Macri vuelve a verse cara a cara con sus aliados

Macri vuelve a verse cara a cara con sus aliados

Hasta ahora, el ex presidente había evitado los encuentros con dirigentes del PRO, la UCR y la CC. Este martes se reunirá con Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Alfredo Cornejo y los gobernadores del espacio, en busca de transmitir un mensaje de unidad de la alianza opositora.

El ex presidente Mauricio Macri hará acto de presencia por primera vez desde que dejó el gobierno en la reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio. El ex mandatario había evitado hasta ahora los encuentros, por viajes y otras circunstancias que lo mantuvieron lejos de sus aliados (y los reclamos que puedan hacerle). Del encuentro participarán el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta --con quien existe una solapada disputa por el liderazgo a futuro-- y también los radicales, algunos de los cuales no ocultan sus ganas de que Macri mantenga un bajo perfil permanente. El ex presidente viene sosteniendo una línea más dura que la que proponen Larreta y María Eugenia Vidal y, por el momento, viene consiguiendo que las declaraciones de la mesa nacional estén a tono con sus deseos. El encuentro buscará dar otra muestra de unidad del espacio. 

Los dirigentes de Juntos por el Cambio se reunirán este martes a las 17 en el Comité Nacional de la UCR. Además de Macri, Larreta y Vidal, estarán los tres gobernadores radicales: Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza). También participarán el titular de la UCR, Alfredo Cornejo --que hace no mucho elogió a Macri por mantenerse callado--, el de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, y la flamante presidenta del PRO, Patricia Bullrich, en quien Macri delegó el día a día de los encuentros de la alianza. También serán de la partida los presidentes de las bancadas en el Senado y en Diputados.  

PUBLICIDAD

El último encuentro --al que el ex presidente faltó por estar de viaje en Guatemala, desde donde dijo que "el populismo es peor que el coronavirus"-- eludió cualquier discusión sobre las diferencias internas del espacio y apuntó contra el gobierno nacional por lo que consideran que es un intento de avanzar sobre el Poder Judicial y, en particular, de intervenir la Justicia de Jujuy. Macri ya había expresado que había que avanzar en esa línea discursiva una semana antes, durante un encuentro con la mesa chica del PRO que él mismo convocó para dar señales de que sigue siendo el que manda. 

No obstante, sacando a quienes se muestran como incondicionales (Bullrich y Miguel Angel Pichetto, que se quedó sin la presidencia de la Auditoría General de la Nación), hay cada vez más voces en Juntos por el Cambio --e incluso en el PRO-- que ponen en duda que Macri pueda seguir siendo el líder indiscutido del espacio, luego de los resultados de su gobierno, en particular, los económicos. El núcleo duro de Macri contesta con el 40 por ciento que obtuvo en las últimas elecciones. 

Entre los dirigentes con los que se verá Macri hay por lo menos dos que tienen un proyecto presidencial: Larreta y Cornejo. El primero viene evitando una confrontación directa, mientras teje con otros sectores del PRO, como los referenciados en Rogelio Frigerio y Emilio Monzó. El segundo hace tiempo que no oculta su antipatía por Macri. Los radicales podrían tener un segundo candidato presidencial en Martín Lousteau, por lo que el liderazgo es disputado desde más de un lugar.

También hay diferencias en cómo encarar en esta etapa la relación con Alberto Fernández .  Tanto Vidal como Larreta vienen apostando a una oposición más dialoguista. No consideran conveniente incentivar la polarización con un Gobierno que acaba de llegar y que mantiene buena imagen positiva, según publicó el consultor Jaime Durán Barba en su columna dominical en Perfil. Del lado de Macri y Patricia Bullrich, está claro que la estrategia es ir al choque.

Es probable que todo esto sea nuevamente solapado en el nuevo encuentro de Macri con los principales dirigentes del espacio en pos de discutir la coyuntura actual. Si bien es una reunión a agenda abierta, es probable que el ex presidente se refiera --como ya hizo en otras reuniones-- a su preocupación por la marcha de la economía y la suba del riesgo país. Esto a veces genera incomodidad entre sus aliados, que tal vez no terminan de entender que Macri no considera que pueda ser responsabilizado por la situación actual y, por lo tanto, se expresa como un observador más. O como un opositor que no gobernó previamente. También es probable que Macri se queje por el proyecto de reforma judicial del Gobierno, que todavía no fue presentado. Y el lockout rural seguramente sea otro de los temas a tocar en el encuentro. Resta ver si hay foto de familia del ex presidente con sus aliados. Cornejo, por caso, no se volvió a sacar una foto con Macri desde las elecciones primarias de 2019. 

Comentá la nota