IOMA y PAMI ahorcan a municipios

IOMA y PAMI ahorcan a municipios

Las deudas de las prestadoras estatales IOMA y PAMI alcanzan cifras millonarias. Los problemas crecen por el atraso en el nomenclador provincial y el sistema de cápita aplicado por la cobertura nacional. Las obras sociales niegan las demoras que denuncian los intendentes.

El desfasaje de valores de la economía argentina golpeó de manera significativa a las administraciones locales, que, en buen número, se encuentran sin capacidad para planificar con certeza y con menos recursos para hacer frente a sus obligaciones.

El aumento de los precios relativos, el alza del dólar, la disparada del precio de los combustibles (el segundo ítem en importancia para los municipios, después del pago de sueldos) y la cancelación del Fondo Sojero -la compensación coparticipativa no alcanza ni por asomo al flujo de dinero suprimido- asestaron un KO a muchos jefes comunales, que se las ven en figuritas para mantener al día las cuentas.

Y, como si todo este panorama no fuese ya lo suficientemente desalentador, otro nubarrón aparece en el horizonte y descarga tormentas en las arcas comunales: la deuda que mantienen con ellas las obras sociales IOMA y PAMI.

La problemática se observa desde diversos ángulos, que superan ampliamente el mero hecho de “pagar tarde”, y además conforma un intrincado ramillete de situaciones que, en algunos casos, enfurece a los jefes territoriales.

Un repaso por la realidad de muchas administraciones municipales posibilita observar la ausencia de un patrón claro que permita determinar los criterios para decidir “a este, le pago; a este, no”. Por ejemplo: algunos de los intendentes más belicosos respecto del gobierno provincial están al día, mientras que algunos alcaldes de Cambiemos no tienen tanta suerte y acumulan deudas incluso desde el año 2017.

Así, un intendente peronista que registra una abultada deuda por parte de IOMA ironizó cuando supo que un compañero de militancia, a cargo de un distrito del interior, estaba al día. “¿En serio no le deben nada? Debe tener un conocido ahí”, señaló, entre risas. Aunque luego lamentó los meses que le adeuda la obra social de la Provincia.

Pero pongamos nombres y apellidos. El jefe comunal de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, está al día en cuanto a ambas obras sociales, pese a ser un reconocido ultrakirchnerista. No sólo es un opositor con discurso crítico y, a veces, ciertamente pirotécnico, sino que se ha anotado en la carrera por la sucesión de María Eugenia Vidal en la Gobernación bonaerense.

En el otro extremo, uno de los municipios gobernados por otro peronista, Leonardo Nardini, jefe comunal de Malvinas Argentinas, en el populoso Conurbano bonaerense. Allí, los números sorprenden: PAMI adeuda 40 millones, a pesar de haber firmado un convenio con el Ejecutivo para saldar una deuda gigantesca. Debía $100.000.000 a finales del año pasado, producto de la gran cantidad de cápitas que maneja.

El distrito malvinense, además, tiene pendientes de cobro 12 millones más, de parte del IOMA. En la vereda de enfrente, la de Cambiemos, distritos como Bragado (Vicente Gatica) están completamente al día, mientras que otros todavía pelean por cobrar, como San Pedro.

El combo se completa con valores desactualizados de las prácticas, que sostiene el erario público local y que luego cobra a las dos obras sociales; incluso PAMI tiene un sistema de reparto basado en cápitas, en lugar de realizarlo “por prestación”, como ocurre sí con la obra social de la Provincia.

No menos influyente es la obsoleta escala de valores que fija el nomenclador de IOMA, utilizada para calcular el costo de las prácticas, que es el mismo del año pasado y que, como es obvio, perdió su vigencia ante la espiral inflacionaria y la devaluación.

El sistema de cápitas generó, y sigue generando, rechazos. Adoptado por PAMI en el año 2013, tras abandonar el régimen de contrataciones por prestación (pago por prácticas o recetas efectuadas), el nuevo sistema asignó un monto fijo por paciente, denominado cápita. Esto significó una vuelta a los años 90, donde funcionó el sistema y generó denuncias contra intermediarias y gerenciadoras.

En cuanto al SAMO (Sistema de Atención Médica Organizada), es un régimen retributivo creado por la ley 8801/07 que permite a los hospitales públicos facturar a las obras sociales, mutuales, prepagas, seguros de salud y ART las diferentes prestaciones de salud que realizan a sus afiliados.

La ley establece que el 10 por ciento del monto recaudado por cada hospital municipal debe ser destinado al Fondo Provincial de Salud. El 90 por ciento restante, según la normativa vigente, se asigna a Fondos de Libre Disponibilidad, que el municipio puede afectar libremente para atender gastos de funcionamiento, inversiones menores de capital o reparación y mantenimiento de las estructuras hospitalarias.

Carlos Casares

Torchio: “El IOMA nos debe más de 4 millones de pesos por prácticas”

Walter Torchio, intendente de Carlos Casares, fue uno de los que pusieron el grito en el cielo públicamente por el dinero de IOMA que no llega. “Nos debe más de 4 millones de pesos desde hace, aproximadamente, cinco meses. Ese es el monto acumulado”, aseguró.

El jefe comunal peronista explicó que “desde hace mucho tiempo nos han venido pagando atrasado, pero ahora, el tema inflacionario hace que el impacto sea más fuerte, porque tanto la prestación de los servicios como los medicamentos, por ejemplo, aumentaron”.

Torchio añadió que lo habitual sería que “esté normalizado, pagando con 30 días como máximo, o 60 como una locura”. También se refirió a otro inconveniente: el uso de los nomencladores de 2017. Así expresó: “Estamos no menos del 50% desactualizados”.

Acerca del perjuicio que esta realidad ocasiona en la atención a los ciudadanos, el alcalde peronista manifestó que “a los vecinos los tenemos que seguir atendiendo, pero la situación se va deteriorando día tras día en detrimento de los servicios públicos”.

Además, “en el caso de PAMI cambiaron el sistema de prestación de servicios al de cápita, y ahí, también, tuvimos un perjuicio”. Además evaluó que “en el caso de la salud, lo lógico es que haya un plazo razonable para el pago, no como ahora, con el nivel inflacionario. Esas prestaciones tienen que estar actualizadas a los valores de este año”. Para Torchio, el tema se agrava al carecer su distrito de clínicas privadas y de un hospital provincial.

Versiones contrapuestas

IOMA niega deudas; PAMI las admite pero culpa a los municipios

Fuentes de PAMI aseguraron que “desde el inicio de la gestión de Sergio Cassinotti al frente de la entidad, todos los prestadores cobran mensualmente el pago corriente por las cápitas asignadas. Para los prestadores capitados, ya se han pagado más de 700 millones de pesos desde abril de 2017”.

“Si bien aún existe una deuda de 50 millones, al inicio de esta gestión, la deuda ascendía a 200 millones”, añadieron desde la gerencia de la obra social.

En cuanto a los hospitales de autogestión, en la obra social explicaron que “se está avanzando con un acuerdo con la provincia de Buenos Aires para pagar la facturación vencida. Parte de la deuda con los prestadores capitados se generó porque cargan tarde la factura y, los que son de autogestión, porque para cobrar la deuda deben presentar una Declaración Jurada para informar que no la reclamaron por la superintendencia, pero no la presentan”.

En cuanto al IOMA, la obra social bonaerense dio su versión, que se contrapone con lo que denuncian muchos jefes comunales de la Provincia. Aseguraron a La Tecla que “los pagos de las prestaciones realizadas en efectores municipales se realizan en tiempo y forma. No se registra deuda con ningún municipio, reclamos, ni trámites pendientes de liquidación fuera de los tiempos acordados con anterioridad”.

Germán Lago, Alberti

Un cambio de sistema que causa grandes pérdidas al Municipio

En Alberti, el intendente peronista, Germán Lago, afirmó que no tiene grandes deudas con las obras sociales: “Si bien tenemos por cobrar un mes, está dentro del circuito de pago”

Sin embargo, el jefe comunal señaló a La Tecla: “Lo que estamos teniendo es una complicación con respecto a la metodología, a través de la cual PAMI considera el pago a sus afiliados al hospital de la ciudad. PAMI nos está pagando un equivalente a 146,50 pesos por mes por cada afiliado (en Alberti son cerca de 2.200), lo cual nos da un valor de unos 320.000 pesos por mes”.

Lago comentó que “el año pasado, el pago era por la metodología de práctica, donde cada prestación se facturaba independientemente, y no por cápita, como actualmente ocurre, que es un combo o un paquete que es por un pago mensual”.

Al momento de evaluar el perjuicio para la administración comunal por este tipo de sistema, el alcalde manifestó que “nos está generando un desfasaje en los recursos del orden de los 600.000 pesos por mes”. Ante esto, Lago promovió una ordenanza, que fue votada por unanimidad en el Concejo Deliberante, para que el PAMI modifique esta práctica.

Además, confió que piensa generar un movimiento más amplio, intentando juntarse con otros intendentes que sufran esta realidad, que causa perjuicios económicos a las ya famélicas arcas comunales.

Ramallo

El municipio gobernado por el peronista Mauro Poletti, también es acreedor. Los pagos del PAMI han sido de manera regular hasta el mes pasado, pero no tienen la misma suerte con el IOMA. El Instituto Obra Médico Asistencial les adeuda 1,2 millones de pesos, ya que, según advirtieron desde el Ejecutivo ramallense, se van haciendo pagos parciales. Lo adeudado se remonta a agosto del año pasado, con meses en los que no recibieron un solo peso.

Gonzales Chaves

El IOMA llegó a acumular una deuda de 1,5 millones de pesos con el distrito gobernado por el intendente kirchnerista Marcelo Santillán. El atraso se fue regularizando de a poco, confiaron desde el Municipio. Les explicaron que fue por el cambio de sistema administrativo. A la fecha les deben $ 989.742,28, tras enviar una nota a las autoridades del IOMA para que se pongan al día. El día 8 de este mes fue el último giro, por $ 194.388,66.

Hipólito Yrigoyen

El municipio que conduce el exdirector del hospital local no tiene acreencias con el IOMA, que está al día. En cambio, sí registra un adeudo del PAMI, “aunque de a poco se van poniendo al día”, dijeron en la Comuna. Elintendente peronista Jorge Cortés, médico de profesión, asegura que en su distrito, el problema mayor es la desactualización que registran los nomencladores, que no se ajustan a los costos actuales, especialmente luego de la devaluación del peso.

San Pedro

Unos 300 mil pesos es lo que debe el IOMA al municipio de San Pedro, que gobierna Cecilio Salazar, del Partido FE (Cambiemos), la “pata peronista” en la alianza que gobierna el país y la Provincia. De acuerdo con el jefe comunal, esa deuda corresponde al ejercicio 2017, en tanto que se encuentran al día con los pagos comprometidos para este año. Lo mismo ocurre con el PAMI, que mantiene al día las erogaciones al intendente sanpedrino.

Tres Arroyos

En el municipio que conduce el vecinalista Carlos Sánchez cambió el operador de ambulancias. Se hizo cargo Vittal, y eso hizo que se produjese un desfasaje administraito. PAMI auditó la deuda de la empresa anterior y reconoció sólo una parte a partir del contrato con el nuevo servicio, desconociendo $ 500.000. En cuanto a IOMA, los pagos se producen regularmente, aunque la recaudación cayó un 35% respecto del mes de septiembre del año pasado.

Roque Pérez

Al distrito, PAMI le adeuda $1.500.000 de 2017 y poco más de 3 millones por este año. En total, $4.644.000 por ambos períodos. Y la semana pasada llevaron otra factura por 500 mil, que engrosa la deuda. En el caso de Instituto Obra Médico Asistencial, desde el Municipio aseguran que no hay saldo deudor, pero aclaran que la mutual se queda con el 10% de la facturación a las obras sociales y que de eso “no llega nada” a la comuna que conduce Juan Carlos Gasparini.

Necochea

El distrito, único con 3 hospitales municipales y 12 centros de atención primaria, también es acreedor, pero solamente de IOMA. La mutual le debe $1.480.000 por las prestaciones facturadas durante los meses de julio y agosto. El último depósito fue en septiembre, por la irrisoria suma de $17.000. “Invertimos $46 millones por mes en salud y de eso solo recibimos 6 millones, el resto sale del presupuesto municipal”, aclaran desde la comuna que gobierna el massismo.

Leandro N. Alem

No muy diferente de la de varios de los demás distritos es la situación en el municipio de Leandro N. Alem. Allí, donde gobierna el peronista Alberto Conocchiari, esperan ansiosos a que las obras sociales se pongan al día con las cuentas. Acerca del monto, el jefe comunal aseguró a La Tecla que IOMA mantiene, en términos aproximados, una deuda superior al millón de pesos. PAMI, en tanto, debe una cifra que se acerca a los 3 millones de pesos.

Chascomús

El Municipio mantiene una disputa judicial con el PAMI por los pagos. La comuna que conduce el intendente Javier Gastón reclama $8 millones por los servicios prestados de noviembre de 2014 a marzo de 2016, que no se abonaron. Y denuncia que en los últimos dos años le retuvieron $8 millones más indebidamente. O sea, una deuda de $16 millones. La obra social bonaerense le debe $590 mil por los meses mayo y junio, ya vencidos. Y $510 mil por agosto y septiembre.

Castelli

El IOMA mantiene una deuda de algo más de 500.000 pesos con el municipio de Castelli, tierra en la que gobierna el peronista Francisco Echarren. En lo que se refiere al PAMI, se mantiene una deuda, con un detalle que no se registra en todos los distritos. Según confió a este medio Evangelina Dadin, secretaria de Salud del Municipio, algunos de los adeudos corresponden a los años 2014 y 2015, a los que se suman otras cifras de fecha más reciente.

Esteban Echeverría

De acuerdo con lo informado por el intendente peronista Fernando Gray a La Tecla, la deuda del PAMI con el municipio de Esteban Echeverría ascendía a $ 4.786.309 a mayo de 2018, por lo que a día de hoy se habrá incrementado considerablemente. En cuanto a la deuda de IOMA, el jefe comunal y vicepresidente del PJ bonaerense confirmó que hace unos diez días recibieron un pago, por lo que no registran deuda de la obra social de la provincia de Buenos Aires.

Florencio Varela

Desde uno de los distritos más poblados del Conurbano bonaerense, el intendente, Andrés Watson, aseguró a La Tecla que no poseen hospitales municipales. En cuanto a las deudas que registran las obras sociales con el Municipio de Florencio Varela, el alcalde peronista refirió que quedan pendientes de cobro unos 700 mil pesos del servicio de geriátricos. Y agregó que no se cobra en estos establecimientos de administración local.

Coment� la nota