El día después de mañana: dónde van a parar los Scioli'boys

El día después de mañana: dónde van a parar los Scioli'boys

Los ministros del Gobernador, en su mayoría, tenían pensado ocupar un cargo en Nación. Esto no ocurrió. ¿Y ahora, qué van a hacer? Además, los que siguen con Vidal y los que ganaron en octubre.

Junto a la fuente del patio interno de la Casa de Gobierno, en la previa de la ampliada reunión de Gabinete de despedida que encabezó Daniel Scioli, mientras charlaba con colegas y amigos, un alto e influyente funcionario provincial soltó: “Muchachos, si saben de algo, avisen”.

El 10 de diciembre cambia el mando. Y el 11 de diciembre, decenas y decenas de directores, subdirectores, secretarios, subsecretarios y, también, ministros ya habrán comenzado una nueva actividad, en este caso, privada. El objetivo de varios de ellos era continuar en Nación, pero no se dio.

Un puñado importante estará junto al todavía Gobernador en la fundación DAR. Entre ellos, el jefe de Gabinete, Alberto Pérez; el ministro de Desarrollo Social, Eduardo Aparicio; el secretario general de la Gobernación, Martín Ferré; y el senador quilmeño Eduardo de Fazio.

Otros volverán a dar clases a la facultad. “Me voy a tomar unos días de vacaciones y voy a trabajar políticamente en la Capital Federal. Además voy a seguir vinculado a la vida académica, seguiré dando clases, y a cuestiones de consultoría política y económica”, dijo a La Tecla el presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni.

“Tengo un cargo en la Universidad de Morón y soy titular de una cátedra, por lo tanto volveré a la universidad”, aseguró el actual secretario de Niñez y Adolescencia. Además remarcó que seguirá actuando en política, y que su objetivo es “ir por el PJ de Morón”.

Algo similar ocurre con el ministro de Asuntos Agrarios, Alejandro “Topo” Rodríguez, quien ya se había calzado el traje de ministro de Agricultura nacional. “Se puso al día con el monotributo, vuelve a dar clases en la UBA, más precisamente la materia Políticas Públicas en un posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas”, contó un allegado,

y agregó que “seguirá militando en el Partido Justicialista, al cual está afiliado”.

Por su parte, el ministro de Justicia, Ricardo Casal, que iba a ocupar el mismo cargo si Scioli llegaba a la Rosada, volverá a dirigir los hilos de su estudio jurídico, el cual se encuentra ubicado en la localidad de City Bell, La Plata.

En tanto, el ministro de Producción, Cristian Breitenstein, que iba a ser embajador en Alemania en caso de triunfo del FpV, no modificó demasiado sus planes. Si bien no ocupará el cargo diplomático, residirá en Berlín, donde continua-rá con su vida profesional. “Tiene parte de la familia en Estados Unidos, así que viajará bastante seguido”, manifestaron desde su entorno más cercano.

“Siempre voy a seguir al lado de Daniel en la política; y en lo personal todavía no tengo nada evaluado, pero seguramente voy a seguir vinculado con el deporte”, expresó ante este medio el secretario de Deportes bonaerense, Alejandro Rodríguez.

Su segundo, Carlos “El Chino” Tapia, en tanto, señaló: “Hay que reinventarse. Yo voy a seguir ligado al deporte y a la política. Voy a acompañar a Daniel siempre, donde esté”.

A su turno, el número uno del Instituto Cultural, Jorge Telerman, dijo que “todavía no sé lo que voy a hacer después del 10 de diciembre, no he proyectado nada. Hay que ver qué pasa con esto y dejar que las cosas fluyan”. Claro, la pregunta fue realizada antes que fuera confirmado como Director de Complejo Teatral del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Desde el entorno del ministro de Infraestructura, Alejandro Arlía, sostuvieron en tanto que “está trabajando muy compenetrado en la transición, no ha hablado del futuro”.

“Soy jubilado y nunca cobré la jubilación; ahora la voy a cobrar”, ironizó el ex presidente interino y asesor de Da-niel Scioli, Eduardo Camaño, en referencia a que ha renunciado a los beneficios jubilatorios por seguir vinculado a cargos públicos. De todos modos aseguró que va a seguir “trabajando en el peronismo, sin moverme un ápice de mis convicciones, y de la retórica del partido”.

En tanto, el secretario general de la Gobernación y el ministro de Desarrollo, Eduardo Aparicio, coincidieron en que después del 10 de diciembre se irán a sus casas. Aparicio incluso subrayó: “Primero me voy a tomar unos días de vacaciones, porque hace doce años que no tengo vacaciones”. De todos modos, los dos adelantaron que que van a trabajar en la fundación DAR.

También se las rebuscará Francisco Cafiero, actual subsecretario de Gestión y Articulación Institucional. “Desde hace varios años tengo el Centro Latino-americano de Estudios Políticos y Eco-nómicos de China (CLEPEC), que trabaja sobre el acercamiento de China con los países de Latinoamérica; y voy a continuar haciendo política en el PJ”, indicó

a La Tecla el nieto del histórico Antonio Cafiero.

Por último, el secretario de Comunicación Pública de la Provincia, Juan Courel, afirmó que “todavía no sé lo que voy a hacer, estoy viendo; lo voy a solucionar después del 10 de diciembre”, aunque aseguró que seguirá trabajando junto a Daniel Scioli.

En tanto, si bien, al igual que sus otros compañeros, ya pensaban en sus futuros alejados de la función pública, llamativamente seguirán en la admnistración provincial. En principio, los tres sciolistas se quedarán con Vidal hasta marzo, pero todo podría cambiar con el correr de los días y los meses.

El bahiense Iván Budassi, pese a que sonó fuerte el nombre del radical Juan Gobbi, seguirá en Arba hasta fin de año y luego hasta marzo continuaría el actual Director de Fiscalización, Juan Eder; en tanto, el ex denarvaísta Gustavo Ferrari se mantendrá al frente de la Asesoría General de Gobierno; e Ignacio Crotto extenderá su gestión en la Secretaría de Turismo.

Párrafo apárte para los que se ganaron un lugar en las dolorosdas elecciones de octubre. Más allá de que algunos

aspiraban a llegar a Nación de la mano de Daniel Scioli, son varios los funcionarios de la actual administración bonaerense que a partir de las elecciones de octubre se ganaron un conchabo, al menos, hasta 2019.

El caso más destacado es el del titular del Instituto de Previsión Social, Mariano Cascallares, quien a partir del 10 de diciembre se sentará en el principal sillón de la municipalidad de Almirante Brown. Además asoma como uno de los más importantes referentes del PJ que se avecina.

Otro que se ganó un lugar y tiene pensado hacerse cargo es el ministro de Salud, Alejandro Collia, que fue como segundo concejal en la lista del derrotado mandamás de Tres de Febrero, Hugo Curto. En principio, la candidatura era testimonial, ya que si Scioli se convertía en el sucesor de Cristina, el reconocido neurocirujano iba a quedar al mando de la cartera sanitaria nacional. Por otra parte, Collia seguiría cumpliendo funciones en el hospital Ramón Carrillo.

En tanto el vicegobernador, Gabriel Mariotto, quien sonaba como ministro de Cultura de DOS, asumirá como legislador del Parlasur, cargo para el que fue elegido en los comicios generales. Y la ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez, se convertirá en la principal espada naranja en la Cámara de Diputados nacional.

Además, pese a que se sabía que no iban a tener lugar en la Legis-latura bonaerense, ya sea porque no fueron candidatos o porque no ocupaban un lugar de privilegio en la lista, no estaba previsto que se quedaran sin trabajo.

Claro, Daniel Scioli tenía que convertirse en presidente de la Nación. Las principales espadas sciolistas en la Legislatura, los diputados Guido Lorenzino y Martín Cosentino y el senador Alberto de Fazio, por lo pronto se van a la casa. Eso sí, con la cabeza puesta en 2017.

“Voy a trabajar en un par de proyectos privados, consultoría y asesoramiento; y voy a estar en la fundación DAR”, comentó a

La Tecla el quilmeño De Fazio. En tanto, Cosentino, expresó: “Me voy a mi casa y a hacer política para volver; en cuatro años volvemos”, toreó el diputado de Vicente López. Algo similar respondió su par Lorenzino: “Voy a acompañar a Scioli a unir el peronismo y fortalecerlo”.

Coment� la nota