Cristina Kirchner pone en juego su capital político y busca volver de la mano de Alberto Fernández

Cristina Kirchner pone en juego su capital político y busca volver de la mano de Alberto Fernández

Cristina vota en Santa Cruz, sueña con regresar al poder y apuesta a Alberto Fernández, que enfrenta a Mauricio Macri en las PASO

Cristina Kirchner está instalada desde ayer en Río Gallegos y no va a volver sea cual sea el resultado de las elecciones. No hay vuelo de regreso a Buenos Aires, es cierto. Pero esa circunstancia también le servirá como un mensaje que hoy a la noche quiere dar el Frente con Todos: la centralidad será para Alberto Fernández.

Hoy la ex presidente no sólo comienza a poner en juego la posibilidad de regresar al poder, sino también todo su liderazgo político, en medio de una compleja situación personal en la Justicia.

Ella fue quien decidió cambiar de golpe los planes cuando lo llamó a su ex jefe de Gabinete, con quien se peleó de manera casi terminal, y le dijo: ¨Alberto, tengo que hablar con vos, quiero que vos encabeces la fórmula presidencial¨.

Hasta ese momento, pese a que había recompuesto la relación después de años de silencio y cuestionamientos feroces, Alberto Fernández jamás había pensado en ser candidato. Se acomodó con los días a esta nueva situación y hoy por primera vez se somete a la urnas como candidato a presidente de su ex jefa.

¨Cristina se dio cuenta que no se podía seguir peleando con todos, que tenía que unir al peronismo. Y además que el que podía ser el puente para eso, era Alberto. Ahí empezó todo. Ella supo leer el mapa electoral antes que nadie", recordaba hace 48 horas una fuente de extrema confianza de la ex presidenta.

Mauricio Macri, presidente. Busca la reelección frente a la fórmula Fernández-Fernández de Kirchner. (Nicolás Stulberg)

Para el presidente Macri y su entorno, lo único que pasó es que el kirchnerismo se dio cuenta que Cristina no tenía los números que decía tener en las encuestas, y por esa razón se vio obligada a dar un paso al costado e ir en el segundo lugar.

La jugada fue tan fuerte que obligó al Presidente a algo que no quería: abrir la fórmula presidencial a un peronista. Así llegó al macrismo el senador Miguel Angel Pichetto. Antes de hacer el anuncio oficial, Macri hizo un llamado: se comunicó con la vicepresidenta Gabriela Michetti. Ella estaba en medio de una conferencia en la ONU y Macri fue sin vuelta, según ella contó después: ¨Gabi quiero que te enteres por mí. Estoy muy presionado, no tengo espacio para hacer otra cosa. El candidato a vice va a ser Pichetto¨.

Y en ese momento empezó de algún modo la pelea electoral que hoy empieza a definirse con las PASO.

La campaña de Cristina Kirchner fue la presentación de su libro ¨Sinceramente¨. Fue decisión de la ex presidenta. Sólo participó sobre el final de algunos actos políticos con Alberto Fernández, como el cierre en Rosario, y también estuvo en algunas presentaciones con el candidato a gobernador bonaerense Axel Kicillof, y el primer candidato a diputado Sergio Massa.

Pero el eje fue ella sola, frente al auditorio que iba a escucharla en la presentación del libro. No dio entrevistas y si hizo sus publicaciones en las redes, medio que eligió para dar su mensaje una vez que dejó la Casa Rosada.

Cristina Kirchner en el cierre de campaña de Axel Kicillof

Quienes acompañan a la ex presidenta aseguran que esa modalidad seguirá en la campaña hacia octubre, según pudo saber Infobae de tres fuentes que integran su círculo íntimo. ¨Cristina se siente muy cómoda en esas charlas, tiene un contacto directo con la gente¨, dijo uno de sus colaboradores.

Lo que va a aumentar es la cantidad de las visitas al interior del país y en el conurbano, según sean los resultados de las PASO. Las fuentes consultadas por Infobae indicaron que hay un clima interno de ¨optimismo moderado¨ frente al resultado electoral. Ninguno de los principales candidatos del Frente con Todos se animó a anticipar un resultado.

La ex presidente no es de leer muchas encuestas, aunque sí hay en el equipo de Alberto Fernández varios sondeos. En las últimas horas, el candidato a presidente del Frente de Todos revisó algunos, pero prefiere no entusiasmarse con las encuestas.

¨Las elecciones se ganan en las urnas¨, dijo en una de las reuniones que tuvo después de los actos de cierre. Mientras espera, prefiere divertirse mirando los ¨memes¨de las campaña y entrenar su garganta con su amigo y cantante Litto Nebbia.

Cristina Kirchner estará hoy en familia, con la hermana de su esposo, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, quien también pone en juego el apellido Kirchner, en el lugar donde Néstor Kirchner inició el proyecto de llegar a la Casa Rosada,acompañado de pocas personas: Cristina, Alberto Fernández, Esteban Righi, Julio Bárbaro y Carlos Kunkel.

En ese momento se llamaron el grupo Calafate y nadie creía que era posible que alguna vez fueran gobierno. Se quedaron 12 años. Y ahora Cristina sueña con una revancha personal, y además política porque ella sostiene que hay en juego un modelo de país que está encarnado en la fórmula del Frente de Todos.

La campaña también estuvo marcada por la complicada situación judicial que enfrenta Cristina Kirchner, ya que acumula 13 procesamientos por delitos vinculados con actos de corrupción. La ex presidenta y los suyos sostienen que hay una  persecución judicial que lleva adelante  principalmente el juez federal Claudio Bonadio.

La defensa de la ex presidenta en todas sus causas es básicamente política y no técnica. Nada indica que eso vaya a cambiar.

Además del frente judicial, lo que también atravesó su campaña es la salud de su hija Florencia, quien se encuentra en Cuba bajo tratamiento.

La salud de Florencia Kirchner es un tema delicado cuando se intenta buscar información. ¨Es un tema personal, no nos metemos¨, es la respuesta repetida entre los colaboradores de la ex presidenta. El mes pasado, ya interrumpió ocho días la campaña por su viaje a Cuba, y ahora lo volverá a hacer. Antes tuvo que pedir primero permiso para viajar a la Justicia.

Cristina está preocupada por la salud de Florencia. Tras las PASO regresa a la Habana y se queda unos días con su hija menor.

Después del resultado de las PASO, y de una semana en la que se analizará cómo seguir la campaña, Cristina Kirchner volverá a ver a su hija Florencia el 22 de agosto. Mientras está en Buenos Aires, se ocupa de su nieta Helena, la hija de Florencia con Camilo Vaca Narvaja, quien en declaraciones públicas contó que su ex suegra ayuda con el cuidado de su hija Helena, ante la complicada situación.

En el acto de cierre de campaña en Rosario, Cristina Kirchner dijo que si estaba ¨en pie¨ era porque la gente que estaba ahí presente ¨no le había soltado la mano¨. No lo decía por los dirigentes y gobernadores. La frase fue explicada después por sus allegados, como que ¨Ella¨, como le dicen ahora, se reconforta con la gente que la va a escuchar en cada presentación y eso es lo que la mantiene en carrera.

Un mes antes de avisarle a Alberto Fernández que quería que él fuera el candidato, Cristina Kirchner había empezado a dar señales. Fue cuando uno de los gobernadores que ganó su elección después de acordar con el kirchnerismo le preguntó si iba a ser candidata. ¨Yo tuve más de los que soñé en mi vida. Fui diputada dos veces, senadora, dos veces presidenta y parte de mi pueblo me quiere. Perdí también mucho, mucho. Haré lo haga falta para que no terminen de destruir lo que hicimos¨, habría sido su frase, que luego el gobernador contó a los suyos, según pudo saber Infobae.

Al núcleo duro del kirchnerismo le costó aceptar a Alberto Fernández, pero después se acomodaron y llegaron al día de hoy apostando a ganar, aún con diferencias internas.

Nada indica hoy que el esquema de campaña hacia octubre cambie demasiado,salvo que resultado sea muy adverso. Fuentes allegadas a la fórmula del Frente de Todos aseguraron que en los próximos días habrá reuniones para analizar lo que viene, antes de que Cristina Kirchner viaje otra vez a cuba.

Alberto Fernández tiene su propia campaña, más allá de su diálogo permanente con Cristina . Hablan todos los días y si no se ven se chatean.

Alberto Fernández, candidato a presidente del Frente de Todos, durante su gira por Salta

El candidato a presidente se enfurece cuando lee notas o en las entrevistas le preguntan quién va a mandar en el caso que ganen las elecciones en octubre.

¨Lo mismo decían de Kirchner, que iba a ser un títere de Duhalde. Y fue todo lo contrario¨, suele recordar el ex jefe de Gabinete. Él considera que el oficialismo trata de instalar la idea de que la que va a gobernar es Cristina Kirchner y no él.

En la intimidad de algunas de sus reuniones previas a la veda electoral, volvió a hablar del tema. ¨Cristina no se va a jubilar pero entendió cuál es su rol en esta elección", dijo.

La ex presidente ante de irse al Sur se reunió con Alberto Fernández e intercambiaron algunas sensaciones previa a la elección de hoy. Cristina Kirchner siente que hoy empieza el camino que la puede llevar de vuelta a la Casa Rosada, aunque en el papel de vicepresidenta. Está en juego lo que considera su modelo de país frente de su gobierno comparado con el de Macri.

Aseguran en su entorno que no está nerviosa, que está más tranquila y reflexiva que antes. Hoy esperará la elección casi en soledad, lejos del escenario porteño donde Alberto Fernández espera poder empezar a soñar con ser presidente, algo que nunca pensó que podía llegar a suceder.

Ella, Cristina Kirchner, que fue dos veces presidenta, que tiene múltiples procesamientos en la Justicia y  una banca en el Senado hasta 2023, juega hoy mucho más que su capital político. Se juega todo.

Coment� la nota