Mauricio Macri se convirtió en la "mancha venenosa" mientras define su futuro en Juntos por el Cambio

Mauricio Macri se convirtió en la

El expresidente mantiene el silencio y sus antiguos funcionarios mantienen una prudencial distancia. Llamados en off y candidatura lejana.

Cómo hacer macrismo sin Mauricio Macri? ¿Cómo alejarse paulatinamente sin quedar expuesto frente al exjefe del espacio? ¿Y si la cosa cambia y termina subiendo, pagarán el costo los que lo hayan cuestionado? Para los dirigentes y ex funcionarios del PRO el tema está arriba de la mesa. Para sus aliados, la UCR y la Coalición Cívica, es más sencillo, después de todo no le deben mayor lealtad que haber tenido una alianza electoral.  

Desde que dejó la Presidencia, Macri mantuvo un bajo perfil, salvo excepciones. Esas excepciones que le trajeron dolores de cabeza a sus aliados. Primero cuando se filtró un video suyo hablando de su equipo económico y luego cuando comparó al populismo con el coronavirus. También cuando le sugirió a Alberto Fernández seguir el modelo inglés., que terminó con el Primer Ministro Boris Johnson internado en terapia intensiva... Por último, las charlas por zoom con su mesa chica, que quedaron suspendidas “hasta nuevo aviso”. Los motivos fueron claros. Había filtraciones que perjudicaban más de lo que ayudaban.

Cuando uno consulta a exfuncionarios, todos reconocen que el expresidente está afuera de las decisiones. Aún más lejos, prácticamente en el exilio se encuentra Marcos Peña, el exjefe de gabinete que cosechó una lista interminable de enemigos dentro de Juntos por el Cambio. Los más dolidos con Macri le pusieron una definición: es la mancha venenosa. Como su futuro es una incógnita, pocos quieren quedar pegado a su círculo. Si te toca, puede lastimarte. Sin embargo, son varios los dirigentes que lo siguen llamado, aunque no lo filtren para evitar ser nombrados. El costado más duro de la política.

Federico Pinedo destacó el "silencio patriótico" de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal

Mauricio Macri pasa la cuarentena en su quinta de Los Abrojos (zona norte de GBA) y, según pudo saber PERFIL, está “a full” con su cargo en la FIFA, aunque aún no puede administrar los fondos ni viajar producto de la pandemia. Pero siempre sin hablar ante los medios. Federico Pinedo lo definió como un “silencio patriótico”. El titular de la UCR y diputado, Alfredo Cornejo dijo que era “prudente” que no hable. Dentro de las filas del PRO nadie querrá decirle que ya está en un segundo plano, aunque todos hagan ese análisis.

Quizás el más duro por estas horas fue Emilio Monzó. El expresidente de la Cámara de Diputados nunca logró ser líder dentro de Cambiemos y Peña lo mantuvo al margen. Ahora el dirigente bonaerense trabaja para Horacio Rodríguez Larreta. “No hay una disputa (entre Macri y Larreta), hay una transición natural”, dijo a Clarín. “Me imagino a Macri en una posición como los ex presidentes uruguayos, que cuando terminan su mandato comienzan a ser personas para escuchar, producto de esa experiencia única. Quisiera imaginármelo más en ese lugar, no en la contienda diaria”.

¿Qué piensa el expresidente de una posible candidatura en 2021? “Hoy no es algo que considere. En todo caso se verá más adelante si el espacio lo necesita. Eso si, quien crea que se retira de la política, no lo conoce”, planteó un incondicional suyo a este medio. Cerca del "ala dura" de Cambiemos están cerca Patricia Bullrich, exministra de Seguridad y hoy presidente del PRO y su candidato a vice Miguel Pichetto. El liderazgo concreto se verá cuando se armen las listas para las elecciones legislativas. Los primeros lugares los deciden los jefes. Macri por ahora espera. No tiene apuro. Sus antiguos funcionarios tampoco.

Comentá la nota