"Vidal, Larreta y Macri van a ganar"

LPO entrevistó al vicejefe de gobierno porteño. Elogió a Juan Carr y cuestionó a Metrogas.

Diego Santilli tiene varias millas recorridas como candidato. Fue legislador, diputado, senador y desde 2015 ocupa la vicejefatura de gobierno porteño. Además el año pasado fue designado para ocupar la dirección del Ministerio de Justicia y Seguridad, cargo que dejará -reelija o no- a fin de año.

Está seguro de que el macrismo se impondrá en todos los distritos que gobierna, incluída la Nación. "A esa muy buena herencia de Macri siento que la mejoramos", dice sobre la gestión Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad.

Además plantea una "agenda de orden público" en el distrito capitalino que incluye a las empresas de servicios y las veredas. "¿Qué hace que como argentinos abramos tres veces en un año la misma obra? Tenemos que hacer las cosas bien la primera vez", reclama Santilli.

-¿Su candidatura a vicejefe significa que renuncia a gobernar la Ciudad?

-Es algo que siempre quise y añoré, pero tomé la decisión en función de lo que construí con Horacio estos cuatro años. Privilegié al equipo y nuestros sueños en lugar de mi interés personal.

-Ya están listos el Paseo del Bajo y los viaductos. Si reeligen, ¿cuál será la principal obra de la gestión?

-Se la vamos a anunciar a los vecinos en la segunda etapa de la campaña, en octubre. Vamos a seguir con las obras de infraestructura, tenemos que terminar la conexión del Belgrano Sur con Constitución. Tenemos que terminar el obra del Sarmiento. ¿Si va a ir por arriba? Tenemos tiempo para definirlo. Yo creo en la agenda del orden público.

-¿Qué significa?

-Es todo lo que pasa en tu metro cuadrado. Cuando salís de tu casa y ves una moto andando por la vereda, un auto estacionado en la puerta de un garaje o en una rampa para discapacitados. Que cualquiera haga cualquier cosa. Viene una agenda de seguridad que implica una etapa de orden público donde nadie sienta que hay un vivo al lado, sino mis derechos terminan donde empiezan los de los demás.

-Se habla mucho de las veredas de la Ciudad, rotas y reparadas casi crónicamente. ¿Por qué no logran avanzar con esa cuestión?

-Es un gran desafío, el subsuelo de la Ciudad tiene algunos problemas. ¿Cuáles son? Empresas de servicios que tienen que hacer la puesta a punto de sus redes de luz, de gas, de fibra óptica, de agua. Ojalá las empresas hubieran hecho todo eso hace 20 años pero no sucedió. Todos los años las empresas tienen que invertir, esperemos poder ordenar eso y que las empresas lo que abran lo cierren bien y no se hunda.

En la esquina de mi casa es la tercera vez que AySA abre la avenida. Es la tercera vez en el año, no en diez años y el caos de tránsito que hay es imposible. ¿Qué hace que como argentinos tengamos que abrir tres veces en un año la misma obra? Porque ya la abrieron el año anterior y el anterior. No puede ser. Tenemos que poder resolver las situaciones, Metrogas es la misma empresa que está en Inglaterra o en Chile. ¿Por qué allá lo hacen bien y acá no? AySA es una compañía Argentina que tiene que mejorar mucho, muuucho, muuuucho.

Todos tienen que entender que hay una abuela que camina por la vereda y si se cae se puede fracturar la cadera. Que cuando abren un pozo tiene que estar bien cerrado, que si paseás a tu mascota tenés que recoger las heces porque si un chico las toca le puede dar síndrome urémico hemolítico. Es un aprendizaje que nos debemos como argentinos: tenemos que hacer las cosas bien la primera vez.

-Días atrás hubo una polémica porque River Plate abrió sus puertas para darle cama y comida a las personas en situación de calle, ¿estuvo bien lo que hizo el club?

-Me parece muy bien lo que hizo River. Me parece muy bien lo que hace más de 25 años Juan Carr. También lo que hacen muchas ONG respecto a la gente en situación de calle. Creo que de todas formas la mejor solución es llamar al 108: lo que hizo River, lo de Juan y las ONG nosotros lo hacemos todos los días del año. Bienvenidos todos los que ayuden.

-¿No cree como dijo otra gente de su espacio de que sea "una opereta kirchnerista"?

-No, de ninguna manera. Lo conozco a Juan y he compartido algunas noches con él y sé quién es y qué hace.

-Si tuviera que ponderar, ¿fue mejor la gestión de Macri en la Nación o la de Larreta en la Ciudad?

-Nosotros tuvimos la suerte de tener a Macri antes, él dejó la vara muy alta. Cuando Mauricio asumió en la Ciudad, se inundaba y el reconoció que iba a inundarse por algunos años más. Pareció un sincericidio, pero al final dejó de inundarse. En los primeros años, cuando llegaba el invierno había muchas escuelas sin gas, hoy los problemas son mucho menores. Existen pero no son las cuestiones estructurales que había antes de asumir.

A esa muy buena herencia siento que la mejoramos. Eso fue posible porque laburamos en equipo con el gobierno nacional. Desarrollar los viaductos no fue sencillo: eso no se puede hacer si no estamos todos en sintonía y tenemos el mismo objetivo, que la gente viva mejor.

-Tuvieron muchas diferencias con el bloque de Martín Lousteau en la Legislatura y posiblemente la mayor de ellas fue con la Universidad Docente (UNICABA), que Evolución rechazó. ¿Cómo van a saldarse estas cuestiones?

-Si queremos transformar la educación como venimos haciendo, con inglés en las escuelas, jornada extendida y Secundaria del Futuro tenemos que apostar al crecimiento y la formación de los docentes que son los principales educadores de nuestros hijos. Hace 40 años la educación iba en un solo sentido, hoy está al alcance de la mano: googleás, buscás. El tema es cómo usar ese conocimiento y ahí es central el rol del docente.

-¿Cómo será la relación con Evolución?

-Trabajamos durante estos años para integrar Cambiemos. Comenzamos el año pasado con un acuerdo de bases programáticas y el mes pasado integramos Juntos por el Cambio. Vamos a funcionar con mucho diálogo, como hicimos con la Coalición Cívica y Confianza Pública. Es un proceso de apertura, crecimiento y diálogo más intenso.

-¿Vamos a poder ver una nueva línea de subte en la Ciudad en los próximos años?

-Lanzamos el estudio de ingeniería de la Línea F y tenemos que analizar cómo son los valores, plazos, tiempos.

-De menor a mayor y sin repetir, ¿qué posibilidades de reelegir tienen Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal?

-Todos seguro. Todos van a ganar, lo vengo diciendo hace seis meses. No son elecciones fáciles y van a estar peleadas. Pero las transformaciones estructurales que plantea Mauricio no son fáciles, no se ven en cuatro años. A nosotros nos pasó en la Ciudad, en las elecciones de medio término Gabriela Michetti tuvo que salir a jugar.

-Los ejes de la campaña nacional fueron terminar con la pobreza, unir a los argentinos y combatir al narcotráfico. En cuanto a la pobreza los números son peores y pareciera que la "grieta" es cada vez más grande. ¿Diría que cumplieron alguna de esas metas?

-Siento que todos van encaminándose. Tal vez habría que haberlas cuantificado las metas. Fue muy fuerte lo que se hizo en el combate contra el narco y las mafias. Respecto a la grieta siento que es difícil porque Cristina está compitiendo de nuevo, el kirchnerismo utilizó mucho la grieta, la política del amor-odio.

-¿El gobierno de Macri no hizo lo mismo?

-No, para mi son adversarios a los que vencés con propuestas. Pero no son enemigos, el enemigo es la pobreza, el narcotráfico.

-¿Qué es lo que menos le gusta de la campaña?

-Descuidar la gestión. A veces sentís que hay una partecita de la campaña que te quita tiempo para dedicarte a las cosas estructurales, que llevan mucho trabajo. Los viaductos del Mitre y del San Martín los empezamos a planificar en 2013 y recién pudimos iniciarlos en 2016, llevan muchos años proyectar las grandes trasformaciones.

-¿Qué tres cosas destacaría de la gestión de gobierno?

-Este es el proceso de transformación urbana más grande de los últimos 50 años y creo que tiene tres grandes ejes. El primero es la infraestructura, desde hace cien años que no se construían viaductos y nosotros hicimos dos, el del Mitre y el del San Martín. El Paseo del Bajo que se discute hace 60 años también lo hicimos nosotros.

El segundo es el abordaje de la seguridad y, si bien aún nos falta, el resultado es positivo. Desde que recibimos la Policía Federal todos los delitos bajaron, nos faltaba robos y hurtos y este semestre ya bajó seis puntos. Yo aspiro a que los chicos no tengan que usar más la mochila hacia adelante, que las mujeres no tengan que atarse la cartera o la gente tenga miedo de usar el celular en la calle.

El tercer eje es que abordamos las cuestiones de fondo en Educación y Salud. Estamos yendo a 9 mil vacantes nuevas y 54 nuevas escuelas, 30 de las cuales con chicos que pueden empezar desde los 3 años, eso proyecta a Buenos Aires por sobre la media de las provincias donde arrancan desde los cuatro.

En salud todo el sistema primario está ordenado y ahora vamos hacia los hospitales. Es un avance muy fuerte pero todavía falta y mucho.

-Este año quedaron 22 mil alumnos en lista de espera y en años anteriores hubo quejas de padres y sindicatos por la falta de vacantes, ¿cómo se explica?

-No, en la Ciudad nunca faltaron vacantes, todos tienen cobertura de 4 años en adelante. Tenemos un tema con los chicos de 2 o 3 años que son la parte no obligatoria. Eso lo trabajamos con los Centros de Primera Infancia para que los chicos de las familias que menos tienen puedan tener el trabajo cognoscitivo necesario para que se desarrollen como corresponde. Es verdad que en el proceso de inscripción vos podés anotarte en una determinada escuela y que allí no haya vacantes, pero al final todos contaron con vacantes.

Coment� la nota