Las elecciones provinciales y la falta de ofertas traban el intento radical de ampliar Cambiemos

Las elecciones provinciales y la falta de ofertas traban el intento radical de ampliar Cambiemos

Los gobernadores de Mendoza, Jujuy y Corrientes están en plena campaña. Y se complican las negociaciones con el PRO y el PJ alternativo.

Las campañas en las provincias y un momento de orejear las cartas a la espera de los nuevos movimientos pusieron en pausa el después de la intensa y previsible Convención Nacional del radicalismo, con la continuidad en Cambiemos y el mandato de “ampliar” la coalición.

En lo que resta de la semana habrá conversaciones informales con referentes del peronismo no kirchnerista y antes de avanzar con reuniones formales de la comisión designada para negociar, los radicales pretenden tener de parte del Gobierno hasta qué punto llega la predisposición de Mauricio Macri de discutir con sus socios la estrategia electoral.

“Alfredo (Cornejo) y Ernesto (Sanz) van a arrancar los contactos con otras fuerzas. Hay que empezar a moverse”, dijo a Clarín un dirigente alineado con la Casa Rosada aunque crítico y uno de los que asfaltó la resolución del acuerdo en la Convención.

Ambos mendocinos integran la comisión de acción política, creada con el propósito de “reformular” Cambiemos en la cuestión electoral y en el peso del radicalismo en las decisiones de la coalición. El cuerpo lo completan los gobernadores Gerardo Morales y Gustavo Valdés, Emiliano Yacobitti –delfín de Enrique Nosiglia y nexo con Martín Lousteau- y Alejandra Lordén, del sector “amarillo” referenciado en Daniel Salvador.

Los tres mandatarios tienen los comicios encima en sus distritos: Valdés las legislativas provinciales en Corrientes este domingo, Morales el 9 de junio su intento de reelección y Cornejo ese mismo día las primarias en Mendoza, en las que empuja a Rodolfo Suárez, actual intendente de la capital. Las dos últimas apenas tres días antes del cierre del plazo para presentar los frentes.

“Ahora también la pelota la tiene el Gobierno. Vamos a ver cómo mueven ellos”, agregaron cerca del titular del radicalismo, que en Parque Norte ya había confirmado su intención de encarar las conversaciones.

“Vamos a sentarnos a hablar con todos los de la tercera vía, aunque nos digan que no”, aseguró a este diario. Luego lo reforzó Morales: “Está muy bien lo que ha resuelto el radicalismo en la Convención: ratificar Cambiemos, establecer ejes programáticos y promover la ampliación a otras fuerzas políticas. Ese es el modelo de Jujuy”.

Cornejo había encarado charlas de aproximación en la previa a la Convención con Juan Schiaretti, Roberto Lavagna, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey.

En la Casa Rosada hicieron saber que habrá reunión con los socios aunque sin apuro, sin fecha por el momento. Y que se podrá discutir la candidatura a vicepresidente, lo que ratifica el rechazo a una eventual competencia en las primarias y por supuesto al cuestionamiento del intento de reelección de Macri. En cuanto a las negociaciones con el peronismo no kirchnerista, les bajaron el precio: “No creemos que generen tensión, nosotros ya tenemos buen diálogo con la mayoría de ellos. Lo que es poco probable es que sean productivas”.

Los primeros chispazos públicos surgieron luego de que Marcos Peña celebrara la "ratificación" de Cambiemos y salieran a cruzarlo Yacobitti y Rafael Pascual, entre otros: cuestionaron a Macri y al jefe de Gabinete por referirse solo a ese punto e ignorar las exigencias de revisar la estrategia electoral. 

"El documento aprobado le da a la UCR las herramientas necesarias para trabajar en la construcción de un nuevo frente, más amplio, que pueda encarar los desafíos que deberá resolver la Argentina en los próximos años. Ahora es cuestión de voluntades", reforzó esa posición Lousteau.

Si el macrismo se mantiene en una posición rígida, el tono de la respuesta y la eventual presión del radicalismo en la discusión varían de acuerdo con las diferencias que quedaron de manifiesto en la Convención. “Algo hay que hacer, así como estamos vamos a chocar contra una pared. Hay que integrar la fórmula, que a Mauricio le compita alguien, lo que sea. Ellos son bastante cerrados pero hay que ponerse a ver todas las alternativas”, evaluó uno de los moderados, con preocupación por la “ola de resultados negativos" en las provincias y la marcha de la economía.

El panorama complicado era compartido incluso por uno de los referentes “amarillos” en una charla reservada a la salida de Parque Norte: “Si las elecciones fueran hoy, Kicillof y Magario le ganan a Vidal. ¿Cómo vamos a un balotaje después de esa derrota?”. Aun así ese sector, a diferencia del grupo de Cornejo que empuja la discusión de la candidatura de Macri, anticipa que “no queda otra” que aceptar la estrategia que en su momento defina el Presidente. “Los peronistas dicen que no van a estar en Cambiemos. Y no se puede plantear ‘que se vaya Mauricio así vienen todos’. En todo caso lo resolverá él, es una decisión personalísima”, marcó el freno a las exigencias de la UCR uno de los más alineados con el Gobierno.

Los díscolos de Ricardo Alfonsín –en Parque Norte se retiraron antes de la votación- avisaron que en caso de no concretarse la “ampliación” tendrán vía libre para ir con otra opción en este turno electoral, un camino desestimado por el resto: “Lavagna está cada vez con menos aire, ¿a dónde van a ir?”.

Coment� la nota