Los intendentes del conurbano creen que la pelea de Axel Kicillof con Horacio Rodríguez Larreta impidió flexibilizar la cuarentena

Los intendentes del conurbano creen que la pelea de Axel Kicillof con Horacio Rodríguez Larreta impidió flexibilizar la cuarentena

Varios municipios habían pedido que se abrieran más actividades comerciales e incluso los paseos recreativos.

En las horas previas a una nueva extensión de la cuarentena, los intendentes del conurbano bonaerense se movieron entre el acompañamiento a la continuidad del esquema estricto y con más controles ante el incremento de casos en los últimos días y el riesgo de propagación del virus en las villas de la provincia, y a la vez con la insistencia de habilitar algunos rubros para mitigar el desplome de la actividad económica. Algunos incluso evaluaron permitir las salidas recreativas. Una percepción cruzó las pertenencias políticas: tanto peronistas como alcaldes del PRO lamentaron que esta vez las decisiones quedaron condicionadas por la disputa entre Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta.

Un grupo de intendentes kirchneristas había cuestionado al jefe de Gobierno porteño por la apertura de comercios. Los de Juntos por el Cambio tomaron partido en su defensa.

Todos venían pidiendo habilitaciones de actividades y luego tanto oficialistas como opositores avalaron la prórroga de la cuarentena y los mayores controles sobre el transporte público, para intentar contener el salto de la curva.

Aun así la sintonía fina que reclamaban para aliviar la recesión sintió el cimbronazo de la pelea política. “Lo que pasó es muy malo. Hay que dejar de echar culpas y volver a la coordinación. El AMBA es un aglomerado urbano, miremos la complejidad y resolvamos”, dijo a Clarín un jefe comunal peronista del GBA. “Laburar en conjunto nos había hecho muy bien. Fue un error meter la política en este momento, con la gente angustiada. Hay que dar vuelta la página cuanto antes”, coincidió uno del PRO. Ambos tuvieron autorizaciones en sus municipios esta semana, aunque marcaron que quedaron pedidos que consideraron “razonables” sin respuesta.

“La decisión del Gobernador de defender la salud de la población de la provincia es correcta, por eso se va a reforzar el control del transporte público y va a seguir siendo estricta la próxima fase de la cuarentena”, ratificó a este diario Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense. “Se va a intensificar el control en los barrios humildes, para evitar que los contagios se multipliquen y la situación no pueda manejarse”, agregó la encargada de procesar los pedidos de cada municipio. En el conurbano hay unos 950 asentamientos con población vulnerable, en condiciones de hacinamiento y déficit sanitario.

Kicillof priorizó el otorgamiento de permisos en actividades industriales y se mostró con Alberto Fernández en una planta de Volkswagen en Tigre, en cierto modo otro contrapunto con el enfoque “comercial” de Rodríguez Larreta. “Algunas habilitaciones fueron saliendo. Tenemos pedidos de todo tipo y abrir indiscriminadamente es imprudente, pero algunos los entendemos y con protocolos estrictos pueden ser aprobados”, aseguraron en La Plata, a la vez con la mirada en los controles de síntomas y testeos en villas de Lanús, Quilmes, Merlo, San Martín, Moreno y otros distritos del conurbano.

“Por ahora hemos recibido algunas habilitaciones en industrias, pero no tenemos definición con los pedidos para los comercios de cercanía que presentamos la mayoría de los intendentes. Sería bueno llevar previsibilidad también a la obra privada. Esperamos una respuesta porque la angustia y la incertidumbre son muy grandes”, dijo Julio Garro, alcalde de La Plata, a Clarín. El dirigente del PRO propuso arrancar de manera gradual con la construcción en tres niveles (hasta 120 metros, hasta 300 y más de 500) y también con las salidas recreativas por terminación de DNI, como en la Ciudad.

“Hay que tratar de mostrarle a la sociedad que arrancamos el camino de la reactivación económica, con cuidado, siempre priorizando la salud de los argentinos”, sostuvo Juan Zabaleta -intendente de Hurlingham-, luego de la presentación de un convenio de enseñanza digital con Kicillof y Máximo Kirchner. En ese municipio quedaron habilitadas 23 pymes con 459 trabajadores, aunque no hubo respuesta a otros puntos de la propuesta en conjunto con Ituzaingó, San Martín, San Miguel y Tres de Febrero.

En Vicente López arrancaron servicios profesionales, inmobiliarias con turnos, mudanzas, concesionarios de autos e industrias metalmecánica. “Estamos pidiendo un poquito más, hay productos que venden los hipermercados y no pueden hacerlo los pequeños locales de barrio. Es injusto y más riesgoso. Somos varios los intendentes, también del peronismo, que planteamos eso. Es momento de buscar nuevos equilibrios entre actividad y salud”, insistió Jorge Macri.

En Quilmes, Mayra Mendoza se expresó en línea con Kicillof. "Nosotros estamos trabajando articuladamente y en línea con Provincia. Lo que hicimos fue protocolizar algunas actividades -textiles y juguetes- para mayor seguridad en el control sanitario. Lo que más nos preocupa es la circulación en el transporte público de los que trabajan en la Ciudad y viven en Quilmes", volvió a puntar la intendenta a la apertura de comercios en la Capital.

Mirá tambiénDesde la Provincia ahora afirman que los controles en las villas porteñas llegaron “al menos una semana tarde”

"Estamos atendiendo las dificultades económicas de las pymes, elevamos un centenar de pedidos puntuales a la Provincia para que puedan volver a trabajar, siguiendo los protocolos sanitarios, y muchas ya fueron autorizadas. A medida que lo permitan se irá habilitando el resto", aseguró Néstor Grindetti, de Lanús, luego de implementar una reducción de tasas a unas 10 mil empresas de ese sector, con un aumento a las de mayor facturación como contrapartida. Una medida similar anunció Diego Valenzuela, de Tres de Febrero.

Peronistas, kirchneristas y del PRO coincidieron en la percepción de que “no se abrirá más nada” en la próxima fase. Algunos incluso visualizaron el panorama estricto por varias semanas: “Probablemente todo junio”.

Comentá la nota