Los números en Diputados y Senadores que obligan a María Eugenia Vidal a negociar su presupuesto

Los números en Diputados y Senadores que obligan a María Eugenia Vidal a negociar su presupuesto

Los legisladores que responden a Massa y a los intendentes peronistas serán clave.

Este lunes comienza la pulsión política en la Legislatura bonaerense por el Presupuesto 2019, con actores estelares y de reparto. Todos gravitantes a la hora de la discusión- negociación entre oficialismo y bloques opositores.

María Eugenia Vidal expone su crédito en el trámite porque no dispone de mayoría en Diputados y en el Senado tampoco alcanza los dos tercios indispensables para la sanción del permiso de endeudamiento de unos 68.500 millones de pesos previstos para el próximo ejercicio.

El proyecto llega a la mesa de entradas del parlamento bonaerense en medio de la indefinición de un bache financiero en la Provincia por 28.000 millones de pesos derivados del traspaso de subsidios y eliminación del Fondo Sojero, que se incorpora al déficit de las cuentas previstos por otros 30.000 millones de pesos.

El traspaso de los subsidios al Transporte y energía insumirá cerca de 40.000 millones de pesos. No obstante, por la suba inflacionaria también ingresarán 12.000 millones de pesos de la masa coparticipable. Vidal requiere, por lo menos, 19.000 millones. Le concederán obras públicas por ese estimativo, aunque escalonado hasta diciembre 2019. Es decir que, de acuerdo con la evolución de los costos por inflación, ese cálculo previo se irá degradando.

Esa situación provocó conflicto larvado entre la Gobernación y el Gobierno nacional. Incluso con cuestionamientos directos, como el del ministro provincial Joaquín De La Torre, porque ese traspaso condiciona las posibilidades financieras de Buenos Aires, en beneficio –según el funcionario- de otros distritos federales.

Tuvo que armarse una secuencia de reuniones entre Vidal, Macri, Rogelio Frigerio (Interior) y Marcos Peña (Gabinete) para distender el panorama. No era confortable para el macrismo esas muestras de rebeldía. Tampoco las especulaciones sobre un plan alternativo en las presidenciales del año próximo. donde Vidal aparecía en la grilla, en eventual remplazo de Macri. Demasiado voltaje: “Yo no voy a ser candidata (a presidenta)”, tuvo que aclarar Vidal.

Mirá tambiénMaría Eugenia Vidal: “No voy a ser candidata a presidenta”

La descripción sin atenuantes es que Macri tiene una cuota moderada para morigerar los efectos de la economía en recesión, con alto índice inflacionario y apremio para pagar deuda. Si fracasa, “nos lleva puestos a todos”, sinceran también en las cercanías de la gobernadora.

Todo es tiempo y expectativa. También gestión. Vidal admite que la prioridad del momento son los números. Para ello necesita auxilio financiero. La atenuación del déficit requiere un pedido de Endeudamiento a las cámaras parlamentarias. Según el Gobierno bonaerense, necesitarán $ 68.500 millones. La aprobación de la deuda necesita de los dos tercios de ambos cuerpos legislativos. Vidal tiene avanzada las tratativas con el Frente Renovador, de Sergio Massa. Ambos tuvieron una reunión y habría otra en los próximos días.

Mirá tambiénDe cara al debate del presupuesto bonarense, María Eugenia Vidal se reunió con Sergio Massa

Las conversaciones se amplían al peronismo representado por los intendentes. El jefe de Gabinete, Federico Salvai, articula con los alcaldes del Conurbano. Cambiemos parte de 44 diputados sobre 92.

El FR tiene 12 escaños en Diputados. No alcanza para la mayoría especial (2/3). Por eso, hay algún acercamiento oficialista informal con la bancada del Frente Amplio Justicialista, integrada por Rocío Giaccone, José Ottavis, Alejandra Martínez y Juan Manuel Cheppi.

Los intendentes hacen bisagras con siete componentes: Julio Pereyra, Fabiana Bertino, Guillermo Escudero, Marisol Merquel, Federico Otermin, Carlos Urquiaga y Patricia Moyano.

Desde este lunes, el “voto suelto” cotiza en bolsa. El oficialismo comienza a mirar el despacho de Fabio Britos, quien asumió por UNA-FR y ahora orejea el mazo. Una de sus referencias es el ex diputado y actual concejal de Tandil, Mauricio D'Alessandro, quien se postuló para vice de la Gobernadora en 2019. De los 22 integrantes de Unidad Ciudadana no habrá acompañamiento. El monobloque de la Izquierda también es refractario al proyecto.

En Diputados está asegurada la tensión política.

En el Senado el carreteo será suave: si Cambiemos consigue el respaldo de los dos senadores massistas, Fernando Carballo y José Luis Pallares, los dos tercios quedarán asegurados para la aprobación del Endeudamiento. El oficialismo tiene 29 de 46. Por esta cámara ingresa en Presupuesto.

El paquete de negociación reserva un espacio para la cobertura de cargos de vocales en el Tribunal de Cuentas, un órgano de Control con rango constitucional que esta virtualmente acéfalo. Y los sillones del directorio vacantes del Banco Provincia. En el Presupuesto 2016, los intendentes peronistas lograron incorporar como Defensor del Pueblo a Guido Lorenzino, como una de las monedas de cambio.

Mirá tambiénMaría Eugenia Vidal cenó con Marcelo Tinelli: hablaron de economía, política y fútbol

Desde ahora, se discuten recursos. Con el rojo de las cuentas propias, el equilibrio primario recién quedaría resuelto entre 2020 y 2021. Hay que contabilizar los vencimientos de deudas. El 70% de las acreencias externas están en moneda extranjera (el 60% en dólares). Las alarmas fueron encendidas porque en pocos meses el dólar escaló de 20 a 40 pesos. Aquí también se paga con creces la devaluación pronunciada del peso. El desembolso será 2.200 millones de dólares en el próximo ejercicio, casi al equivalente de pedido de auxilio financiero, en pesos, a la Legislatura.

El otro soporte para el ingreso de “plata fresca” son los tributos. Está resuelta la suba de 38% para el Impuesto Inmobiliario. En Ingresos Brutos, habrá baja para algunos sectores.

La novedad es la previsión de aumento salarial del 20 por ciento en el Presupuesto. En la administración anterior, de Daniel Scioli, la pauta salarial fue eliminada en el cálculo de gastos. En esta oportunidad, Vidal la incorpora en línea con la proyección del gobierno nacional que se discute en el Congreso. La expectativa inflacionaria es del 23% en los doce meses del año que viene.

Coment� la nota