Agenda de campaña: evitar la traición

Agenda de campaña: evitar la traición
Las fugas o los saltos de dirigentes políticos se han convertido, durante esta campaña, en moneda corriente. La decisión atraviesa a los diferentes espacios, que ven con asombro, desilusión y como una traición el pase de sus hombres a las fuerzas que lidera Sergio Massa. Atentos a la realidad y precavidos, el oficialismo y el macrismo tejen estrategias para contener las aguas y evitar éxodos masivos.
Granados ¿está jugando a dos puntas?

“Salimos a la cancha el día de hoy”, aseguró el ministro de Seguridad, Alejandro Granados al presentar el Plan Integral de Prevención. El convite, horas más tarde, pareció multiplicarse en otro escenario. Ya no era un mensaje para los 250 uniformados que saldrían a patrullar las calles de la ciudad bonaerense, en busca de aplicar en ese distrito el plan de seguridad impulsado en Ezeiza; sino la autorización a sus hombres de confianza de tejer redes que lo acerquen al massismo.

El propio gobernador, Daniel Scioli, resaltó el trabajo del ministro a poco menos de un mes de haber arribado a la cartera de Seguridad. El propósito de impulsar el desembarco del ezeizense en el Gabinete, no sólo buscó dar respuestas a una de las problemáticas que más preocupan a la ciudadanía, sino evitar más fugas del FpV a la fuerza que lidera el intendente de Tigre, como ya lo hicieron Baldomero “Cacho” Álvarez Olivera, Osvaldo Goicoechea, la hermana del ministro, Leonor Granados, entre otros.

Sin embargo, aunque la última aparición pública de Granados intentó ser una demostración de lealtad al gobernador y responsabilidad con su función, al anunciar que la primera ciudad donde replicaría el modelo desarrollado en Ezeiza, sería La Plata; los entretelones del mundo político permitieron ver que las jugadas por debajo de la mesa son más efectivas para saciar intereses personales.

Es que la noticia sobre el encuentro entre el flamante jefe de prensa del ministro, Juan Pablo Biondi con Sergio Massa, supuso la búsqueda de un acuerdo político con el líder del Frente Renovador. El acercamiento no sorprendió a quienes conocen a Biondi. El ahora “prensero” de Granados, fue vocero el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, quien luego de coquetear con muchos espacios, se puso la casaca massista. Biondi, aunque ya no cumple órdenes formalmente de Fernández, sigue siendo un hombre que responde a sus estrategias políticas.

La apuesta de Biondi, el elegido de Granados para comunicar su agenda y políticas de Seguridad, tensó una cuerda donde la lealtad y la traición comenzaron a fundirse, y las garantías buscadas por Scioli, empezaron a esfumarse.

Macri también quiere contener sus hombres

Si de fugas y traiciones se habla, el Pro también puede hacerle honores. Y Mauricio Macri se ha propuesto participar de la misma lucha que el kirchnerismo: evitar el éxodo de líderes de su espacio a las arcas massistas.

Mientras los lamentos por la partida de Jesús Cariglino, aún se sienten en las filas que acompañan del jefe de Gobierno porteño; la estrategia de reforzar la frontera y evitar el salto se profundizaron esta semana con los recorridos del líder del Pro por la provincia de Buenos Aires.

La primera foto lo mostró junto al intendente de San Isidro en la Legislatura porteña. Si bien Gustavo Posse se acercó a Massa tras las PASO, su “pase” no se efectivizó, y por eso Macri busca reforzar su lugar en el espacio. El segundo flash lo encontró junto a su primo, Jorge Macri, en la ciudad de 9 Julio, quien también coquetea desde hace tiempo con el tigrense.

La agenda del jefe de Gobierno porteño incluyó a los candidatos a concejales que el PRO presentó en esa localidad, que se acercaron mucho a Massa luego de ganar la interna del Frente Renovador; y a la ciudad de Tandil, donde también visitó al ganador de la interna. Pero la caminata por la Provincia no prevé detenerse y en los próximos días llegaría a siete localidades distintas donde el PRO presentó candidatos.

Aunque la campaña debería resaltar las bondades de los espacios políticos y ser un momento destinado a mostrar las propuestas al electorado; la escena repetida es el intento de contención y consolidación de la propia tropa, en post de evitar que sean tentados por el Frente Renovador.

Coment� la nota