Cristina y Máximo toman el control de las comisiones de telecomunicaciones

Cristina y Máximo toman el control de las comisiones de telecomunicaciones

Máximo pidió la de Diputados, que sería para Carro. En el Senado se anota Luenzo pero podría haber un paladar negro. También domina el defensor del Público.

Hasta hace una semana, en las reuniones entre los jefes de bloque de Diputados para repartir las presidencias de las comisiones, la de Comunicaciones e Informática no era disputada por el oficialismo y en Cambiemos ya intercambiaban nombres para liderarla.

Era urgente conformarla porque la primera reunión iba a ser este martes por el debate de la ley de economía del conocimiento, pero el cierre de puertas por el coronavirus postergó las actividades.

Si hubieran continuado, Cristina Álvarez Rodríguez, secretaria parlamentaria del bloque de Todos y mano derecha de Máximo Kirchner, le habría advertido a sus colegas radicales y macristas que la Comisión de Comunicaciones sería para el oficialismo y la presidiría el cordobés Pablo Carro, que hasta el año pasado fue vice de su coterráneo Juan Brügge, de la democracia cristiana y aliado del gobernador cordobés Juan Schiaretti. Asumiría ni bien se retome la actividad. 

"Al principio no la pidieron, después la reclamaron como prioritaria", se sorprendieron los negociadores de la oposición. El oficialismo no cuenta con mayoría propia para fijar condiciones sin consultar, pero al ser el bloque más grande tiene la última palabra y así fue esta vez.

La alarma tardía de Máximo se explica en dos motivos. Uno es que esta comisión trata cada ley regulatoria de las telecomunicaciones, que desde 2014 volvieron a ser troncales para el desarrollo del país por las necesidades de extender la red 4G y delinear una ruta para tener 5G en el menor plazo posible. Aún está pendiente una regulación integral del sistema que Mauricio Macri prometió muchas veces, nunca envió y sólo difundió en borradores. 

Pero además, desde 2017 se sumó a esos debates el Grupo Clarín, a partir de la fusión de Cablevisión con Telecom, que junto a Telefónica y América Móvil (Claro) dominan el mercado.

Los presidentes de las comisiones tienen mucho poder porque aún cuando una fuerza política diferente a la suya tenga más miembros, pueden convocarlas cuando quieran y evitar derrotas innecesarias. En el Senado la Comisión que aborda estos temas se llama Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión y en los últimos años la presidió el peronista Alfredo Luenzo. 

Alfredo Luenzo con Carlos Caserio. 

Luenzo pidió volver a ocupar ese lugar pero aún no recibió respuesta, aunque el kirchnerismo tiene con él una cuenta pendiente: en 2018 no bajó en la sesión que trataría los allanamientos a Cristina Kirchner, impidió el quórum y obligó a aplazarla una semana más.

El viernes, su compañero Mariano Recalde lo propuso como vice de la bicameral de Seguimiento y Promoción de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, que fue presidida por la diputada Gabriela Cerruti. 

La importancia de esa comisión es que designa al Defensor del Público, encargado de hacer un seguimiento de la producción audiovisual y sancionar conductas que considere inapropiadas. En 2014, la entonces titular Cyntia Ottaviano citó al periodista Jorge Lanata por presuntas violaciones a los derechos del niño y por decir que Florencia de la V no es mujer. 

Cristina y Massa designaron como interino a Rodrigo "Rodra" Rodríguez, secretario administrativo de la Cámara de Diputados, la bicameral lo ratificó y propuso, con mayoría oficialista, a la periodista Miriam Lewin.

Cristina y Massa intervienen la Defensoría del Público en los medios

El diputado Waldo Wolff, del PRO, no entendía porqué Recalde insistía en que el oficialismo tuviera la presidencia y la vice de una bicameral, cuando es habitual que el segundo sea opositor. Quedó vacante pero si fuese Luenzo, la Comisión de la comunicación podría recaer en algún kirchnerista más cercano a Cristina, como la periodista chaqueña María Pilatti Vergara. 

Con mayoría propia, la vicepresidenta acaparó con los propios las principales comisiones del Senado, como Acuerdos (Anabel Fernández Sagasti), Legislación General (Ana Almirón), Asuntos Constitucionales (María de los Ángeles Sacnun), Relaciones Exteriores (Jorge Taiana) y Justicia (Oscar Parrilli). Presupuesto quedó para Carlos Caserio, el cordobés que enfrentó a Schiaretti. Comunicaciones está por verse. No la descuida.   

Comentá la nota