La estrategia del oficialismo para debatir mega decreto en el Congreso

La estrategia del oficialismo para debatir mega decreto en el Congreso

Desde Cambiemos adelantaron que buscarán los “consensos necesarios” para que el DNU no sea derogado mediante el rechazo en ambas Cámaras y confía obtener mayoría en comisión. La iniciativa fue cuestionada ante la Justicia por la oposición ya que “introduce más de cien modificaciones” en leyes y decretos.

El interbloque Cambiemos defenderá este martes en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo el mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de desburocratización del Estado que envió el presidente Mauricio Macri a principios de enero, aunque abrirá una etapa de negociación con la oposición para lograr su aprobación en una sesión ordinaria.

El oficialismo, que ahora tiene ocho integrantes sobre 16 en la comisión bicameral y que colocará como presidente al formoseño Luis Naidenoff, confía en obtener dictamen de mayoría en la reunión del próximo martes. 

Por el Senado ingresaron el mencionado Naidenoff, Silvia Giacoppo y Pedro Braillard Poccard, y por Diputados, Fernando Iglesias, Pablo Tonelli, Ezequiel Fernández Langan, Luis Petri y Martín Hernández.

En tanto, la oposición, dividida en tres, ocupó los ocho sitios restantes: los senadores María Teresa González, Daniel Lovera y Guillermo Snopek, y el diputado Pablo Kosiner, por el Partido Justicialista; los diputados Máximo Kirchner y Marcos Cleri y la senadora Anabel Fernández Sagasti, por el Frente para la Victoria, y la senadora salteña del Partido Renovador, María Fiore Viñuales.

El DNU 27/18 incluye un conjunto de más de 40 normas para reducir los trámites que ahora debían hacer las empresas para operar en el país, al tiempo que habilita nuevas prácticas en el sector de finanzas y transporte, destinadas a reducir costos y a ganar competitividad.

La iniciativa, publicada el 10 de enero con la firma del presidente Mauricio Macri, y los ministros del gabinete nacional, fue cuestionada ante la Justicia por la oposición porque “introduce más de cien modificaciones” en leyes y decretos.

Durante una reunión que se llevó a cabo el miércoles pasado en Casa de Gobierno, se decidió el respaldo al decreto para agilizar los trámites de licitaciones en el Estado, pero también se convino escuchar las de la oposición, y no necesariamente pasar a la firma el dictamen.

“Queremos saber cuáles son los cuestionamientos, porque hasta ahora se trató de críticas en general y nada puntual”, indicó Naidenoff.

En ese sentido, desde el oficialismo adelantaron que también se buscarán los “consensos necesarios” para que el DNU no sea derogado mediante el rechazo en ambas Cámaras del Congreso Nacional, como así lo dispone la legislación vigente, ya que su situación es adversa en cuanto a números en Diputados y en el Senado.

En la Cámara baja, el interbloque oficialista alcanza los 110 escaños, muy lejos de la mayoría absoluta de 129; en el Senado también está lejos, ya que en las filas de Cambiemos se cuenta a 24 senadores y está a trece del quórum propio.

Por ello, dependiendo de la reunión del martes, y de las discusiones en privado que se realicen hasta que comience el Período Ordinario del 1° de marzo, el oficialismo buscará consensos para respaldar el DNU en el recinto de sesiones.

No obstante, prepara un Plan B para mantener los alcances del DNU. La idea es ir preparando varias leyes que contengan los cambios propuestos en el decreto.

Según fuentes oficiales, esas normas no serán enviadas por el Poder Ejecutivo, sino que serían consensuadas entre oficialistas y opositores en el Congreso Nacional.

Coment� la nota