El esguince de Alberto Fernández y el desafío de Horacio Rodríguez Larreta

El esguince de Alberto Fernández y el desafío de Horacio Rodríguez Larreta

Guarda el escalón

Los cuidados del Presidente de la Nación son materia de discusión, tanto en la Casa Rosada como en la Quinta Presidencial de Olivos, residencia donde Alberto Ángel Fernández pasa sus días casi enteramente desde el 20 de marzo cuando comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Quienes aseguran que el jefe de Estado se protege de un eventual contagio defienden el esquema que se montó en Olivos: se les toma la temperatura corporal a todos y todas los que ingresan al predio de zona norte y el alcohol en gel y los barbijos abunda en los distintos pabellones de la histórica residencia. Más allá de que el Presidente asegura estar “espléndido” y dijo que no se realizó ningún testeo por el COVID-19, como respondió en su última conferencia de prensa ante la pregunta de un periodista de Clarín, entre tanto cuidado hubo algo que se escapó a los cuidados: esta semana, apareció en ojotas y renqueando ante sus colaboradores. “¿Qué te pasó, Alberto?”, le preguntaron sus más íntimos colaboradores cuando lo vieron llegar así a una reunión. “Me esguincé”, aceptó resignado el primer mandatario. Quienes hurgaron cómo sucedió el hecho fue de un modo muy simple: al bajar una escalera mientras chateaba, una costumbre de toda hora de Alberto Ángel Fernández. ¿WhatsApp?

Recuerdos de Vanoli

En la Quinta de Olivos también hubo tiempo esta semana para el recuerdo. Y fue para recordar a Alejandro Vanoli, hoy eyectado de la conducción de la ANSES, pero que logrará cobijo en otro sector de la administración nacional. Funcionarios nacionales encontraron en una búsqueda de Internet un dato que pasó desapercibido en los últimos días, cuando Vanoli voló y recayó en la Administración Nacional de la Seguridad Social la camporista Fernanda Raverta. El dato que un memorioso repasó es que Vanoli había denunciado en un tiempo al mismísimo Alberto. El hecho sucedió en 2010, cuando el economista se desempeñaba al frente de la CNV y desde allí, accionó contra directivos de la empresa Papel Prensa, auspiciado por el entonces secretario de Comercio Guillermo Moreno. En ese entonces, la Comisión Nacional de Valores inició un sumario y entre los apuntados estaba, ni más ni menos, que el hoy Presidente. Vanoli apuntó así contra el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, quien en esos tiempos, se mostraba distante políticamente del kirchnerismo. Deportes en el recuerdo…

Horacio, mi buen amigo

Otro de los que desfila por estos tiempos por la residencia de Olivos es Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno porteño asiste allí para las charlas que Nación mantiene con los distintos distritos, en medio de la cuarentena. Esa buena sintonía que Larreta logró con Fernández -y con el gobernador Axel Kicillof- ha generado fuertes críticas desde el sector más duro de Juntos por el Cambio. Mucho más, luego de la conferencia de prensa conjunta de los tres funcionarios, donde el jefe de Estado criticó a la gestión nacional anterior, o sea, a Mauricio Macri. En ese ala de los “halcones”revisten el ex presidente Macri, el ex senador Miguel Ángel Pichetto, el radical Alfredo Cornejo y la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich. La hoy presidenta del PRO mantiene un perfil alto y en los medios, es muy crítica de toda la gestión peronista nacional y cuestiona la duración de la cuarentena, en detrimento de la economía. Pero esas objeciones, que incluso alcanzaban al mismísimo intendente , se apaciguaron los últimos días. Es que Pato y Horacio mantuvieron una larga charla y pusieron calma en la tensión de los últimos tiempos entre los “halcones” y las “palomas” de la principal fuerza opositora. Ay, Cambiemos…

Larroque Omm

Donde reina la paz y no la discordia es en los alrededores del ahora ministro bonaerense Andrés “Cuervo” Larroque. El duro dirigente de La Cámpora desembarcó en el Gabinete de Axel Kicillof y comenzó con perfil alto su tarea ministerial. Pero en los últimos días, se mostró como “un ser de luz” y mantuvo charlas que lo alejan de su perfil de hombre intransigente, fiel a su faena de secretario general de La Cámpora. Larroque se “deskirchnerizó” por unos días y visitó a los intendentes de Moreno y de Hurlingham (Mariel Fernández y Juancho Zabaleta) para ponerse a disposición de estos alcaldes y hasta se reunió con Hilda González de Duhalde, la esposa del ex Presidente, duro crítico de La Cámpora. La cita con “Chiche” fue para consultarle por su experiencia en lo social, como creadora del recordado plan de las “manzaneras” en la provincia de Buenos Aires. Qué lindo que la gente se quiera...

Comentá la nota