Dietrich, en la mira de la Justicia

Dietrich, en la mira de la Justicia

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, es uno de los hombres del gobierno más complicado con la suerte judicial. Su nombre suena por los pasillos de Tribunales. Como si fuera poco, se hizo de enemigos poderosos en el lobby de Comodoro Py. La espada de Damocles pende sobre el funcionario.

El resultado electoral, ya desde las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado 11 de agosto, alteró la tranquilidad del gobierno de Mauricio Macri y su equipo. La holgada diferencia a favor del Frente de Todos no sólo significó el inicio de la despedida para la gestión de Cambiemos, sino que trajo consigo cambios de aires en el Poder Judicial.

Claro, la Justicia ha dado sobradas muestras de acomodarse a los tiempos políticos que corren. Por caso, hace ya varias semanas, la diputada nacional que anunció su retiro, Elisa Carrió, lanzó una advertencia que pareciera buscar apaciguar los ánimos: “nos van a meter a todos presos”. De esa manera, antes de dar un paso al costado de la actividad política, alertó sobre una posible cacería de brujas en el gobierno de Alberto Fernández, quien desestimó que eso ocurra.

Sin embargo, el temor a los vaivenes de los tribunales federales desde el 10 de diciembre próximo es una realidad que se palpa en el aire de la Casa Rosada y principalmente en algunas áreas. Así ocurre en las oficinas del ministerio de Transporte de la Nación, que hoy ocupa Guillermo Dietrich.

Son varias las denuncias que recaen sobre el funcionario con pasado en la actividad privada automotriz. Además de las diferentes acusaciones que presentó la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público ante situaciones de medida de fuerza gremial, Dietrich está implicado junto al presidente Macri en la investigación por “presuntas anomalías” por la “adjudicación indebida mediante direccionamiento” de la obra del Paseo del Bajo. Si bien el soterramiento del Paseo del Bajo es uno de los principales dolores de cabeza en materia judicial, no es la única.

Es que, dos semanas antes de los comicios generales que ratificaron la victoria de Todos, Dietrich fue denunciado penalmente por la abogada Stella Maris Ageitos bajo la carátula de “comisión y/o tentativa de comisión de ilícitos contra el Estado argentino por la nueva concesión del Puerto de Buenos Aires”. En definitiva, la acusación sostiene una serie de irregularidades para beneficiar a un viejo conocido, Nicolás “Nicky” Caputo por el módico lapso de 50 años.

El entramado denunciado por Ageitos no puede entenderse sin retrotraerse a diciembre de 2018 cuando Macri designó a su hermano de la vida, Caputo, como “cónsul honorario de Singapur” (aprobado por el Congreso). Desde allí, el ministerio de Transporte a cargo de Dietrich comenzó a trabajar en los pliegos de la licitación del Puerto Buenos Aires que vencen en marzo de 2020. Es decir, la actual gestión intentó licitar la concesión (en primera instancia por 20 años) antes de conocerse su futuro electoral.

A su vez, los pliegos para la nueva licitación pasaron de tener tres ganadores posibles a uno solo. En ese sentido, Ageitos presentó pruebas ante la Justicia de que la Administración General de Puertos, a cargo de Gonzalo Mórtola, “pagó con dineros públicos una contratación directa a una compañía española (ALG-INDRA) para que elabore los pliegos para la licitación” a medida de PSA, una empresa de Singapur, donde Caputo oficia como Consul desde diciembre de 2018.

La licitación de la cartera de Dietrich y que fue denunciada ante la Justicia traía consigo varias aristas. Además de beneficiar al nuevo paraíso de Nicky Caputo, extendía la explotación de 20 a 50 años y fragmentaba en dos el Puerto para permitir la construcción de un “Puerto Madero 2”; es decir, favorecía la explotación inmobiliaria en una de las zonas más caras de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Negocio redondo para Dietrich, Caputo y Mórtola.

Por ello, los tiempos del Gobierno se aceleraron y la actuación fue más rápida que un rayo. En diciembre de 2018, “Nicky” se convirtió en embajador y para junio de 2019 se avanzó en la licitación sin ningún estudio previo de impacto ambiental ni audiencias públicas. Seis meses para consolidar el entramado inmobiliario y la explotación por medio centenar de años a fin de esquivar la posibilidad – luego realidad – de un cambio de gobierno.

En un inicio, la maniobra fue denunciada por el titular del Partido Justicialista, José Luis Gioja; y el diputado nacional Rodolfo Tahilade. Los dos legisladores evidenciaron la contratación directa por unos 700 mil dólares de la AGP a una firma española (INDRA) para la conformación de los pliegos que beneficien a la firma de Singapur (PSA), tal como formalizó Ageitos ante la Justicia.

La denuncia tiene peso específico propio. Así, el Poder Judicial pone la mira sobre los pasos de Dietrich al frente del ministerio de Transporte y la búsqueda de negocios para los amigos del poder lo transformaron en el hombre del Gobierno que más se nombra por los pasillos de Tribunales.

Imputado

Dietrich fue imputado por la Justicia por el rol que tuvieron, uno como titular de Vialidad y el otro como ministro de Transporte, en las explotaciones de los peajes de siete corredores viales. La imputación fue firmada por el fiscal Eduardo Taiano.

La denuncia, que fue realizada por el Sindicato de Trabajadores Viales y Afines (STVYARA), sostiene que la cartera de Dietrich autorizó la prolongación de la explotación de los corredores viales a varias firmas y evadió la renovación de las licencias como lo estipula la legislación vigente. Entre las beneficiarinas apareció nada más y nada menos que IECSA, vinculada a Angelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri.

Con el objetivo de diluir la acción judicial en Comodoro Py, el Gobierno decretó que la explotación de dichos corredores viales quedaría en manos de Corredores S. A por el lapso de cinco años. Sin embargo, el fiscal Taiano argumentó que “aunque rescindan los contratos, el delito igual se cometió”. Por ello, imputó a Dietrich, que es investigado por los peajes y certificados de obras por un monto de 30 mil millones de pesos.

La investigación, bajo el nombre de “negociaciones incompatibles con la función pública, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, mal desempeño y falsedad ideológica”, se mantiene vigente en el juzgado de Sebastian Casanello.

Las empresas que operaron con contratos vencidos fueron: CPC SA y Benito Roggio SA; Esuco SA y Decavial SA; Rovella Carranza SA y José Cartellone Construcciones Civiles SA; Lemiro Pablo Pietroboni SA y Luis Losi SA; Iecsa SA; Corporación América y Luciano SA, Petersen, Thiele y Cruz SA y Polan SA.

El Paseo del Bajo

Dietrich es investigado por el juez Claudio Bonadio junto al ministro de Desarrollo Urbano porteño, Franco Moccia, el presidente y la jefa de Compras de AUSA, Carlos Frugoni y Natalia Bustos; más Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta. En la obra del Paseo del Bajo, un emblema de la gestión Cambiemos, la empresa IECSA, que era propiedad del primo presidencial Ángelo Calcaterra, fue la beneficiada con la construcción de un tramo de la obra por el que se presupuestaron $4.480 millones de pesos, pero la empresa lo cotizó en 3.183 millones. Luego, esa firma fue vendida a Marcelo Mindlin, otro empresario cercano al mandatario.

La fiscal Alejandra Mángano, que inició la investigación, sostuvo era necesario investigar la "alteración sustancial de la licitación" mediante circulares "inconsultas" que muestran "una maniobra burda e insólita, sospechosa per se". Es decir, sospechan de irregularidades en el proceso licitatorio por el cual cuatro de las oferentes no pudieron participar de la puja y no emitieron queja al respecto.

Un rival interno

El senador nacional Miguel Angel Pichetto se sumó a Juntos por el Cambio con el objetivo de agrandar la alianza electoral y acompañar a Mauricio Macri en la vicepresidencia. Al momento que el Presidente anunció que el legislador peronista sería su compañero, en la estructura del PRO bonaerense confiaron a LaTecla.info que el rol de Pichetto sería importante en materia judicial, claro, con Cristina en la mira. “Es un hombre clave para la Justicia, cercano a la Corte”, dijeron desde el entorno de Jorge Macri.

Con el derrotero electoral, Pichetto no cumplió con la promesa de sumar peronismo al oficialismo, sumó una nueva derrota ante las urnas y quedó golpeado. En el medio de la sangría que deja la eyección de Cambiemos del Gobierno, el por ahora senador reconvertido a ultramacrista apuntó su ira contra Dietrich. En definitiva, lo acusó (e insultó) por publicidad realizada por la Low Cost “Flybondi”:

“¡Vos sos un pelotxxx!”, lanzó Pichetto a Dietrich ante la presencia del Gabinete nacional. A los problemas judiciales, el por ahora ministro nacional sumó la bronca de un hombre que conoce de los pasillos de Tribunales.

Coment� la nota