Horacio Rodríguez Larreta: “Estoy convencido de que con Alberto Fernández vamos a trabajar bien”

Horacio Rodríguez Larreta: “Estoy convencido de que con Alberto Fernández vamos a trabajar bien”

El Presidente electo había cuestionado los recursos de la Ciudad. Ahora ambos hablaron por teléfono y pusieron paños fríos.

Ya desde los días previos para Horacio Rodríguez Larreta era un tema la posible tensión por los climas contrapuestos en Costa Salguero, si se confirmaba la derrota de Mauricio Macri a nivel nacional y su triunfo en primera vuelta en la Ciudad. Cuando se consumó ese escenario, el jefe de gobierno porteño salió al escenario para levantar el ambiente y desde el mismo búnker llamó a Alberto Fernández, el electo presidente con el que tendrá que negociar en su segundo mandato. “Me toca trabajar con quien la gente elija y estoy convencido de vamos a poder trabajar bien”, dijo Rodríguez Larreta el día después.

Fue una comunicación “breve pero amable”, según dirigentes de confianza del jefe de Gobierno. “Lo llamé para felicitarlo y saludarlo, tuvimos una buena charla y vamos a ponernos a trabajar con él y con la provincia”, dijo a radio Mitre. Con Alberto F. casi no tuvo relación, no hablaron nunca a solas. Durante la campaña surgió un ruido, cuando el futuro presidente dejó trascender que analizará reducir los recursos de coparticipación de la Ciudad -aumentados por decreto por Mauricio Macri- en favor de las provincias. “Yo no soy el presidente de los porteños, soy el presidente de la Argentina”, disparó la cuestión en un acto en Rosario. Rodríguez Larreta no se adelanta a un eventual conflicto: “Va a depender de lo que haga el Gobierno nacional”.

En la sede de Uspallata consideraron que de cualquier modo la Ciudad posee cierta autonomía económica como para manejarse, aunque no desestimaron la diferencia de moverse en tándem con la Casa Rosada. “La Ciudad tiene recursos. Los ocho años de Mauricio y Horacio fueron una prueba elocuente, porque la ayuda fue cero. También es cierto que los últimos cuatro años de trabajo coordinado con la Nación fueron muy productivos y se hicieron muchas obras en conjunto”, estimaron cerca de Rodríguez Larreta, que este lunes hizo otro guiño al discurso “más moderado” de Alberto F, según sus palabras, en comparación con Cristina Kirchner.

“Será una relación con el Poder Ejecutivo Nacional más que con el Presidente. Va a haber contacto entre ellos, pero básicamente los vínculos serán entre las áreas que exigen coordinación”, matizaron a su vez en Parque Patricios, con la mirada en la comunicación que en el mejor de los casos tendrán los ministros de ambas administraciones en Transporte, Educación, Salud y Seguridad, entre otras. Rodríguez Larreta encabezó por la tarde una reunión de Gabinete en la sede de Uspallata y luego llegó a la Casa Rosada para participar de la mesa de acción política para empezar a discutir los próximos pasos de Juntos por el Cambio.

“Hicimos historia en la Ciudad de Buenos Aires”, dijo exultante el domingo por la noche en Costa Salguero. De ese modo aportó acaso el único motivo de celebración en el búnker, más allá del aliciente por la recuperación del porcentaje de Macri, con su triunfo sin pasar por el balotaje con el 55,9% de los votos. Ya convocó a Matías Lammens, el rival que pretendía forzar una segunda vuelta, y también a Matías Tombolini y Gabriel Solano.

La contundencia de la victoria lo ubica como referente opositor con proyección nacional, aunque desestimó las versiones que precipitaban el inicio de una eventual carrera presidencial de cara a 2023. Ya antes del domingo dejó trascender que imaginaba a Macri “activo y con presencia” en la nueva etapa que arrancará en diciembre: “Sería una mala señal que Mauricio se vaya a vivir a Madrid”. Con el porcentaje de Macri arriba del 40%, la discusión por el liderazgo y la conformación de la coalición en la próxima etapa en todo caso decantará más adelante. Rodríguez Larreta será parte central de la nueva mesa de la toma de decisiones. 

“Es una gran noticia para la Argentina que haya equilibrio. Si ves la distribución de las Cámaras va a ser así. Lo peor que nos puede pasar es que haya hegemonía”, ponderó el resultado con menor diferencia de lo esperado, lo que dejó a Cambiemos a priori con la primera minoría en Diputados (119 integrantes) y un peso considerable en el Senado, con una bancada de 28 miembros. “No pueden sacar leyes autoritariamente. Tendrán que dialogar y debatir. Macri estuvo siempre en minoría”, remarcó.

De buen vínculo con la llamada ala política del Gobierno -se moverá en tándem con Vidal y a la vez mantiene estrecha relación con Emilio Monzó-, Rodríguez Larreta era señalado este lunes en algunos despachos de la Casa Rosada como la muestra de lo que debería haber hecho Macri para mejorar sus posibilidades en esta elección. El jefe porteño sumó a Martín Lousteau, también a Roy Cortina y el apoyo de José Luis Espert. Funcionarios se lamentaban no haber “sumado peronismo” a nivel nacional en su momento.

Coment� la nota