Las ganancias de las productoras de envases y el impacto en precios

Las ganancias de las productoras de envases y el impacto en precios

Los grandes monopolios de sectores de insumos difundidos revirtieron en pandemia sus pérdidas y registran utilidades que duplican las de un año atrás.

Por: Cristian Carrillo.

La estrategia del Gobierno en materia de precios fue fijar para un conjunto de productos de primera necesidad (alimentos y bebidas y artículos de higiene y de limpieza, entre otros) valores de referencia congelados hasta fin de año. El objetivo es que la cadena de producción de estos rubros vaya adecuando sus márgenes hasta cumplir con el objetivo. Los eslabones más débiles son los productores pequeños primarios y el consumidor, en medio hay varios factores que hacen al precio y que se encuentran en manos de empresas extranjeras que monopolizan la provisión. Algunas son desprendimientos de los grandes grupos alimenticios, como Arcor. Las empresas que operan en este eslabón de la cadena son Aluar, Techint, Cartocor, Cattorini, Tetra Pak, Amcor y Cabelma. 

Mientras se analiza la estructura de costos de varias empresas y de las cadenas de supermercados, se trabaja en un rubro más difícil de regular: el de insumos difundidos. Básicamente, se trata de quienes producen los envases a través de los cuales se venden desde alimentos hasta medicamentos (éstos también en la mira oficial). Estos productos son los que más subieron sobre el promedio de precios mayoristas y sus proveedores arrojan abultadas ganancias. 

No solo Aluar y Techint exhiben resultados extraordinarios, incluso revirtiendo pérdidas hasta el año pasado, sino también otras empresas que son menos conocidas en Argentina, responden a capitales extranjeros y mantienen una posición dominante en la venta de estos insumos. Apenas asumió la nueva conducción en Comercio Interior, la subsecretaria Débora Giorgi notificó a las firmas Cartocor Sociedad Anónima (cartón), Cattorini (vidrio), Tetra Pak (cartón), Amcor Rigid Packaging (cartón y plástico) y Cabelma (plástico) para comenzar un trabajo sobre la estructura de costos. 

Es una tarea que "llevará varios meses de análisis", reconocieron a El Destape desde esa cartera, y desde esta semana se iniciaron las audiencias virtuales e individuales con las autoridades de las firmas para analizar las ventas, la estructura de costos y la cadena de valor del sector en el que participa cada compañía. La investigación había sido iniciada por la conducción anterior en Comercio Interior. Esta semana, además, se llevó a cabo un encuentro que reunió a representantes de las pymes industriales, los sindicatos, la economía popular y funcionarios del oficialismo. Allí el sector pyme alertó por la inflación a partir del aumento de los insumos difundidos dolarizados

La plata de la cajita

A partir de una recuperación de la actividad económica y del consumo, la producción en el sector de insumos difundidos, que fabrica envases, arroja ganancias extraordinarias, y los precios se disparan a partir del aumento de las materias primas. Estos aumentos se trasladan como costo a los envases que paga, por ejemplo, la industria alimenticia para empacarlo y venderlo. De capitales extranjeros en su mayoría, se registran ganancias que revierten pérdidas anteriores y alzas en las rentabilidades muy por encima de la inflación. Estas empresas, incluso alguna aportante de la campaña del macrismo, están en su mejor momento en muchos años pero se resisten a ceder rentabilidad y complican la pelea contra los precios.

"Se trata no solo de los efectos del precio internacional sino de ramas con elevados niveles de concentración económica que le permiten acelerar el traslado de los precios internacionales a los internos en detrimento de los salarios y de las empresas que actúan en sectores más atomizados", señala un informe de Cifra-CTA. En este segmento se encuentran aumentos en de minerales no ferrosos (71 por ciento), entre los que se destacan el hierro y el acero, los no ferrosos (55 por ciento), especialmente el aluminio; sustancias plásticas como el PVC (92 por ciento) y vidrio (85 por ciento).

Entre las empresas que buscan recomponer sus niveles de rentabilidad respecto de las pérdidas sufridas durante el macrismo y la primera fase de la pandemia, se encuentran los grandes oligopolios de la industria de insumos difundidos, como Aluar y Techint. De acuerdo con el último balance enviado a la Bolsa, la productora de aluminio Aluar registró en el primer semestre del año una ganancia de 4410,4 millones de pesos, frente a una pérdida de 4963,5 millones que había acumulado en la primera parte del 2020

Otro caso es Ternium (Techint), con un "nivel de utilidades sobre ventas del primer semestre (40,1 por ciento) tras haber registrado pérdidas contables en el mismo período de 2020". "Se trata de un nivel muy superior a los buenos registros de 2019 (10,2 por ciento)", detalla el trabajo de Cifra-CTA. Esta recomposición de los márgenes de ganancia no es privativo de estas empresas, sino que se expresa en un elevado aumento del peso relativo del excedente de explotación en el valor agregado del sector privado.

La firma Cartocor es una empresa del Grupo Arcor que se especializa en la fabricación de envases de cartón corrugado. La firma había arrojado en el balance de 2019 una ganancia de 1404,6 millones de pesos y el año pasado ese resultado se duplicó, para exhibir una ganancia de 3013,8 millones de pesos, con un aumento del 114,6 por ciento. La firma nació como una necesidad de ampliación del grupo que venía haciendo sus propios envases desde 1962 en Paraná, Entre Ríos, aunque Arcor comenzó a definir la suerte de la empresa. El año pasado la firma invirtió 4 millones de dólares para la adquisición de tres máquinas de última tecnología en Luján y Paraná, lo que le permitirá aumentar su producción en un 15 por ciento. En simultaneo, la multinacional Arcor, que controla a Cartocor, comunicó que reducirá la estructura de costos a fin de mejorar los márgenes de ganancia.

En vidrio, Cattorini, produce envases para la industria alimenticia, de bebidas y medicinal, tiene cuatro fabricas en la Argentina y detenta el 60 por ciento del mercado. En el inicio del año pasado, según informó a las autoridades de la Bolsa, obtuvo una ganancia de 344,1 millones de pesos, frente a los 156,3 millones de igual período de 2019. En 2018 la firma, ubicada en la localidad de Quilmes, comunicó a los trabajadores el despido de 100 operarios con motivos de la baja de ventas. Este año, la firma volvió a ser noticia ante el reclamo de pequeños productores de conservas y bodegueros por problemas para conseguir envases de vidrio. En la Argentina hay tres empresas que producen botellas (dos son pymes, una en Mendoza y otra en Rosario). La más importante es Rigolleau, de la familia Cattorini. 

Cabelma es otra productora de vidrio, con eje en el reciclaje y accionista mayor de Calera San Juan. En esa provincia su nombre sonó como el aportante relacionado con San Juan más importante de la campaña de Mauricio Macri. La firma abastece de baldes y cajones plásticos para la industria a las principales embotelladoras del país de aguas, aguas saborizadas y bebidas gaseosas, tales como Coca-Cola, Dadone y Nestlé.

Tetra Pak es una empresa multinacional fundada en Suecia, que diseña y produce envases de cartón. Tiene una planta en Victoria, Buenos Aires, y en La Rioja. Según su propia pagina Web, el año pasado informó ventas netas mundiales por más de 10.800 millones de euros, de los cuales el 25 por ciento se realizó en la región. La empresa proyecto para este año una fuerte recuperación en el segundo semestre e informó una inversión de más de 50 millones de dólares en su planta de La Rioja este año.

Por último, Amcor, una empresa de envasado con domicilio en Suiza y Australia. Desarrolla y produce envases flexibles, envases rígidos, cartones especiales, cierres y servicios para alimentos, bebidas, productos farmacéuticos, dispositivos médicos, hogar y cuidado personal y otros productos. Con datos hasta el primer trimestre de este año, la firma registró ingresos netos por 939 millones de dólares, con un aumento interanual del 53 por ciento, mientras que sus ganancias por acción saltaron un 58 por ciento. "En América Latina, volúmenes anuales fueron un 5 por ciento más altos que los anteriores años con mejora secuencial en cada trimestre. Los volúmenes crecieron en en particular en Brasil y Argentina, parcialmente compensado por menores volúmenes en algunos otros mercados de la región", destacó la empresa multinacional.

Comentá la nota