El oficialismo bonaerense busca acercarse a los intendentes radicales críticos del macrismo

El oficialismo bonaerense busca acercarse a los intendentes radicales críticos del macrismo

El gabinete de Axel Kicillof ya comenzó su despliegue en el territorio y a contramano de lo que esperaban los intendentes peronistas, el primer objetivo no es direccionar los recursos hacia las gestiones del Frente de Todos, ninguneadas por María Eugenia Vidal, sobre todo en 2019, sino acercarse a los alcaldes radicales que buscan tomar distancia de sus socios del PRO.

No se trata solamente de la inyección de recursos a distritos comandados de la oposición, sino fundamentalmente de la búsqueda de acuerdos políticos y del acompañamiento a los boinas blancas para mostrar un rápido equilibrio de fuerzas y un gobierno de apertura, tal como lo reclamaron desde un primer momento en el radicalismo.

En ese sentido, el primer paso lo dio el presidente del Foro de intendente radicales, Miguel Fernández, al anunciar su acompañamiento al reclamo de mayores recursos que anunció el gobernador, y que representa ni más ni menos que una reactivación de un planteo que ya le había realizado Vidal al entonces presidente Mauricio Macri, pero que fue desatendido por el Ejecutivo nacional.

Después de eso comenzaron pequeños gestos mutuos, como la presencia del ministro de Infraestructura, Agustín Simone, para inaugurar unas pocas cuadras de asfalto en Brandsen, apenas 48 horas después de que en ese distrito se realizara una nueva edición del Foro de alcaldes del radicalismo, o el encuentro que mantuvieron los jefes comunales de Rojas, Claudio Rossi; de Saladillo, José Luis Salomón; de Suipacha, Alejandro Federico; y de Brandsen, Daniel Cappelletti, con el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

El objetivo del oficialismo no es sumar a los radicales a las filas del Frente de Todos, sino fortalecer la relación y dotarlos de herramientas para que mejoren su posición frente a sus socios del PRO, sobre todo después de que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mandara a su vice Diego Santilli a recorrer la Provincia.

Pero, a diferencia de Vidal, que envió a su ministro de Gobierno Joaquín de la Torre a buscar acuerdos con peronistas críticos del armado K, en esta oportunidad, el Ejecutivo quiere llegar a través de la gestión y prácticamente sin acuerdos políticos, por lo que Teresa García esta más abocada a contener a la tropa propia que a fortalecer el diálogo con la oposición.

Comentá la nota