El Gobierno va por unidad en Córdoba y Mendoza y promete respetar las bancas radicales

El Gobierno va por unidad en Córdoba y Mendoza y promete respetar las bancas radicales

La UCR pidió que respeten sus bancas, y acordaron proporcionalidad según representación de cada partido. Pichetto se mostró con el senador peronista Camau Espínola de Corrientes, en Casa Rosada.

El Gobierno busca anular las divisiones internas que presentó en Córdoba y Mendoza, dos de los distritos con más electores del país, durante las elecciones de esas provincias. Es por eso que el presidente Mauricio Macri se reunió con el mendocino Omar de Marchi (PRO) y luego Alfredo Cornejo y Ernesto Sanz (UCR) visitaron la Casa Rosada. A su vez, los radicales lograron que se respete la proporcionalidad de sus legisladores en estos comicios, y hasta se fueron contentos porque postulan a dos senadores, como Martín Lousteau, en CABA, y Horaci "Pechi" Quiroga en Neuquén.

"No hay espacio para internas. No es mi intención. Vamos a articular Cambia Mendoza todos juntos, vamos a articular una lista en conjunto", comentó a este diario el ex precandidato a gobernador mendocino por el PRO. Justamente, su precandidatura generó mucho malestar en el radicalismo, en especial en el gobernador Cornejo, quien veía un escollo interno cuando quería acompañar a Rodolfo Suárez en las PASO.

A fin de desactivar esa interna, Macri recibió en Olivos a De Marchi. El mendocino también se reunió con el candidato a vicepresidente, el peronista Miguel Pichetto. "Con Miguel en el espacio seguramente el votante peronista que quiera mirar para adelante no se sienta contenido por el kirchnerismo", comentó. A su vez, el ex precandidato a gobernador por el PRO por ahora rechaza ir como candidato a diputado nacional.

Luego de De Marchi, el gobernador Cornejo y el referente radical, Ernesto Sanz, entraron por la tarde en Casa Rosada. El titular del radicalismo definirá este jueves si encabezará la lista de diputados nacionales por Mendoza. Cornejo y Sanz también se reunieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y acordaron respetar la proporcionalidad de legisladores de cada partido, donde haya representantes. En donde no, habilitan las internas.

No es que la UCR pone en juego sólo las bancas que tiene. Por ejemplo, Lousteau y Quiroga como precandidatos a senadores sería una ampliación de su representación.

Por su parte, la otra puja es en Córdoba, donde Mario Negri y Ramón Mestre, ambos radicales, compitieron separados por la gobernación. Y perdieron ante Juan Schiaretti, el mandatario peronista que habilitó boleta corta para las elecciones nacionales (o sea que no lleva candidato a presidente) y tiene buen vínculo con Macri y Pichetto. La iniciativa sería que encabece Negri. Pero los radicales también amagan con armar una lista interna.

Al caer la tarde, la imagen que sorprendió en Casa Rosada fue el ingreso de Pichetto junto a Camau Espínola para reunirse con Peña. El senador peronista por Corrientes junto al candidato a vicepresidente de Macri es una foto que alimenta la especulación de que, con Pichetto, Macri podría atraer peronistas. El martes recibió junto al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al intendente peronista de La Rioja, Alberto Paredes Urquiza. Pichetto y el ministro planean trabajar en tándem.

De hecho, ayer, mientras ingresaba Camau Espínola, Frigerio estaba reunido con el ex gobernador de la provincia, el radical Ricardo Colombi. El Gobierno trabaja para sumar en cada provincia, tras la ola de derrotas en las elecciones provinciales.

Coment� la nota