Schiaretti y el PJ Federal enviaron una señal a Macri, Cristina y Lavagna desde La Rioja

Schiaretti y el PJ Federal enviaron una señal a Macri, Cristina y Lavagna desde La Rioja

La ceremonia fue la excusa para que los referentes provinciales se reúnan y haya foto conjunta. Gioja y Urtubey se mostraron cerca del cordobés que no deja de mirar el escenario nacional.

El peronismo volvió a dar muestra de su liturgia de símbolos y señales en clave en medio de una semana compleja que atravesó el Gobierno nacional, con escalada del dólar, ascenso del riesgo país y fantasmas de inestabilidad cerca del presidente Mauricio Macri. Así, ciertos sectores que empezaron a apuntalar el comentado Plan ‘V’, basado en la candidatura de María Eugenia Vidal para los comicios presidenciales, en lugar del líder natural PRO.  En este contexto, ayer en La Rioja, el gobernador peronista Sergio Casas se convirtió en el anfitrión del PJ Federal que arribó con motivo de la ceremonia de beatificación del Monseñor Enrique Angelelli y los otros tres mártires riojanos. Acto que tuvo la presencia del gobernador Juan Schiaretti, en una semana donde los rumores acerca de una proyección nacional del mandatario cordobés hicieron ruido en Buenos Aires.  La elección cordobesa del próximo 12 de mayo está marcada con un gran asterisco en la agenda nacional, tanto de radicales como también en el seno del peronismo. Desde el PJ, los gobernadores que estuvieron en La Rioja tienen una alta expectativa ante la posibilidad de un triunfo de Schiaretti que les permita tener un líder con peso en la mesa de las negociaciones.  Aquellos que navegan las aguas que van desde el PJ más tradicional al kirchnerismo no desconocen que la primera quincena de mayo estará marcada por las señales que envíen de un costado al otro. Por caso, la presentación del libro de la expresidenta Cristina Kirchner será días antes de la elección cordobesa.  En este contexto, están aquellos que sostienen que el acto de ayer fue una señal para Macri, CFK y también al propio Roberto Lavagna. “Varios tenían prevista su asistencia de antemano, pero hay parte del ‘armadito’ que se terminó realizando casi sobre la hora”, sintetizó un peronista en diálogo con PERFIL CORDOBA.  A Lavagna le marcaron una hoja de ruta que incluye tres puntos: acercarse a Schiaretti; teñirse más de peronismo -pedido que llegó con más énfasis tras los guiños al radicalismo y al socialismo-; y endurecer su discurso frente a Macri y Cristina. A esto, se suma el reiterado pedido de algunos peronistas con peso en su provincia, como el caso del salteño Juan Manuel Urtubey, que insiste con el peaje de las Paso para el economista.  Schiaretti, por ahora, observa. En medio de las negociaciones que se vienen llevando adelante en el terreno nacional, Schiaretti tiene decidido, por ahora, mirar cómo se van acomodando las piezas. “De la manera en la que se está dando todo, puede integrar fórmula. Encabezando o siendo vice. De cualquiera”, señalan aquellos que dividen sus tiempos entre el interior provincial y Capital Federal.  Hay encuestas que le aseguran un triunfo al oficialismo provincial con marca a estrenar. Hacemos por Córdoba actualmente lidera los guarismos por distinto margen, y en algunos casos, por un porcentaje que le permite al PJ Federal nacionalizar un posible triunfo en Córdoba.  Lo que se viene en la agenda del gobernador para los próximos días es mucha presencia en la capital cordobesa.  Todo en clave de campaña, y ya sin la posibilidad de continuar con el corte de cintas, plazo que venció el pasado viernes.  Sin embargo, y pese a la concentración en los barrios de la capital cordobesa junto a Martín Llaryora, no dejará de observar lo que sucede en el interior, donde el objetivo es uno solo: la ambiciosa pero alcanzable meta de quedarse con los 26 departamentos.  Para ello, esta semana tendrá reuniones con los candidatos de todos los distritos en El Panal. “Quiere saber cómo están en cada uno de los departamentos”, señalan en el peronismo.  La otra cuestión de la que vienen tomando nota en la Provincia es la situación de crisis económica a nivel nacional. No obstante, y a pesar de la caída de la imagen del Ejecutivo nacional, Schiaretti bajó la orden de no personalizar la crítica en Macri e insistir con el llamado a “dar gobernabilidad”. En la mesa chica de Schiaretti insisten con que la campaña se hace destacando la gestión en Córdoba y sin pegarle a un gobierno nacional que se enreda en sus propios problemas de gestión.  No obstante, en la semana que se celebrará el Día del Trabajador y con el paro del martes, el peronismo de Córdoba mantendrá su discurso moderado en contra de la gestión nacional. Sin caer en las críticas más duras que suele tener el kirchnerismo.  

Coment� la nota