100 horas de nada: despegan las escuchas de Majul a Cristina de Lázaro Báez y “la ruta del dinero K”

100 horas de nada: despegan las escuchas de Majul a Cristina de Lázaro Báez y “la ruta del dinero K”

Las posibilidades de que Cristina Kirchner vaya a prisión son cada vez más bajas. La ola de preventivas terminó abruptamente y la venganza de Comodoro Py cayó en la intrascendencia: en el futuro, los ochenta o cien días que algunos ex funcionarios, empresarios y sindicalistas pasaron en Ezeiza o Marcos Paz serán casi anecdóticos y simplemente reflejarán la imprudencia de jueces como Claudio Bonadio. 

En el proceso de limpiar el nombre de Cristina, el periodista Luis Majul juega como protagonista intentando hacer lo contrario.

Según reveló el periodista alineado al Gobierno, su equipo de investigación dispone de más de 100 horas de escuchas entre Cristina y el ex titular de la AFI Oscar Parrilli. Todos los domingos, como un reloj, muestra algunos fragmentos de las llamadas en su programa y, más allá de muchos insultos y un lenguaje algo dictatorial y hostil, los audios profanados que con tanto orgullo enseña Majul no dicen absolutamente nada relevante.

Los audios profanados que con tanto orgullo enseña Majul no dicen absolutamente nada relevante

Entre insultos a Sergio Massa y a su socia política Margarita Stolbizer, y algunas estrategias políticas para hablar de algún tema en cuestión o para criticar el rumbo económico de Macri, la expresidente sale indemne del fuego de la corrupción que tanto se le asigna. De hecho, en una de las escuchas, ella se sincera con Parrilli. “Yo no tenía trato con Lázaro Báez”, advierte.

En las escuchas, la expresident sale indemne del fuego de la corrupción que tanto se le asigna

No es la primera vez que se desvincula a Cristina de la causa de corrupción más grande del trío de mandatos kirchneristas. Leonardo Fariña también admitió que el trato de Báez era con Néstor y no con ella. La causa, elevada a juicio oral, cuenta con 18 imputados pero Cristina ni siquiera está imputada. 

En la causa de “traición a la patria” fue pedido el desafuero y la posterior detención de Cristina, pero el Senado no tiene pensado tratarlo. Miguel Ángel Pichetto no quiere y su bloque es clave.

Si en algún momento la ex presidenta estuvo cerca de aterrizar en Ezeiza, las posibilidades parecen haberse disipado y la foto de Cristina descalza con las manos esposadas al lado de dos policías, tendrá que esperar.

Coment� la nota