el gobierno provincial una vez más hay malestar con las autoridades de la ciudad. Es que pese a que la gobernadora María Eugenia Vidal apuntó todas sus fuerzas a la temporada marplatennse, la ciudad fue la única de la costa atlántica que decayó en cantidad de visitantes. “Todas las demás crecieron. Por poner un ejemplo: Pinamar subió un 7 por ciento con respecto al año pasado”, dijo una alta fuente de gobierno bonaerense.

Cuando se esconden los números oficiales -en Cambiemos se jactan que las desalentadoras cifras de la economía ahora se conocen porque los números del Indec son creíbles y no como durante la época kirchnerista- aparecen todo tipo de versiones. Una de ellas pertenece a Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), desde donde afirman que a Mar del Plata llegaron 150 mil turistas menos que el verano pasado.

El primero que adelantó que la temporada sería desalentadora fue el experimentado productor teatral Carlos Rottemberg, quien desde los días iniciales de enero advirtió que la expectativa no tenía correlato con la realidad. En las últimas horas, el productor reveló en Intrusos que se vendieron un Mar del Plata 30 mil entradas menos que en la temporada pasada, lo que implica una caída de 17%.

Carlos Rottemberg adelantó que se venía una mala temporada.

En medio de los desmanejos de la gestión del intendente Arroyo, los candidatos que aspiran a sucederlo en el sillón del Palacio Comunal siguen con sus actividades como si ya estuvieran en campaña. La carrera electoral ya largó…

“No fue un encuentro más, se generó algo especial y muy fuerte”, decía un histórico colaborador de Maxi Abad al finalizar el desayuno que el jefe de bloque de María Eugenia Vidal organizó para compartir con más de 30 mujeres de la ciudad frente al mar. El propio Abad estaba conmovido por la energía, la fuerza y las convicciones de ese grupo muy heterogéneo que reunió desde una bombera voluntaria hasta la titular del Hogar de María. Un abanico de personalidades muy amplio, pero todas unidas por un mismo perfil: mujeres anónimas que todos los días transforman con su entrega a nuestra ciudad. Así lo explicaba el mencionado colaborador de Abad: “Artistas, deportistas, profesionales, mujeres comprometidas con la ciudad que Maxi quiso homenajear y escuchar. Eso fue lo que pasó”, comentó.

“La agenda de la mujer es prioridad absoluta en la Nación y en la Provincia”, había dicho unas horas antes Abad en el cierre de la sesión de la Cámara de Diputados donde se aprobó la adhesión de la Provincia a la Ley Micaela. Abad cerró el debate diciendo que “la lucha de las mujeres ha sido determinante en el avance y la conquista de derechos postergados, y hasta a veces negados, entonces vaya nuestro profundo reconocimiento y admiración a todas las militantes que, aún con diferencias políticas, religiosas o culturales, van logrando avances en la legislación y, fundamentalmente, en la conciencia de una sociedad que ya no está dispuesta a soportar ningún tipo de violencia y, en particular, la violencia de género”.

Con una agenda cargada de actividades, la diputada marplatense Fernanda Raverta sigue a paso firme escuchando a los vecinos y vecinas de la ciudad. Visitó el taller de Mara y Jazmín, dos jóvenes marplatenses que llevan adelante un emprendimiento textil que hoy no está exento a la crisis económica que está atravesando el país. “El trabajo y la producción son dos ejes prioritarios para Fernanda”, reconocieron desde el entorno de la joven legisladora que desde hace días viene manteniendo encuentros con actores vinculados a diversos sectores productivos.

Los clubes cumplen un rol fundamental y deben ser apoyados por el Estado de manera activa. Y eso bien lo sabe la candidata a intendenta, quien estuvo reunida con dirigentes de varios clubes de la ciudad para analizar y apoyar el enorme trabajo que desarrollan dichas instituciones. Durante el encuentro, los representantes de los clubes destacaron el gesto de la diputada de escuchar la realidad por la que atraviesan y coincidieron en la necesidad de acompañar y pensar una política de fortalecimiento futura para el deporte y los clubes de la ciudad. Previo a la reunión, Fernanda Raverta recorrió las instalaciones del Club River, acompañada por su presidente.

En medio de pañales, cunas, madaderas por la llegada de los mellizos, Guillermo Montenegro continuó con su agenda que tuvo como una de las actividades principales la supervisión el gasoducto, en este caso en Las Armas, donde se instalaron dos motocompresores que potenciarán la emisión de gas a la ciudad y permitirá la incorporación de 85 mil nuevos usuarios a la red de este servicio. “Una obra fundamental, una deuda de más de 30 años”, calificó Montenegro, quien sigue minuto a minuto estos trabajos por indicación de la gobernadora. Además, aprovechó el Día Internacional de la Mujer para compartir la tarde con Blanca, la presidenta de la Fundación Infancia en Riesgo que realiza un comprometido trabajo con madres y niños en situación de vulnerabilidad de distintos barrios de la ciudad.

En tanto, a comienzo de esta semana participó de las reuniones de los Consejos Directivos del PRO, tanto a nivel nacional como provincial, que tuvieron como protagonistas a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. Al salir de la asamblea del Consejo Nacional, sostuvo que “con Mauricio y María Eugenia recordamos todo lo hecho en estos años, pero también lo que nos falta concretar en este camino de transformaciones profundas. Tenemos que seguir trabajando, pero sobre todo escuchando y siempre cerca de quienes más lo necesitan”.

El concejal Ariel Ciano desde hace tiempo viene escuchando al sector vinculado a la cultura marplatense. Desde la baja de la Orquesta Infanto Juvenil a los problemas de continuidad de los distintos programas culturales en los barrios o los conflictos que se fueron sucediendo en los organismos artísticos municipales, situaciones que nadie hubiera imaginado. El teatro independiente así como el circo La Audacia también fueron foco de atención de los medios, los primeros por varios hechos de vandalismo que sufrían en sus salas o incluso del cierre de las mismas ante la crisis económica y los tarifazos, y los del circo, por la falta de un espacio fijo que los pudiera referenciar con una zona específica. En resumen, todos “focos de incendio” que el Cholito supo escuchar y dar respuesta a través de proyectos de ordenanza o bien conectando a los actores de cada ítem con funcionarios provinciales como los diputados Javier Faroni, Alejandra Martínez, Juan Manuel Cheppi e incluso Manuel Mosca (a pesar de ser de Cambiemos, mantiene una fluida relación con el máximo referente massista en la ciudad).

El tiempo pasó y la cultura siguió siendo un bastión para Ciano quien fue más allá y encontró un mix perfecto con el proyecto que dio en llamar “PromoVER”, una manera de difundir a Mar del Plata a través de publicidades, películas y piezas promocionales. Y claro, el tema involucra tanto a la gente de la cultura, como a los realizadores audiovisuales, escuelas de formación, cámaras y colegios profesionales, hoteleros, gastronómicos y tanto otros, pues a la hora de pensar en un rodaje, por más mínimo que sea, todos pueden participar.

Coment� la nota