Candidaturas y movidas en plena recesión

Candidaturas y movidas en plena recesión

Por Ricardo Kirschbaum

El interés local prevalece sobre el nacional: el ejemplo es el de Manzur, gobernador tucumano.

Una de las certezas de este año electoral es que la recesión económica tiene todavía larga vida. Y que la inflación será, aún, más alta de la que se pronostica. La contundencia y la persistencia de esas tendencias son producto de la profundidad del ajuste en desarrollo, aún cuando sobrevuele una inquietante pregunta sobre si este apretón será el último o todavía falta varios más.

Sobre este sensible territorio, otra de las certezas es queCristina Kirchner será candidata. No solo es una cuestión de voluntad política personal sino de necesidad. La investigación por corrupción está llegando al hueso: sus escuderos más cercanos -el contador Manzanares e Isidro Bounine, además de la viuda del secretario de Kirchner- están contando cómo funcionaba el más fenomenal sistema de recaudación de dinero ilegal que se haya montado en la democracia. Desde la jefatura, Cristina manejará las listas de candidatos. Es posible que el kirchnerismo tenga en 2019 tanto o más legisladores que ahora. Es obvio: Máximo, De Pedro, Larroque, entre la primera línea de La Cámpora, irán asegurados. Y así siguiendo en las provincias que, finalmente, acepten encolumnarse con Cristina.

El gobierno tampoco tiene dudas que su contrincante será la ex Presidenta. No solo lo creen sino que lo desean: Macri tiene vida porque, más allá del objetivo fracaso económico, el contraste lo fortalece. Quienes alentaban el desdoblamiento en la provincia que hizo temblar de miedo a los intendentes del PJ finalmente se rindieron ante los argumentos de Durán Barba y Marcos Peña. Pero el peor fogonazo entre Vidal y Macri ocurrió en noviembre cuando la gobernadora debió asumir los subsidios que le delegó la Nación y así enterró su ilusión de mostrar por primera vez una provincia con una economía estabilizada.

Sergio Massa, sin embargo, tiene dudas de que Cristina sea candidata. El líder del Frente Renovador tiró líneas al electorado kirchnerista. Cree que la ex Presidenta enfrenta una situación judicial muy seria y que el contexto internacional claramente la desfavorece, además de la aprensión que despierta Cristina en el mundo financiero. Massa disputará la candidatura en el Peronismo Alternativo. También Felipe Solá especula con que, al final, Cristina no sea candidata y él sería la mejor la opción. Por las dudas, ya avisó: si él llegara a ganar, solo gobernará cuatro años...

Esa es otra certeza: el peronismo irá dividido a la elección. Nadie sabe qué hará por fin Roberto Lavagna -si será candidato o no- pero tampoco nadie duda que el ex ministro estará en la mesa chica de la discusión final de quienes buscan enfrentar a Macri y a Cristina con otra opción.

Las elecciones anticipadas en muchas provincias hacen que el interés local supere al nacional. El ejemplo más claro es el de Juan Manzur, enrolado en el peronismo del medio, que ha abierto canales de comunicación con Cristina a través de Alberto Fernández y Wado de Pedro. El objetivo: evitar que su rival José Alperovich pueda utilizar en exclusividad la “marca” de Cristina.

Coment� la nota