Intendentes del conurbano advierten sobre una circulación mayor y temen el efecto porteño

Intendentes del conurbano advierten sobre una circulación mayor y temen el efecto porteño

Analizaron con Kicillof la situación económica . Advierten que "en las calles hay una cantidad de gente que no tendría que estar ahí", por lo que varios municipios debieron apelar el miércoles a la policía y a la guardia urbana

El inicio de la cuarta fase de la cuarentena que dio comienzo esta semana encontró a los intendentes de la tercera sección y a otros tantos de la primera molestos ante la decisión del Gobierno porteño de habilitar la apertura de comercios y con el temor cierto de que, ante esa medida, el avance de la pandemia les termine estallando en sus propios municipios.

Frente a esa situación y ante los datos alarmantes de la multiplicación diaria de infectados que registra el distrito porteño, los intendentes discutieron el tema a través del sistema de videoconferencia y se encontraron en La Plata con el gobernador Axel Kicillof.

La gobernación informó que, con los once jefes comunales, "se analizó la situación epidemiológica y financiera de cada municipio y se abordaron las solicitudes de apertura de nuevos sectores industriales y comercios de cercanía que, con sus correspondientes protocolos, serán elevadas al Gobierno nacional". De ese cónclave participaron, entre otros, Jorge Ferraresi (Avellaneda), Juan José Mussi (Berazategui), Fabián Cagliardi (Berisso), Mario Secco (Ensenada), Fernando Grey (Esteban Echeverría) y Fernando Espinosa (La Matanza).

Lo cierto es que lejos de los formalismos, el vocero de uno de los intendentes reconoció la existencia del malestar ante la decisión que tomó el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de abrir los comercios: "A esta altura, todos los intendentes del conurbano están tratando de coordinar con Larreta, porque lo que pase en Ciudad sin dudas va a repercutir en nuestros municipios", señaló.

Pero, además, dijo que el malestar de los alcaldes se extiende al hecho de "que advierten que en las calles hay una cantidad de gente que no tendría que estar ahí, pero ¿cómo se evita?".

Para desalentar esa situación, varios municipios debieron apelar el miércoles a la policía y a la guardia urbana, que salieron a pedir documentos y permisos a los transeúntes, lo que finalmente terminó surtiendo efecto "porque a las 15 o 16, ya no había nadie en la calle, pero muchos barrios populosos parecían la calle Florida en un viernes, fue una locura", precisó el vocero, quien consideró que "la cuarentena no da para más; si seguimos así, esto termina de facto en mayo o vamos a un Estado policial porque no hay otra solución".

"Genera mucha inquietud que en la Ciudad de Buenos Aires se hayan abierto los comercios porque en Ensenada no tenemos circulación del virus y este miércoles se dio de alta al único caso que teníamos. Desde hace 20 días que no hay nuevos infectados; entonces, al no tener reproducción del virus, eso genera preocupación, porque de una u otra manera terminamos estando conectados a la Ciudad", señaló ante la consulta de BAE NegociosAgustín Dufcovich, secretario de Relaciones Institucionales del municipio comandado por Mario Secco.

El funcionario, que admitió que en ese distrito también se registró un aumento en la circulación de gente, ante lo cual debieron realizar "un pequeño control" sobre las calles céntricas, aseguró que en la reunión con Kicillof, además de ese tema, "que genera preocupación en todos los distritos linderos a la Capital" también se conversó sobre "cómo avanzar con la cuarentena en esa dirección".

"En Ituzaingó tenemos 30 casos controlados, pero somos conscientes de que ésta es una etapa en donde los contagios irán en aumento, por lo que la preocupación debe partir de algunos intendentes del conurbano con gente que trabaja mucho en Capital", dijo por su parte el jefe comunal Alberto Descalzo, quien agregó que "normalmente hasta diciembre entraban 5 millones de personas todos los días a Capital; si eso se diera ahora, corremos peligro de hacer un desastre, por lo que es válida la inquietud".

Concluyó afirmando que "Horacio Rodríguez Larreta debe estar convencido de lo que hace, pero a medida que se vayan abriendo nuevas actividades iremos viendo cómo funciona".

Comentá la nota