Confirmado: Mario Montoto personal y comercialmente atado a Mar del Plata

Confirmado: Mario Montoto personal y comercialmente atado a Mar del Plata

En varios adelantos exclusivos, mdphoy.com , ha seguido con atención la contratación y explotación de cámaras de seguridad en la ciudad. El excluyente protagonista es Mario Montoto, su hija la diputada provincial por la Quinta Sección Electoral Fernanda Raverta y la diputada nacional Adela Segarra.

En la edición de hoy en el matutino Clarín en página 69, en la sección policiales, aparece una nota que lleva como volanta “Blanco sobre Negro” y como título “La seguridad de Montoto”, lleva la firma de Héctor Gambini y su transcripción textual es la siguiente:

“Los argentinos no sabemos todavía quién será el próximo presidente pero un hombre llamado Montoto ya sabe que será su amigo. O su cliente.

Mario Montoto es quien sembró con miles de cámaras de seguridad la Ciudad de Buenos Aires -y entonces firmó un contrato con Mauricio Macri-, el municipio de Tigre -y entonces firmó un contrato con Sergio Massa-, y otra docena de municipios en toda la Provincia, y entonces cultiva un aceitado contacto personal con Daniel Scioli. En la Provincia tiene además un contrato para aportar la tecnología de pulseras electrónicas que controlan a los presos con detención domiciliaria, una tarea que depende del ministro de Justicia Ricardo Casal, uno de los miembros del gabinete de mayor confianza del gobernador.

Montoto factura para evitar robos, pero si los ladrones roban igual y van presos después factura para controlar su prisión domiciliaria. Cualquiera diría que es un buen negocio.

A Scioli lo une una relación aún más profunda que la estrictamente comercial. En 2007, cuando era vicepresidente, Scioli quiso conocer al flamante embajador estadounidense en la Argentina, Earl Anthony Wayne. Fue Montoto el que se lo presentó, en una elegante y discreta cena que transcurrió un 14 de mayo en su casa. La de Montoto. Menos el menú, todo quedó debidamente registrado en un cable de la Embajada de Estados Unidos en la Argentina luego revelado por Wikileaks. Allí se escribió que la cena fue “fructífera”, y que duró tres horas.

Un año después, en abril de 2008, otro cable de la Embajada directamente trazaba un perfil suyo. “Mario Montoto está involucrado en las industrias de defensa y seguridad. Publica una revista mensual sobre defensa y relaciones internacionales llamada DEF y es un ex asesor del jefe de la guerrilla Montoneros. Ahora es muy pro estadounidense y hace negocios con Israel”. Según revela el libro Argenleaks, los cables de Wikileaks sobre la Argentina, del periodista Santiago O’Donnell, la propia Embajada americana sostiene que Montoto “asesora a Scioli” en materia de seguridad pública.

Antes de ser un empresario privado exitoso en el rubro de la seguridad, Mario Montoto fue Pascualito, secretario privado y apoderado legal de Mario Firmenich en Montoneros. Antes de escalar hasta la cúpula de la organización, le escapó a la muerte por puro milagro: lo atacó en La Plata un comando de la Triple A que le disparó con una pistola 45, pero la bala no salió. Huyó corriendo bajo los tiros. El diario que llevaba bajo el brazo terminó con dos agujeros y él, ileso.

Tras el regreso de la democracia luchó por el indulto de Firmenich y abandonó la militancia. En su libro Recuerdo de la Muerte, Miguel Bonasso escribió que el Peronismo Revolucionario apoyó la campaña de Menem con un importante aporte económico de Montoto a cambio del indulto a Firmenich. Montoto aclaró luego que era cierto que trabajó por el indulto, aunque negó lo del aporte.

Su primera esposa, María Inés Raverta, fue secuestrada en Perú, durante un operativo de militares argentinos autorizados por el Plan Cóndor de las dictaduras latinoamericanas. Luego se casó con Adela Segarra, la diputada que el año pasado trastabilló por Radio Mitre ante las preguntas de Marcelo Longobardi acerca de la estatización de la empresa Ciccone. También se separó de ella. Con Raverta, Montoto había tenido dos hijas. Una de ellas, María Fernanda, lleva el apellido de su madre, vive en Mar del Plata y es diputada provincial. Milita en La Cámpora.

Montoto también tuvo un vínculo con Ciccone, el tema que le hizo pasar un mal trago radial a su ex mujer. Fue director de Trainmet Ciccone Sistemas, fabricante de máquinas expendedoras de boletos para las empresas de transporte

Mario Montoto es un católico ferviente y un cuidadoso cultor del perfil bajo. Sus asistentes fueron contactados seis veces durante las últimas dos semanas con pedidos de entrevista para esta nota pero nunca hubo respuesta. “Quédese tranquilo que el señor Mario ya sabe que lo está buscando”, fue lo último que dijeron.

La vida lo hizo empresario, socio y empleador de militares y policías, los enemigos que se pasó combatiendo durante su juventud. El director de su revista DEF, dedicada a temas de armamento, defensa y política internacional, es el coronel retirado Gustavo Gorriz, ex vocero del ex jefe del Ejército Martín Balza y también ex edecán de Carlos Menem.

Antes de probar con la seguridad, Montoto incursionó en otros rubros, siempre con el Estado como cliente. Fue director de Metropolitano, la empresa que gestionaba el ferrocarril Roca y a la que el Gobierno le quitó la concesión por el paupérrimo funcionamiento de la línea. En el emprendimiento fue socio de Sergio Taselli, un empresario que terminó procesado en la justicia. Taselli también había sido su socio en la empresa de los boletos.

La pérdida de Metropolitano al frente del ferrocarril fue en mayo de 2007. Montoto no se deprimió por el quite de la concesión. En la misma semana sentaba en su mesa al embajador estadounidense y a Daniel Scioli.

Rendirse, jamás. Los contactos valen más que la estabilidad laboral. Montoto puso sus primeras cámaras alrededor de la Plaza Houssay de Buenos Aires, contratado por el entonces intendente de la Ciudad y actual jefe de campaña de Scioli, Jorge Telerman. En el GBA desembarcó de la mano de Massa, que hizo de la tecnología en seguridad una de sus banderas fuertes en la gestión del municipio. Enseguida empezaron a llamar otros intendentes que querían replicar esa imagen de seguridad que conseguía Tigre, y comenzaron a llover los contratos. Primero en la Provincia de Buenos Aires. Después en otros sitios del país. Finalmente, en diferentes ciudades latinoamericanas.

El crecimiento de su empresa de seguridad Global View fue tan auspicioso que en 2012 le vendió el 85% de la compañía a la japonesa NEC, en 30 millones de dólares. El que recomendó la compra fue el director de NEC para América Latina, el único alto miembro de la empresa no japonés.

Carlos Martinángeli es argentino, directivo del club Quilmes y amigo del presidente de ese club y ahora candidato a gobernador bonaerense, Aníbal Fernández, con quien hace pareja de truco durante los veranos en Cariló. El funcionario que dijo que la inseguridad es una sensación y el empresario que invierte millones para vender formas de combatirla quedan así, frente a frente, en traje de baño y con un puñado de porotos de por medio. Cada tanto, la Argentina entrega maravillosas postales de realismo mágico.

Es por eso mismo que la influencia de Montoto no sabe de divisiones partidarias. El año pasado organizó un seminario sobre tecnologías de la seguridad y lucha contra el narcotráfico que tuvo entre sus asistentes al propio Scioli, pero también al secretario de seguridad nacional Sergio Berni y al ministro de Seguridad porteño Guillermo Montenegro. Con todos ellos se fotografió en la vereda de la Universidad Católica Argentina, en Puerto Madero. Berni le dio al anfitrión un revestimiento de acero: “Este es el ámbito preciso para debatir políticas de seguridad”, dijo cuando tomó el micrófono. Era un ámbito privado.

Montoto es también el titular de Codesur (Corporación para la Defensa del Sur), una empresa que vende productos bélicos. La compañía hizo el mantenimiento del submarino Salta, para la Armada Argentina, y –en sociedad con una firma israelí– se ocupó también del mantenimiento general del Tango 01. El que traslada a la Presidenta. Sus relaciones con empresas de defensa de Israel lo llevaron, además, a presidir la Cámara de Comercio argentino israelí.

Su actividad crece y se multiplica con cada demanda de mayor seguridad. El delito que se expande no es sólo un drama social. También es un negocio. “Es imprescindible que los gobiernos y sus fuerzas de seguridad estén a la vanguardia, aplicando soluciones modernas con tecnologías de última generación”, le dijo el mes pasado a una revista de negocios que se distribuye en Centroamérica y Miami. Le dieron una tapa grandilocuente: Ciudades seguras, el argentino Mario Montoto vela desde sus empresas para que reine la tranquilidad en Latinoamérica. Montoto es la seguridad y la seguridad es de Montoto.

El ex montonero nació en La Plata hace 57 años. Da conferencias por toda América en contra de la inseguridad y el narcotráfico. Y enfoca siempre la inseguridad desde la prevención de las cámaras y el uso de más policías con mejor equipamiento. Desde 2008, cuando fundó Global View, la inseguridad no paró de crecer en la Argentina. Es una ecuación matemática simple: las empresas que venden seguridad se hacen ricas cuando la inseguridad aumenta.

Eso sí. De las causas que provocan la suba de los delitos que se ocupen otros. “En casa del paragüero no se maldice a la lluvia”.

Coment� la nota