Rodríguez Larreta: un triunfo que deja dudas más allá de la primera vuelta

Rodríguez Larreta: un triunfo que deja dudas más allá de la primera vuelta

En la elección para jefe de Gobierno, el oficialismo mantuvo su liderazgo, pero apareció un rival inesperado.

El objetivo de ganar en primera vuelta puede haber quedado más lejos de concretarse. Se decía, en la previa, que para alentar esperanzas de lograr un hecho inédito para un jefe de Gobierno, los números de las PASO debían acercar a Larreta, como mínimo, al 48%. Dos puntos menos no parecen tanto, pero al mismo tiempo pueden volverse difíciles de remontar, sobre todo si se tiene en cuenta que, el segundo lugar, Matías Lammens lo logró con un récord para el kirchnerismo en la Ciudad, que hacía rato no superaba un techo de 28%, e incluso había salido tercero en las últimas elecciones para jefe de Gobierno.

El escenario que queda después de las PASO -Larreta primero con 46,48%, Lammens segundo con 31,93% y Matías Tombolini (Consenso Federal) completando el podio con el 7,22%- no se presenta demasiado diferente al de elecciones anteriores.

En 2015 Rodríguez Larreta consiguió el 45% y luego venció por poco a Martín Lousteau en la segunda vuelta. Un porcentaje parecido había obtenido Mauricio Macri en 2007. Aunque en 2011 Macri había crecido hasta quedarse con un 47% de los sufragios. En ambas ocasiones, el actual presidente había vencido a Daniel Filmus, que sacó 23,7 y 27,8, respectivamente. Y contra Larreta, Lousteau había logrado un 25%, relegando al kirchnerismo al tercer lugar, con Mariano Recalde como candidato a jefe de Gobierno.

La elección porteña más cercana es la de 2017. En ese momento, como candidata a diputada por la Ciudad, Elisa Carrió, que había hecho campaña junto con Larreta, arrasó en la elección general con un 51% de los votos. La diferencia entre ese número y este 46% puede tener que ver con la decisión de unificar, por primera vez, la elección nacional con la porteña.

Por un lado, es probable que Larreta haya recibido una parte, aunque no sea tan significativa, del castigo destinado a Macri por la gestión a nivel nacional y la crisis económica. Este aspecto también puede explicar la merma de cinco puntos porcentuales entre 2017 y el presente.

Otro dato surgido del escrutinio provisorio, con el 96 por ciento de las mesas cargadas en la Ciudad, dice que Macri tiene 1,5 puntos porcentuales menos que Larreta, que refleja que hubo corte de boleta. Matías Lammens, por su parte, tiene un punto menos que Alberto Fernández.

Así, el presidente de San Lorenzo logró en las PASO lo que no pudieron conseguir hasta ahora kirchneristas más puros como Daniel Filmus o Mariano Recalde. Con poco conocimiento por parte del electorado, y con una campaña en la que todo el tiempo buscó despegarse del kirchnerismo, Lammens obtuvo una cantidad de votos que no sólo lo deja bien posicionado para octubre. Y si repite su performance hasta podría incomodar en un probable ballottage.

Coment� la nota