El desafío del PJ federal, crecer sin Cristina Kirchner pero con el kirchnerismo

El desafío del PJ federal, crecer sin Cristina Kirchner pero con el kirchnerismo

El PJ no K busca consolidarse rápidamente como una opción de gobierno para no quedar atomizado y siendo funcional a Cambiemos.

El nuevo armado peronista denominado hasta próximo aviso “Una alternativa para la Argentina”, que funde a los dirigentes del PJ que no comulgan con Cristina Kirchner aunque en paralelo pretenden atraer a buena parte del público kirchnerista, todavía debe trabajar mucho para alcanzar el sitial que le permita polarizar, en un escenario pre-electoral, con el presidente Mauricio Macri o con el candidato o candidata que Cambiemos decida.

Hay algunos experimentos provinciales donde comulgan el PJ no K y los K. Santa Fe, por ahora detrás de la candidatura a gobernador de Omar Perotti y con la venia de Agustín Rossi; o Mendoza, donde Guillermo Carmona será el único candidato en los comicios partidarios de noviembre para encabezar el PJ mendocino.

El lanzamiento a través de una foto de Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Pichetto, del “nuevo espacio” peronista, dio sus primeros pasos. Una reciente encuesta de Management & Fit publicada por Clarín reflejó que un 46% de los consultados consideraba que un espacio que no sea ni kirchnerista ni macrista podría gobernar la Argentina.

En intención de voto, Cristina sigue siendo la mejor posicionado con 19,5%. En tanto dos de los dirigentes que protagonizan el experimento del PJ no K, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, se ubican en el cuarto y sexto lugar, respectivamente, con 11,7% y 5%.

Para Juan Germano, socio fundador de Isonomía Consultores, si bien falta mucho para los comicios, existe un importante número de ciudadanos que no son leales ni están afiliados a partidos políticos. El 60% del electorado nacional -dice a Clarín- no elige a ninguno de los candidatos en danza; el 20% opta por frentes nuevos como el Frente Renovador o el mismo Frente para la Victoria; en tanto un 20% se divide entre el PJ y la UCR, con más peronistas.

Por eso, Germano considera que resulta “desfasado de la realidad” que se quiera sumar adeptos con los sellos tradicionales del PJ.

De ahí que del brainstorming de los PJ federales surja la necesidad de presentarle a la sociedad algo más que el Partido Justicialista. Por ejemplo un frente con espadas del centroprogresismo, ahora que dirigentes como Margarita Stolbizer, Martín Lousteau, Ricardo Alfonsín y el propio Miguel Lifschitz, andan en conversaciones sobre armar un polo de centroizquierda.

“No tienen que venir al PJ pero si podríamos hablar de una alianza electoral que confluya en unas gran PASO”, avizoran.

Comentá la nota