Senado: el peronismo se encamina a la mayoría y hay dudas de qué hará con la Justicia

Senado: el peronismo se encamina a la mayoría y hay dudas de qué hará con la Justicia

De ser electo Alberto Fernández retiraría pliegos que envío Mauricio Macri. Y buscaría avanzar con el acuerdo para designar al procurador General de la Nación.

De ser nomás electo presidente Alberto Fernández, en el Senado ya se palpa qué temas estarán en la agenda parlamentaria en el arranque de su gestión. Arriba de todo aparecen varias iniciativas vinculadas con el Poder Judicial, según coinciden en los bloques de Cambiemos y en el del PJ. Una es estratégica: la designación del nuevo procurador General de la Nación, cargo que se encuentra vacante desde la renuncia de Alejandra Gils Carbó.

Mauricio Macri propuso para jefa de los fiscales a Inés Weinberg de Roca, pero desde que ingresó al Senado su pliego solo se movió para pasarlo de un cajón a algún otro debido a que el peronismo nunca estuvo de acuerdo con facilitar su tratamiento.

La ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal establece que para la designación del procurador se necesita el acuerdo de dos tercios de los senadores presentes en el momento de la sesión. En caso de que a esa sesión no falte nadie, se necesitarán 48 votos para aprobar su nombramiento.

De repetirse en las generales el resultado de las PASO, el peronismo unido más aliados sumaría en la Cámara alta alrededor de 40 senadores. Sin un acuerdo parlamentario con radicales y macristas, difícilmente alcance esa mayoría especial. "Es difícil que demos apoyo a alguien propuesto por el kirchnerismo", adelantaron en el interbloque Cambiemos.

Por eso, en el actual oficialismo especulan que el peronismo encontraría otra solución: la modificación de la ley del Ministerio Público y establecer que la designación del procurador se haga no por dos tercios sino por mayoría simple (la mitad de los presentes en la sesión) o absoluta (la mitad más uno de la Cámara, es decir 37 votos).

En 2017, la Casa Rosada buscó avanzar con una reforma de la ley y también eliminar el requisito de los dos tercios, pero fracasó.

Además del de Weinberg de Roca, en el Senado se encuentran trabados desde hace meses -por falta de acuerdo político- más de 100 pliegos de jueces, fiscales y defensores oficiales.

En las bancadas peronistas y de Cambiemos también se especula con que en caso de ser electo Fernández, el Poder Ejecutivo retirará esos pedidos de acuerdo (algo legal) y enviará otros en su reemplazo.

En el arranque de su mandato, Macri retiró los pliegos que había enviado Cristina Kirchner al Senado y no habían sido tratados, entre ellos los de los juristas Domingo Sesín y Eugenio Sarrabayrouse

Uno de los pliegos que en la actualidad está cajoneado en la Cámara alta es para un puesto super clave: el del Juzgado Federal N° 1 de La Plata, el que dirime las cuestiones electorales en la provincia de Buenos Aires.

Sesión del Senado, en abril pasado.

Macri propuso para el cargo en junio pasado a Laureano Durán, pero su pliego desde entonces no avanzó un milímetro.

Por eso, en el Senado ya se vislumbra que Alberto F. en caso de ser electo retirará también su pliego y enviará otro. ¿El de quién? El del juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien había quedado primero por orden de mérito en el concurso del Consejo de la Magistratura.

Ante una consulta de Clarín, en un despacho del oficialismo pronosticaron que en caso de tener mayoría en el Congreso el peronismo también podría buscar la ampliación de la Corte Suprema de Justicia. "Esta Corte demostró que no es confiable para nadie", dijo ese senador.

Pero en la bancada del PJ relativizaron la posibilidad de una ampliación. Dijeron, incluso, que seguramente lo que se hará es "convencer" a Elena Highton de Nolasco de que llegó la hora de su retiro. La jueza está próxima a cumplir 77 años, aunque la Constitución Nacional exige a los jueces que se retiren a los 75.

Otro fantasma que resuena en los despachos del oficialismo es qué sucederá en el Congreso con los dictámenes de la Auditoria General de la Nación sobre el acuerdo que suscribió el Gobierno con el Grupo Macri por la deuda del Correo Argentino.

Hay dos dictámenes. Uno de mayoría (firmado por 5 auditores), que llevó alivio al Gobierno ya que sostiene que la AGN no es competente para intervenir. Y otro de minoría (firmado por 2 auditores), que rechaza el acuerdo en línea con la fiscal Gabriela Boquín, que lo consideró "abusivo".

Según fuentes parlamentarias, el oficialismo buscó mandar a archivo ambos dictámenes para que no fueran tratados en los recintos. Pero en el peronismo se opusieron.

En el bloque del PJ del Senado advierten que con una mayoría legislativa podrían forzar sus tratamientos. Y transformar el dictamen de minoría en el de mayoría, lo que podría darle impulso a la causa judicial.

Coment� la nota