Operación Insaurralde

El plan del intendente de Lomas de Zamora para conseguir lugares en las listas seccionales. El clamor de un pequeño grupo de jefes comunales para llevar a Insaurralde como candidato a Gobernador para después negociar con Cristina.

El final de la operación: Martín Insaurralde va a ir por su último mandato como intendente de Lomas de Zamora, pese a que por estos días se mencione a otros posibles candidatos. Como si fuera una especie de Operación Valquiria, donde un pequeño grupo de nazis intentaba ir contra el jefe (Adolf Hitler), aquí, un menudo grupo de intendentes peronistas busca jugar en contra de Cristina. En este caso no intentan matarla, sino, simplemente, hacerle una subterránea jugada para, más adelante, presionarla y conseguir escaños en la Legislatura. Eso sí, de la mano de sus propios votos. 

Según pudo saber La Tecla, las versiones que señalan al lomense como candidato a suceder a María Eugenia Vidal quedarán solo en eso: versiones. Y al parecer, todo está estratégicamente diagramado.

“¿Por qué te creés que nunca dijo que iba a postularse para la Gobernación?”, se pregunta un jefe comunal kirchnerista, que da crédito a la hipótesis que indica que la candidatura del marido de Jésica Cirio no es más que una operación, la cual estaría siendo orquestada por el mismísimo Insaurralde y su entorno más cercano. “No es ningún boludo”, completa, entre risas, el alcalde que, dicho sea de paso, le pone todas las fichas al exministro de Economía Axel Kicillof. De más está decir que a la estrategia mencionada no la lleva adelante por gusto, sino porque no le da para mucho más. La mayoría de las encuestas que miden a referentes del peronismo en la Provincia lo encuentran entre los últimos peldaños. 

MI tuvo su gran oportunidad allá por 2013, cuando, de la mano de Cristina Fernández y Daniel Scioli -este último, principalmente-, encabezó la lista de diputados nacionales por la Provincia. Después, tras la derrota ante el Frente Renovador, renunció a la banca y volvió sin pena ni gloria a la intendencia. 

En el medio, varios amagos de salto al massismo que nunca se concretaron. En tanto, en 2015, en una jugada similar a la actual, se mostró durante los primeros meses del año como posible candidato a Gobernador (incluso con carteles en la Costa y camino a ella); pero a la hora de estampar la firma, lo hizo nuevamente como el número 1 de la boleta local kirchnerista (“Sigo teniendo muchísimos sueños para Lomas. Voy a ser candidato a intendente”, decía en ese entonces, tras el “baño de humildad”). Y, otra vez, fue triunfo cómodo, ante Gabriel Mércuri (47,53 por ciento de los votos, frente al 26,31 por ciento). 

Al igual que ahora, hace unos cuatro años, los números no le daban bien al lomense, ni siquiera le alcanzaban para superar la primaria peronista.

La diferencia radica en que por estos días se mueve de la mano de un grupo de intendentes que figuran dispuestos a hacerle la segunda (por supuesto que nada es gratis en esta vida, y menos aún en la política) y prestan su palabra para las gacetillas de prensa oficiales enviadas desde el bloque peronista de la Cámara Baja. Por cierto, vale aclarar que esos intendentes no son más de ocho. Lo pintan rubio y de ojos celestes. 

“Martín, por ser intendente y tener en su haber la gestión de un municipio muy poblado y amplio como lo es Lomas de Zamora, reúne las condiciones necesarias para la Gobernación, ya que somos los intendentes los que tenemos mayor cercanía con los problemas de la gente; y eso, hoy es lo más importante para poder hacer las cosas bien”, dijo -según una de las mencionadas gacetillas- el mandamás municipal de Tordillo, Héctor Olivera. 

Las voces de los jefes comunales tienen el único objetivo de buscar la visibilidad que hoy Insaurralde no tiene, hacerlo notar; porque si lo acordado en Guaminí prospera, Insaurralde no irá a la caza del sillón de Dardo Rocha sino, como se dijo antes, irá por un nuevo mandato en su pago chico. El objetivo es presionar hasta cerca del cierre de listas y, a cambio del “baño de humildad parte 2” (el anterior fue en 2015), negociar con el kirchnerismo lugares a entrar en las papeletas seccionales de Unidad Ciudadana. 

Del mencionado encuentro en la Sexta habrían participado, entre otros, el mandamás de Saavedra, Hugo Corvata; el ex- intendente de Guaminí, Néstor Alvarez; el jefe comunal de 

La Costa, Juan Pablo de Jesús; y el propio Martín Insaurralde. 

“Ahí quedó todo más o menos definido, incluso se habló de nombres para las listas”, confesó a este medio una persona allegada a uno de los presentes. También se habría conversado de números, los cuales no tienen que ver con votos y porcentajes. 

Dos a entrar en la Primera, dos en la Segunda, dos en la Tercera y así sucesivamente. Ese sería, más o menos, el resumen del pedido del insaurraldismo una vez que se haga oficial la “decisión” de no presentarse en las PASO 2019 para Gobernador, aunque, obviamente, se puede negociar. La solicitud va a estar dirigida a la mismísima CFK -quien, todo parece indicar, irá otra vez por el sillón de Rivadavia- y a la fórmula kirchnerista -peronista que asome como favorita en la previa de agosto, si es que no es una sola, como muchos pretenden. Hoy por hoy, ese binomio estaría integrado por Axel Kicillof y Verónica Magario.

Más allá de seguir en la comuna, en caso de que la operación avance, Insaurralde podrá contar en la Legislatura, sobre todo en la Cámara Baja, con una bancada más que importante y transformarse en el futuro cercano en una pieza clave en las negociaciones con el oficialismo.

Vale resaltar que los seis diputados que responden a los jefes comunales continúan hasta 2021, y que de los cuatro senadores, solo a uno se le vence el mandato. En resumen, lo mucho o poco que puedan colar será ganancia. Ese es el gran objetivo; la elección provincial, o importa. “Y sí, puede ser; si no, no estaría de vacaciones en Miami junto a su esposa y su pequeña hija, estaría recorriendo la Costa, haciendo reuniones, rosqueando, como el resto de los que tienen ganas de hacerle sombra a Vidal”, consintió un legislador de Cambiemos al ser consultado por la “operación”.

La jugada está en marcha, transita apenas la primera etapa. Los laderos de Insaurralde juegan a instalarlo, buscan que se lo mencione en los medios y que la intención de voto, de a poco, se vaya incrementando. Después será el momento de presionar a Cristina con el ya mencionado negociable “dos por sección”. Enterados del plan, en el kirchnerismo empiezan a preparar la contraofensiva. 

Hugo Corvatta: “Si hay otros candidatos que están mejor en las encuestas, habrá que ceder” 

-¿Cómo va la candidatura a Gobernador de Martín Insaurralde? 

-Somos un importante grupo de jefes comunales que, en principio, estamos bregando por que el candidato a gobernador de la Provincia salga, justamente, de los intendentes. Este grupo en particular está pidiendo y bregando por la postulación de Martín Insaurralde, porque consideramos que es una figura joven, con experiencia, con conocimiento de la provincia de Buenos Aires y conocido en todo el territorio bonaerense. Por todo esto creemos que puede ser un excelente candidato. Por supuesto, sabemos que hay otros. Llegado el momento se conversará en una mesa de negociación.

-De cara a la tan mentada unidad, ¿no es contraproducente que cada sector del peronismo salga a pedir por su candidato?

-No, no creo. Todo se tiene que resolver en una mesa de negociación. Ahí es donde las partes deben ponerse de acuerdo y, por supuesto, cada uno tiene que ceder algo. Estamos en febrero y es-tas operaciones hay que hacerlas desde ya. Después, lo que finalmente se decida será otra cuestión, pero siempre en pos de la unidad. 

-¿Tiene el aval de Cristina la candidatura de Insaurralde? ¿Hablan seguido?

-Insaurralde ha conversado mucho con Cristina, y lo sigue haciendo. Yo no he 

participado en ninguna de esas reuniones, pero sé que mantienen un diálogo fluido, sobre todo en lo concerniente a lo que tiene que ver con la Provincia. Más de una vez fue el encargado de representar al grupo de intendentes. 

-Recién hablaba de negociaciones a la hora de definir candidaturas. ¿Eso incluye la posibilidad de bajarse o se refiere a los nombres para la lista de legisladores?

-Cuando uno se sienta a negociar tiene que estar dispuesto a ceder algo. Lógicamente que si hay candidatos que están mejor tanto en la consideración de la gente como en las encuestas, habrá que ceder. Pero la intención no es bajarse.

-Hay una fuerte versión que indica que Insaurralde no tiene pensado ir para Gobernador, sino que busca posicionarse para después negociar puestos a entrar en las listas seccionales y hacer aún más fuertes las bancadas del PJ en Diputados y Senadores...

-Se pueden escuchar miles de versiones, fundamentalmente en las redes sociales. Cada cual puede tener su opinión sobre los diversos temas. No nos guiemos por versiones, analicemos lo que está sucediendo y esperemos a que se conforme la mesa de negociación. 

Alfredo Fisher: “No habíamos quedado en salir a proclamar candidatos, no está bien”

“Sé que hay compañeros que están saliendo a pedir por Insaurralde Gobernador, y me parece bien, pero sería bueno que lo hagan puertas adentro; no habíamos quedado en eso, no es la idea. Esa manera de moverse no contribuye en nada a la tan mentada unidad. El gran objetivo es que el peronismo bonaerense tenga un único o única candidata”, señaló ante La Tecla el jefe comunal de Laprida. Alfredo Fisher recordó que “varios intendentes del interior nos habíamos manifestado por Verónica Magario, sin embargo, no lo estamos expresando, para cuidar el proceso de unidad”.

Además manifestó que en el reciente encuentro peronista de Santa Teresita, donde participaron representantes de los diferentes sectores, había quedado claro que se iba a trabajar en pos de llegar a la candidatura unívoca. “Todos estuvimos de acuerdo. Marcelo Santillán, intendente de Gonzales Chaves, propuso que el presidente del PJ bonaerense decida las formas para llegar a la unidad, ordene la cuestión electoral”, añadió Fisher. 

Y prosiguió con el notorio enojo: “Los intendentes que manifiestan ‘a mí me gusta este o aquel candidato’ no cumplen con el mandato de sus representados. Acá, en Laprida, los vecinos me piden que vayamos todos juntos contra Cambiemos, no que elija a Magario, Insaurralde, Berni, Kicillof o el que sea; no me dan nombres”. 

Por último, Fisher echó mano a un encuentro que un grupo de mandatarios municipales tuvieron con CFK el mismo día que Fernando Gray asumía al frente del PJ provincial. “A ese que diga ‘yo represento al peronismo pero voy por fuera’, ya no le cree nadie. Eso es decir ‘yo juego para Macri’. Si vos decís que sos peronista, la representatividad es una sola. Esto, también, nos dijo Cristina cuando nos juntamos en diciembre. Señaló que iba a hacer todo lo necesario para que la oposición les dé una esperanza a los argentinos, y aspiro a que los bonaerenses también lo hagan; y eso lleva el sello de la unidad”, cerró el referente justicialista.

Se viene un nuevo Insaurralde vs. Mércuri, el lado B de la estrategia

El amago de Martín Insaurralde para la Gobernación, no es sólo una jugada opositora, no sólo participan los intendentes que lo acompañan y salen a hablar en su favor. Según una fuente de la Cámara de Diputados habría, también, un aporte de Cambiemos, más precisamente de calle 6. Y las miradas apuntan nada más y nada menos que al círculo más íntimo de Vidal y a lo que este decida en cuanto a los comicios lomenses en relación con el oficialismo, aunque, a decir verdad, ya estaría todo definido.

“Martín no va para la Gobernación, pero gana tranquilo la intendencia”, aportó la fuente, en estricto off. El rival de Insaurralde para la intendencia será, otra vez, el concejal Gabriel Mércuri (hijo de Osvaldo), a quien ya derrotó con comodidad en los dos comicios anteriores. “Se la dejan fácil; con su momentánea candidatura le saca poder de fuego al kirchnerismo, situación que a nivel provincial beneficia a Cambiemos; y a nivel local tiene que enfrentarse a Mércuri, a quien ya tiene de hijo, y va a seguir teniendo”, sostuvo el asesor legislativo.

Más allá de la veracidad o no del supuesto acuerdo, lo cierto es que en 2015, Insaurralde obtuvo el 47,7 por ciento de los votos, mientras que Mércuri alcanzó el 26,83 por ciento. Y en 2017, la lista apadrinada por MI, con Guillermo Viñuales como punta de lanza, se alzó con el 45 por ciento de los sufragios, en tanto que Mércuri, otra vez, resultó segundo, con el 34,71. Todo indica que el concejal macrista irá nuevamente a la carga, aunque en esta oportunidad, a sabiendas de que su victoria es prácticamente imposible. 

Mal paso de Lorenzino, empujado por el lomense

Todavía, la Bicameral encargada de analizar el desdoblaminto de las elecciones continuaba vigente. A la reunión que se llevaba a cabo en Azul llegó un comunicado del Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, oponiéndose a separar los comicios provinciales de los nacionales. 

A través de un escrito, el exdiputado sciolista criticó la decisión de “pensar en hacer una reforma cinco meses antes”, de las elecciones, “cuando tuvimos todo el año pasado”. Luego, ante la prensa, al parecer de mala gana, agregaba que “parece una necesidad política del Gobierno. Estamos hablando, aproximadamente, de 3 mil millones de pesos. No es una cifra menor”.

¿Por qué de mala gana? Las declaraciones de Lorenzino se habrían dado luego de un pedido -aunque más que pedido fue una orden- de Martín Insaurralde. En principio, según pudo saber La Tecla, Lorenzino se habría negado, ya que el tema era netamente político y poco y nada tenía que ver con su función. Pero, finalmente, accedió. Eso sí, primero tuvo que salir el lomense, después lo hizo él. Desde Cambiemos, no la dejaron pasar por alto.

“No queda claro si es Defensor del Pueblo o jefe de campaña de Insaurralde”, señaló, sin vueltas, el diputado oficialista César Torres, y agregó que “es poco serio que opine de todo. Poco serio es que no rinda cuentas de los gastos de la Defensoría y no publique en la página la cantidad de contratados y personal permanente”.

Tan grande es el malestar que, tal como publicó este medio semanas atrás, Cambiemos -con el aval del massismo- impulsará, primero, pedidos de informes reclamando a Lorenzino que explique el porqué de su intromisión en temas políticos, y los polémicos nombramientos. Además solicitará que sea llamado por la Comisión Bicameral del Defensor del Pueblo, especialmente creada para monitorear al órgano.

Elecciones para Gobernador: tres escenarios, tres candidatos peronistas

Debido a la falta de candidatos definidos, son muy pocas las encuestadoras que se animan a medir la previa de los comicios para Gobernador. Sin embargo, en su último trabajo, Query Argentina se metió de lleno en la Provincia y midió tres escenarios. Fueron 1.214 casos en todo el territorio bonaerense, con un error muestral +/-2,87% para una confianza del 95,5 por ciento. 

En el primero, la gobernadora Vidal (36,8%) lidera la intención de voto en la Provincia, seguida por CFK (30,5%). Ambas suman dos tercios de las preferencias. El tercio restante se reparte entre indecisos, voto a otros candidatos y Néstor Pitrola. 

En el segundo escenario, Vidal (39,7%) amplía la diferencia a +11,6% respecto del segundo candidato; en este caso, el diputado nacional Axel Kicillof (28,1%), que retiene poco más del 90% de la intención de voto de Cristina. 

Por último, en el tercer muestreo, -Insaurralde (27,6%) en lugar de CFK- los resultados son similares al escenario anterior: la mandataria provincial obtiene casi 40% de intención de voto (39,1%), y la diferencia con el segundo es de +11,5 por ciento. 

Giro inesperado: “Todo cambia” 

“Viste cómo es de volátil la política, como la economía de Cambiemos, todo cambia”, dijo a La Tecla un jefe comunal del interior que, en principio, había indicado que no iba a definirse por ningún candidato y que apenas dos días más tarde salió a hablar maravillas de Martín Insaurralde. “Me llamaron un par de medios y les pedí que enfocaran en eso, en que jugaba para Martín”, confesó el alcalde, dejando prácticamente al desnudo el operativo clamor, luego de que se le preguntara por el mail con sus declaraciones enviado desde el bloque PJ - Unidad y Renovación. “Aclaré que era una opinión personal y que no era mi intención involucrar al PJ de mi distrito”, completó el mandamás.

Coment� la nota