Los intendentes del Conurbano se preparan para un 2019 sin obras

Los intendentes del Conurbano se preparan para un 2019 sin obras

Los intendentes del Conurbano están preocupados por cómo harán para afrontar un 2019 con menos fondos para obra pública, en medio de las negociaciones por el Presupuesto que el Gobierno mandará al Congreso en una semana, mientras Mauricio Macri espera tener su foto con los gobernadores opositores para sellar el acuerdo el próximo martes. 

En la Provincia, las aguas están caldeadas y mientras en Nación tratan de llevarles tranquilidad asegurando que el gobierno de María Eugenia Vidal recibirá más recursos para transferir de modo directo a los municipios, las cuentas que sacan los intendentes les dicen lo contrario. 

El cálculo es simple: la Rosada los dejó sin el Fondo Sojero -que a los bonaerenses les implica una pérdida acumulada de 7.700 millones de pesos- y la Provincia se deshizo hace un año del Fondo de Obras de Municipios. Eso, sumado a un Presupuesto de "austeridad" en el marco del acuerdo con el FMI, completa la imagen de un año de ajuste. 

Mientras presionan para que el Gobierno dé marcha atrás con el hachazo al Fondo Sojero, en la Rosada dicen que no hay posibilidad de anular la medida. La situación es delicada, porque esos fondos eran volcados por completo a obras de infraestructura. Consultados por LPO sobre cómo se las van a arreglar para hacer obras en 2019, intendentes de distinto signo político coincidieron en que seguro será un año para afrontar con fondos propios porque el "ajuste" se sentirá en lo que reciban de la Provincia.

Los intendentes de distinto signo político coinciden en que 2019 será un año de recesión y recibirán menos fondos para obras, aunque los de Cambiemos aclaran que es el ajuste es necesario

"No habrá obras nuevas. Estamos pensando en cómo llegar a enero, sabemos que en 2019 entraremos en recesión absoluta", lanzó un intendente peronista de la Tercera Sección en diálogo con LPO que aseguró que él -al igual que la mayoría de sus pares- destina casi todo su presupuesto a gastos corrientes, por eso les queda muy poco para obras con fondos propios.

 Los macristas también reconocen una cierta preocupación por cómo impactará la crisis económica en sus distritos. Si bien en un principio admitían mucho enojo por el hachazo al Fondo Sojero, no se sumaron a la insurrección del PJ y ahora reconocen que "el recorte es necesario" en sintonía con las políticas definidas por la Rosada.  

En rigor, Jorge Macri salió ayer al cruce de Verónica Magario y dijo que el reclamo contra la eliminación del Fondo Sojero que encabeza la matancera es "un fuego de artificio para hacer un poco de política".

Fondo Sojero: La rebelión de los intendentes complica el acuerdo de Macri con los gobernadores

En Cambiemos señalan algunos casos como el de Jorge Macri, Néstor Grindetti (Lanús) o Ramiro Tagliaferro (Morón) que cierran el año con superávit. "Aspiramos a sostener eso el año que viene", dijo uno de los intendentes y aclaró que esa plata será usada para obras o compra de equipamiento.

Si bien saben que el impacto de la eliminación del Fondo Sojero se sentirá el próximo año -no tanto en 2018, porque casi todos recibieron más de la mitad de los fondos que les eran destinados- también sintetizan: en algún lugar hay que cortar.

También aclaran que hay algunas obras que ya cuentan con financiamiento. Por ejemplo, en el caso de Lanús y Lomas de Zamora -donde gobierna el peronista Martín Insaurralde- recibieron dinero del fondo financiero Fonplata para llevar a cabo una obra conjunta en el límite de ambos municipios.

Desde la Rosada buscaron bajar un mensaje de calma y dijeron que los intendentes "no deberían tener mayores problemas" para financiar sus obras porque con el recorte del reintegro a las exportaciones la Provincia va a tener más recursos, que equivalen a una transferencia directa a los municipios. Incluso aseguraron que se debería incrementar la coparticipación a los municipios porque "las provincias van recibir más".

En la misma línea, otra fuente del Gobierno dijo que las provincias vienen recibiendo cada vez más plata. "Hoy reciben el 42% del gasto público nacional, la Provincia también está recibiendo más, antes recibía 19 y ahora el 24 por el Fondo del Conurbano", aclaró. 

En la Rosada aseguran que los intendentes podrán financiar sus obras con fondos del recorte al reintegro a las exportaciones, pero en la oposición responden que esa plata no llegaría a 'compensar' lo que pierden por el hachazo al Fondo Sojero

Sin embargo, hasta los intendentes de Cambiemos descreen de ese diagnóstico tan optimista y en la oposición lo replican los números de la Rosada. Los equipos técnicos de los intendentes que analizaron la cuestión dijeron a LPO que es imposible que la Nación "compense" a los gobernadores con recursos provenientes del recorte a reintegros por exportación lo que les sacó con la quita del Fondo Sojero.  

Es que, aún con la "compensación", dicen que la Provincia perderá 2.705 millones, de los cuales 1.460 millones eran para gestión directa del Estado provincial y 1.245 para distribuir entre los municipios. "Los municipios son los más perjudicados, ya que con el esquema anterior recibían el 30% de los ingresos en concepto del Fondo Sojero, mientras que ahora la coparticipación se reduce al 16 o 14%", explicaron.

Además, recuerdan que debido al Pacto Fiscal al que adhirió Buenos Aires, el gobierno de la Provincia se comprometió a reducir Ingresos Brutos, impuesto que constituye uno de los principales ingresos de la coparticipación y cuyo recorte impactará negativamente en los recursos que recibirán en adelante los Municipios.

Lo concreto es que el monto destinado a la Provincia está atado a lo que suceda con el Presupuesto, así que los intendentes aseguran que todavía no tienen claro cuánto van a perder. "Ya nos avisaron que habrá un recorte fuerte pero no tenemos cifras", admitió un jefe comunal de Cambiemos a este medio.

Coment� la nota