Espionaje: María Eugenia Vidal y Elisa Carrió acorralan a Mauricio Macri

Espionaje: María Eugenia Vidal y Elisa Carrió acorralan a Mauricio Macri

A continuación los principales conceptos:

El caso D'Alessio empezó siendo tragicómico y estaba, aparentemente, dirigido a afectar la causa de los cuadernos . Era una especie de comedia italiana -si no fuera porque están hablando de asuntos impresentables- que derivó, con el transcurso de la investigación del juez Ramos Padilla, en un conflicto político alrededor de un problema que la Argentina arrastra como tema central: el comportamiento de los servicios de inteligencia.Es importante porque en nuestro país han avanzado mucho las mafias y porque todo el tiempo se descubren vinculaciones entre el espionaje y la Justicia federal. En las últimas 48 horas, las dos mujeres más importantes del oficialismo que tiene Mauricio Macri a su lado, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal , le pidieron el cierre de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), organismo que conduce Gustavo Arribas , un hombre próximo al Presidente. Era un broker de jugadores de fútbol a quien Macri repatrió de Brasil para ponerlo a cargo de los servicios de inteligencia.Carrió y Vidal, dos personas cuyo eje político fue el combate contra la corrupción y la transparencia de las mafias, le dijeron a Macri que tiene una mafia instalada en su propio gobierno, y que es la AFI.En el caso de Vidal hubo una charla muy larga el fin de semana. Por su parte, Carrió presentó un documento público de la Coalición Cívica recordando que, en 2016, ella había realizado un proyecto de reforma de todo el régimen de inteligencia para que se cancelara o disolviera la AFI -la antigua SIDE- y se creara una especie de ente coordinador de las fuerzas de inteligencia. Si bien eso ya fue contemplado por la ley de inteligencia del 2001, promovida por Carlos Becerra, nunca fue llevado a cabo por ninguno de los gobiernos.Antes que Carrió, durante la campaña electoral, el propio Jaime Durán Barba le sugirió a Macri que liquide la AFI de la que él había sido víctima durante el gobierno de los Kirchner, pero el Presidente ignoró ese consejo.Carrió le dijo a Macri que, con el caso D'Alessio, estalló una cantidad de información que demuestra un descontrol en las organismos de inteligencia y que corrobora otras denuncias que ella misma había hecho.Durante el fin de semana, Vidal le planteó la inquietud de que aparecieran, entre los archivos que se le encuentran a D'Aalessio, informes que él mismo reportaba referidos a ella, aparentemente falsos. Lo que importa es que alguien los pedía y que esa persona sería el comisario Ricardo Bogoliuk, a través de D'Alessio. Bogoliuk reportaba a Silvia Majdalani.Según Oscar Parrilli, cuando tuvo una reunión por la transición entre el anterior gobierno y el actual, Majdalani estaba acompañada por Bogoliuk, y ella le dijo: "Este va a ser el jefe de seguridad de 'la casa'", término que utilizan dentro de los servicios para referirse a la AFI.Puntualmente, el conflicto que reportó Vidal a Macri no es una cuestión personal contra ella, sino un problema sistémico. La gobernadora recuerda otra experiencia en 2016, donde precisamente Majdalani y Arribas armaron una red de espionaje en el conurbano bonaerense para combatir el narcotráfico y pusieron a cargo a Daniel Salcedo, ex jefe de la Policía Bonaerense.En unas escuchas a un narcotraficante de La Matanza apareció uno de los funcionarios puestos por Salcedo y le dijo: "Quedate tranquilo porque dentro de poco se va Ritondo y viene Guillermo Montenegro y seguimos nuestra vida normal". Cuando se conoció esa escucha y se advirtió que el equipo de Salcedo espiaba y estaba del otro lado, Ritondo tuvo una reunión con Majdalani y Arribas para desmontar ese sistema. Hoy nadie sabe si lo desmontaron.Lo cierto es que en la causa que sigue Ramos Padilla aparecen Bogoliuk y de Gastaldi ligados a la AFI. Hacían tareas de inteligencia afuera y adentro del propio Cambiemos a las órdenes de figuras que reportarían a Silvia Majdalani.Arribas tendrá que dar explicaciones en una bicameral. Un problema para Macri porque es de sus personas más cercanas. Sin embargo, tampoco la denuncia de Carrió o la conversación con Vidal son los únicos conflictos que atraviesa el Presidente.A fines de su mandato, Cristina Kirchner rompió con Jaime Stiuso y pensando en el gobierno que iba a venir hizo una reforma de última hora, que afectaría a la próxima administración, acotando mucho la arbitrariedad y, sobretodo, limitando el uso de fondos de la AFI. Sin embargo, cuando Macri asumió la presidencia volvió atrás y otorgó la AFI más recursos reservados: 7.600 millones de pesos.Inmersa en este contexto, la disolución de la AFI es muy difícil. Primero, es complicado porque la disolvería alguien que la usó. Dicen que Majdalani grita por los pasillos: "El que me toque se va a enfrentar a alguien que cuenta todo". Surgen, entonces, algunos interrogantes: ¿Cómo desmontar una organización de inteligencia? ¿Se puede llevar a cabo en plena campaña electoral? ¿Qué se hace con la mano de obra desocupada?. Y por último, ¿qué se va hacer con los 7.600 millones de pesos que han sido la principal caja de financiamientos de los oficialismos?

Macri se encuentra en una encrucijada que le platean las dos mujeres más prestigiosas de su gobierno, en plena campaña electoral . Además, todavía falta que Arribas asista a la bicameral. Se podría decir que es un cisne negro pero es un cisne blanco porque el pedido de disolución que realizaron este fin de semana llegó 25 años tarde: los servicios de inteligencia de la Argentina se tendrían que haber disuelto cuando fue el atentado de la AMIA.

Coment� la nota