Martín Lousteau encabeza la "resurrección" de la UCR porteña

Martín Lousteau encabeza la

La corriente del senador porteño ganó diputados y se proyecta como sector influyente dentro de Juntos por el Cambio

Veinte años después de despedirse del gobierno de la ciudad con Fernando de la Rúa a la cabeza y con una nueva generación al mando, el radicalismo porteño vive un reverdecer que entusiasma a dirigentes y militantes, ya enfocados en recuperar el poder dentro de cuatro años como primer y estudiado paso.

Un senador "presidenciable" ( Martín Lousteau), seis diputados nacionales, nueve legisladores porteños, lugares de privilegio en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, el control de la Universidad de Buenos Aires y de distintas facultades, influencia creciente en sindicatos y tentáculos que llegan a las comunas son hoy el resumen de ese poder creciente, que tiene al exministro de Economía como estrella indiscutida y Emilio Yaccobbiti como armador silencioso.

El contraste con el pasado reciente es evidente: en 2013, el radicalismo porteño no tenía representantes en el Congreso, el partido estaba a la deriva y apenas mantenía un par de bancas en la Legislatura de la ciudad. "Esta realidad es parte de un proceso que comenzó hace varios años, cuando decidimos abrir el partido desde la conducción e incorporar a Martín", afirma a LA NACION Juan Nosiglia, referente del distrito.

Su padre, el siempre vigente Enrique "Coti" Nosiglia, es referente nacional y hombre de consulta indiscutido del espacio, y su relación con Lousteau -aseguran cerca suyo- es "la mejor", más allá del inevitable disenso entre dos figuras fuertes del mundo radical, al que Lousteau se sumó formalmente después de 2015 y donde despliega sus postergados planes de gobernar la ciudad en 2023 e ir por el premio mayor en un futuro mediato.

El sector de Lousteau y apadrinado por Nosiglia convive, en situación ventajosa, con otros sectores de la UCR porteña: el que encabeza el dirigente boquense Daniel Angelici (que tiene tres legisladores e innegable influencia en el tablero político porteño) y el del auditor nacional Jesús Rodríguez, hoy minoritario. La negociación con Rodríguez Larreta por los lugares en el gobierno (un ministerio para José Luis Giusti, el Banco Ciudad para Guillermo Laje) fue "en conjunto", aseguran desde ambas partes, más allá de las diferencias que los separan.

Angelici -cuentan a su lado- no abandonó su deseo de presentarse, en marzo, como candidato a presidente del partido en la ciudad. Desafiaría así al actual titular, Guillermo de Maya, leal a Yaccobbiti y Nosiglia.

Ads by 

"Iremos a internas, aunque la idea es siempre consensuar", dicen cerca del Tano, a quien todavía le dura el enojo por el desplante de Coti en la interna boquense: horas antes del cierre de listas para las elecciones de ayer, el sector del exministro de Raúl Alfonsín, denominado "Por un Boca mejor", se inscribió en la alianza encabezada por Jorge Ameal, que llevó a Juan Román Riquelme como estandarte. "Se dio vuelta diez minutos antes de cerrar", protestan en el entorno del binguero. Cerca de Nosiglia se defienden: aseguran que el problema era la candidatura de Christian Gribaudo y que siempre "trabajaron por la unidad" con otros sectores del club xeneize, bastión de Macri y el macrismo durante 24 años.

Al margen de las disputas internas, los tres sectores coinciden en el potencial de Lousteau de cara a los compromisos que se vienen. "Es nuestro principal activo y se puso la camiseta en la campaña", coinciden dos referentes del radicalismo de distintos orígenes y pelajes.

Ni Lousteau ni los angelicistas discutirán el liderazgo partidario que seguirá ejerciendo el mendocino Alfredo Cornejo. Al contrario: Lousteau lo considera un aliado, no solo en la construcción de un "radicalismo con vocación de poder", sino además en la búsqueda de un Juntos por el Cambio "con más consenso", más abierto y plural. "Viene un radicalismo más fuerte, intentaremos liderar a ese 40 por ciento que votó a Macri, y tenemos posibilidades de hacerlo", afirmaron desde la conducción del radicalismo.

¿Cómo será la relación de ese sector con Alberto Fernández? "La sensación es que vamos a acompañar, al menos al principio", aseguró otro destacado radical porteño, contento por la resurrección partidaria y con la mira puesta en el futuro.

Coment� la nota