Rusia y China aseguraron apoyo en el board del FMI, pero hace falta EEUU

Rusia y China aseguraron apoyo en el board del FMI, pero hace falta EEUU

Ambos estados representan el 6,4% del apoyo necesario. Se requiere el 85%. Estados Unidos detenta el 16,74%. Argentina contaría además con el apoyo de Francia, Alemania y parte de la Unión Europea. Japón por ahora no se pronunció.

Entre los negociadores argentinos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) se retomó la práctica del poroteo de los votos dentro del "Board" del organismo. Esto es, calcular si ya está el número suficiente de apoyo mundial para que el Facilidades Extendidas Reloaded que el gobierno de Alberto Fernández discute a tiempo de descuento con los técnicos del organismo que maneja Kristlina Giorgieva.

La novedad (no sorpresiva) es que luego de la gira presidencial por Rusia y China, los votos de ambos estados están garantizados. Es gratificante, porque además se trata de dos países algo militantes en las críticas al funcionamiento del FMI cada vez que hay temas importantes que cada tanto se discuten dentro del directorio. Sin embargo, la realidad es que entre ambos estados acumulan el 6,4% del total de los votos (3,7% China y 2,7% Rusia), con lo que su peso específico es menor en el momento de levantar la mano (o bajar el pulgar) a los de Japón, Alemania, el resto de la Unión Europea y hasta los del Golfo Pérsico en su conjunto. En este sentido, por ahora la situación sigue siendo la misma que antes de comenzar el viaje: sin el voto positivo de los Estados Unidos, no hay acuerdo posible.

Según los cálculos oficiales Argentina tendría hoy garantizado un apoyo global del 70% en el directorio. A ese nivel se llega garantizando Alemania, Francia, España y otros países europeos votarían a favor del país, sumando además otros estados clave que, se descarta, también avalarían a la Argentina. En este grupo se mencionan a Rusia y China, sumando los países árabes (especialmente los del Golfo Pérsico, con presencia fuerte en el directorio del FMI), además de, lógicamente, toda América Latina y el Africa. Se confía además que se lograrían más consensos con países clave como Canadá y lo que resta de la Unión Europea, con lo que el porcentaje se elevaría a cerca del 70%. Faltaría así conseguir sólo un 10% más para el nivel imprescindible para que una propuesta transgresora para lo que mandan y dictan los estatutos del FMI pueda ser aprobada.

Sólo con un mínimo del 85% de los avales se podría autorizar a que los técnicos de línea del Fondo apliquen para el país un plan de pagos por fuera de los únicos mecanismos autorizados por la carta orgánica del organismo: el stand by y el Facilidades Extendidas, ambos en todas sus variables posibles. Como lo que propone el país es una alteración de las normas, sólo una votación de más del 85% podría avalar el pedido.

Con esto, más tarde o más temprano, Alberto Fernández deberá resolver cara a cara (vía videollamada) con Joe Biden, el apoyo de Estados Unidos en el board. Este país detenta el 16,74% de las acciones, con lo cual sin este aval sería imposible que la intención de alterar (levemente) la Carta Orgánica del FMI pueda ser posible. Y esto es necesario, ya que por lo que se sabe, el Facilidades Extendidas que se discute tendría alteraciones con respecto a lo que está escrito en las normas internas del organismo, y sólo con el apoyo desde el directorio máximo podrían reconfigurarse estos cambios. Más teniendo en cuenta que ante la experiencia cercana de los últimos negociadores del FMI (Alejandro Werner, Roberto Cardarelli y compañia), que luego de firmar un Stand By fuera de los estatutos, terminaron eyectados de sus cargos.

En conclusión, y siguiendo una máxima del “albertismo”, “con Estados Unidos no alcanza, pero sin los Estados Unidos no se puede”. Según los números que se hacen en el Palacio de Hacienda, si una llamada de Alberto Fernández lograra este apoyo, el país ya superaría el 85% necesario y llegaría casi al 90% de los votos. Sólo quedaría en duda lo que harían Japón (6% de los votos), los países nórdicos (3,43%) y otros estados europeos, tradicionalmente reacios a apoyar al país (tampoco lo hacían en tiempos de Macri).

En el tema votos del board, la situación está marcada de manera clara. Cada estado soberano tiene un porcentaje de votos dependiendo de su PBI; reservas y aportes directos al funcionamiento del organismo con sede en Washington. Cualquier acuerdo normal (stand by o Facilidades Extendidas) es aprobado con un porcentaje mínimo del 70%; pero se necesita mayoría del 85% para planes especiales o alteraciones de la Carta Orgánica. Recientemente esta mayoría fue la necesaria en casos como la crisis griega de 2010 y la de Portugal de 2011.

La necesidad de lograr ese porcentaje fue lo que le jugó en contra a la Argentina en 2001, cuando se desaprobó en el directorio el último desembolso comprometido en el acuerdo vigente ante la negativa de EE.UU. de avalar la propuesta (por recomendación directa de la número dos de esos años, Anne Krueger); así como la aprobación del pacto de 2003 cuando Néstor Kirchner negoció directamente con George Bush un plan de cuotas por fuera de los tratados vigentes.

En el caso actual, también se hace imprescindible que el director norteamericano avale el pedido, ya que su voto a favor o en contra (o su abstención) definirá la suerte de la propuesta argentina. En total el board está integrado por 24 directores ejecutivos que representan porcentualmente diferentes niveles de poder dentro del organismo. Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido pueden elegir un director sin ayuda de ningún otro país. China, Arabia Saudí y Rusia eligen de facto un director cada uno; mientras que los 16 restantes lo eligen según bloques de estados. Argentina, a través del enviado local, Sergio Chodos, ocupa el grupo con Bolivia, Chile, Perú, Paraguay y Uruguay.

Comentá la nota