Efecto Vicentin: la imagen positiva de Alberto cayó 5 puntos y lo supera Larreta

Efecto Vicentin: la imagen positiva de Alberto cayó 5 puntos y lo supera Larreta

Así lo muestra una encuesta elaborada por Atlas en la que se analiza la opinión de los argentinos con respecto a los líderes políticos, la pandemia de coronavirus y la expropiación de la cerealera.

 

La expropiación de la cerealera Vicentin fue un antes y un después para el presidente Alberto Fernández. Desde que se dio a conocer la noticia que la popularidad del mandatario cayó cinco puntos, y se ubica por detrás de la del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Un paso en falso que podría agravarse dependiendo de cómo siga su gestión de la pandemia de coronavirus.

Así lo indica una encuesta elaborada por AtlasIntel, la única que anticipó en sus sondeos los resultados de las elecciones presidenciales de 2019 en Argentina y predijo los desempeños de todos los candidatos, dentro del margen de error. 

Según el sondeo de Atlas, un 47.8% de los dos mil consultados aprueba la gestión de Alberto Fernández del Gobierno, mientras un 43.9% está en contra. Los resultados eran distintos en las mediciones del 7 de mayo: en ese momento eran 53.2% favorables respecto a un 37.6% que no. El CEO de la encuestadora, Andrei Roman, cree que la expropiación de Vicentín es la gran responsable de esta caída.

PUBLICIDAD

“Hay un cierto contagio en la imagen negativa de Alberto por cuenta del episodio de Vicentin. El tracking diario informa que la imagen del mandatario ha empeorado bastante desde que se dio a conocer la intención de la Casa Rosada de expropiar la cerealera. Si bien todavía es superior a los otros líderes de izquierda hay una tendencia a la baja. Además, hay una erosión en parte natural porque es un Presidente al inicio del mandato”, consideró Roman en diálogo con PERFIL.

Un 47.7% de los consultados afirmaron estar en contra de la expropiación de la empresa, mientras que solo la apoyan un 31.2% y el 21.2% restante no tiene una opinión formada respecto a la cuestión. En las últimas dos semanas, la postura contraria a que el Gobierno tome las riendas de Vicentin creció casi 10 puntos porcentuales a la par que bajó la imagen de Alberto.

Un dato llamativo es que el 45.9% atribuye la decisión de la expropiación de la compañía a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y tan solo un 28.8% opina que la determinación la tomó el jefe de Estado. Precisamente, la mala imagen de la número dos de la Casa Rosada y su potencial influencia sobre el mandatario es otro factor que explica la caída en la imagen de Fernández. “La estrategia de Alberto debía ser dejar Vicentin de lado y concentrar los esfuerzos del Gobierno al combate de la pandemia, donde es el líder político más valorado por los argentinos tanto en comparación con los nacionales como internacionales”, consideró el CEO de Atlas.

Pero si se mira la imagen global y no solamente la gestión de la pandemia, Rodríguez Larreta es el líder político más valorado de la Argentina, con una imagen positiva del 53% y una negativa del 24. Alberto, con 52 de positiva y 42 de negativa se ubica por detrás. Los siguen la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, la líder del PRO Patricia Bullrich, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el ex jefe de Estado, Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

“Es un poco sorprendente la imagen positiva de Larreta. Lo que yo entiendo al analizar esto es que el jefe de Gobierno porteño ha sido el que ha adoptado una postura más técnica y menos ideológica entre todos los líderes políticos con todo lo que ha sucedido en la Argentina en estas últimas semanas. Además, tiene más autonomía en términos de administración de la ciudad de Buenos Aires”, manifestó Roman. 

Para el CEO de Atlas, que los dos líderes con imagen más positiva sean Rodríguez Larreta y Alberto Fernández demuestra la necesidad de la población de alejarse de la grieta. “Hay un cansancio con la polarización. Estamos en un momento de grandes dificultades en relación a la crisis del COVID-19 y una situación económica muy delicada. Creo que en estos tiempos de crisis la sociedad tiene una tendencia a buscar la unificación para poder confrontar estas dos crisis de una forma pragmática”, indicó.

Comentá la nota