Vidal suma a un hombre de Caputo para manejar las finanzas de la provincia

Vidal suma a un hombre de Caputo para manejar las finanzas de la provincia

Marcelo Blanco asumirá en los próximos días como secretario de finanzas del gobierno provincial.

María Eugenia Vidal vuelve a hacer cambios en el área que administra la deuda de la provincia de Buenos Aires. En las próximas horas llegará a ese lugar Marcelo Blanco, un hombre cercano a Luis Caputo que meses atrás había renunciado al Ministerio de Energía.

Ante el hermetismo total del ministerio de Economía bonaerense, LPO pudo confirmar el pase de fuentes del mercado. En tanto, el actual secretario de Finanzas de Vidal, Sebastián Katz, permanecerá en el equipo de Lacunza como asesor.

Como trasfondo de los cambios asoman los vencimientos de deuda externa que por primera vez deberá enfrentar la Gobernadora. LPO adelantó que en 2019, el gobierno provincial tendrá que hacer frente a pesados vencimientos de capital e interés de la deuda externa que se tomó en los últimos dos años, y que podrían superar los 80.000 millones de pesos.

En medio del ajuste, Vidal enfrenta vencimientos de deuda por mas de $80.000 milones

Blanco había renunciado a fines de mayo al cargo de subsecretario de Coordinación Administrativa del Ministerio de Energía, donde logró darle dinamismo a una estructura muy compleja. En su salida, dejó trascender una carta con elogios al gobierno y puntualmente hacia Juan José Aranguren. Antes de irse había tomado la operación de venta de Transener, pero las críticas l radicalismo obligaron a Macri a enfriar esa operación.

Por esos días, había trascendido que tenía ganas de seguir en el Gobierno, pero en un puesto ligado a las finanzas, un área que conoce en profundidad.

Con una extensa trayectoria en temas vinculados a las finanzas, Blanco fue presidente ejecutivo en Nación Fideicomisos S.A., ocupó la presidencia del Deutsche Bank y fue miembro del directorio en Pampa Energía S.A. En el Deutsche sucedió a Caputo, con quien de aquellos años mantiene una amistad.

Como su antiguo jefe, se sumó a la política con el arribo de Macri a la presidencia y el primer cargo que le tocó no era para tímidos. En Nación Fideicomisos tuvo un contacto cercano con buena parte del costado más oscuro del kirchnerismo que utilizó ese canal para instrumentar buena parte de las operaciones más polémicas que hoy están en el candelero por el caso de los cuadernos. Por Nación Fideicomisos pasaron los gasoductos de De Vido y los acuerdos con la Venezuela de Hugo Chávez.

Esa tarea lo obligó a lidiar con Electroingeniería, Odebrecht, empresas chinas y varios de los que hoy pisan tribunales. Ahora deberá hacerse cargo de pilotear la deuda externa de la provincia, en un contexto global y local muy escarpado.

La información oficial publicada por la Contaduría General de la provincia llega a diciembre de 2017. Por entonces, el stock de deuda pública ascendía a 9.599 millones de dólares y 66.945 millones de pesos.

Eso demuestra que una de las características del endeudamiento provincial en los dos últimos años fue su gran componente en moneda extranjera. Una variable que deja a la provincia cada vez más atada a los vaivenes de una economía mundial que atraviesa una zona de turbulencias y con una fuertísima devaluación del peso, que vuelve muy exigentes los vencimientos para un distrito que recauda en pesos.

En cuanto a Katz, había llegado al ministerio de Hernán Lacunza en julio de 2016 cuando el entonces secretario de Finanzas, Guido Sandleris, presentó la renuncia para volver a la actividad académica.

Coment� la nota